Redacción BLes – A finales del 2019, varios parlamentarios y colegas de alto rango plantearon sus inquietudes al Secretario de Relaciones Exteriores del Reino Unido, Dominic Raab, sobre la posibilidad de que Huawei –como supuesto cómplice del Partido Comunista Chino– esté cometiendo graves violaciones de derechos humanos, informó The Times.

En una carta conjunta, los políticos declararon que la compañía tecnológica china “brinda apoyo técnico y capacitación” a la oficina de seguridad pública de Xinjiang, al noroeste de China, para la que “ha desarrollado la nube de seguridad pública de Xinjiang que hace posible el control y la represión de los musulmanes uigures”.

Por tal razón, los firmantes instaron al secretario británico a “dejar de considerar a Huawei como contratista o socio para la infraestructura 5G del Reino Unido hasta que se hayan llevado a cabo investigaciones sobre el trabajo de Huawei en Xinjiang y su relación con la persecución masiva”.

De hecho, en un comunicado reciente, un director del gigante de las telecomunicaciones chino afirmó: “Junto con la oficina de seguridad pública, Huawei desbloqueará una nueva era de vigilancia inteligente y ayudará a construir una sociedad más segura e inteligente. Los informes de ASPI muestran que Huawei está implicado en la creación del estado de vigilancia más extenso del mundo”, describió la investigadora Ewelina U. Ochab para Forbes.

Si es hallado culpable de las acusaciones, Huawei, debería ser eliminado automáticamente de la lista de candidatos públicos que optan actualmente a construir la infraestructura 5G en el Reino Unido, sin mencionar el “riesgo potencial de seguridad” que podría suponer, argumentó Ochab.

“Si bien Huawei puede estar ofreciendo progreso con la tecnología, no debemos cambiarla por nuestros valores de seguridad y derechos humanos”, advirtió.

El genocidio ‘oculto’

Cabe destacar, que los principales medios de comunicación comienzan a hablar de la dramática situación del millón de musulmanes uigures que son detenidos y torturados en los llamados ‘campos de reeducación’ con el fin de despojarlos de su identidad y convertirlos en ciudadanos sumisos al régimen comunista chino, pero callan los recientes hallazgos que apuntan a un genocidio que se perpetra en China contra un grupo de perseguidos de dimensiones mucho mayores, que habrían sido víctimas de atrocidades inimaginables.

“El Tribunal Independiente para la sustracción forzada de órganos de presos de conciencia en China, conocido como el Tribunal de China, escuchó evidencias de expertos médicos, investigadores de derechos humanos y presuntas víctimas durante un período de seis meses”, describió The Telegraph, en junio de 2019.

Tras lo cual, sentenció que el Partido Comunista Chino es un “estado criminal” que, “más allá de toda duda razonable” ha cometido crímenes contra la humanidad en su persecución a los seguidores de la disciplina espiritual de la escuela Buda, Falun Dafa o Falun Gong, a los cuales difama, tortura, acosa y asesina a lo largo y ancho del país.

En esa línea, meses después, el abogado de alto rango Hamid Sabi, pidió al principal organismo de derechos humanos de la ONU que investigara las pruebas presentadas por el tribunal independiente presidido por el honorable Sir Jeffrey Nice, de que el Partido Comunista Chino “está asesinando a miembros del grupo espiritual de Falun Gong y sustrayéndoles sus órganos a la fuerza para realizar trasplantes”, señaló Reuters.

La sustracción forzada de órganos perpetrada por el régimen chino podría haber sesgado la vida de “cientos de miles” de practicantes del movimiento espiritual Falun Gong –advirtió Sabi– y podría haber afectado también a algunas otras minorías.

“Víctima por víctima y muerte por muerte, cortar los corazones y otros órganos de personas vivas, inocentes, inofensivas y pacíficas constituye una de las peores atrocidades masivas de este siglo”, aseveró Sabi.

Una sombría persecución

Falun Gong, es un grupo espiritual que combina la meditación pacífica con principios del budismo, taoísmo y confucianismo, y que ha sido perseguido por el régimen comunista chino desde finales de los 90, cuando se volvió tan popular que llegó a reunir el doble de seguidores que el partido.

Los practicantes de Falun Gong de toda Europa se concentraron pacíficamente en 2016 ante el Parlamento Europeo para pedir el cese de la persecución en China. (wikipedia)
Los practicantes de Falun Gong de toda Europa se concentraron pacíficamente en 2016 ante el Parlamento Europeo para pedir el cese de la persecución en China. (wikipedia)

El gobierno totalitario chino que hasta entonces concedía premios tanto a la disciplina como a su fundador, el Sr. Li Hongzhi, y animaba a los chinos a practicarlo argumentando que la disciplina había contribuido a un ahorro en el gasto nacional de salud pública –dado el gran número de personas que lo practicaban–, dio un giro y comenzó a considerarlo una amenaza a su poder y control, debido al crecimiento exponencial de su influencia en la sociedad.

En 1999, el entonces lider comunista Jiang Zemin lanzó una persecución contra los practicantes de esta práctica de meditación pacífica que no ha cesado hasta el día de hoy. Por su parte el partido, que rige China de forma autoritaria desde hace décadas, niega tales acusaciones.

Posteriormente, comenzaría la sustracción forzada de órganos a practicantes de Falun Gong vivos que se ha estado llevando a cabo “durante años en toda China en una escala significativa … y continúa hoy”, concluyó Sabi.

Te puede interesar: Aún estaba vivo: Médico revela la sustracción de órganos a practicantes de Falun Dafa en China

videoinfo__video2.bles.com||aebedd5f0__

Ad will display in 09 seconds

Temas: Categorías: China

Querido Lector,

En BLes tenemos un sueño: revivir la honestidad y la verdad.

Actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva, y la gente del mundo está despertando ante la manipulación de la información, las censuras y las fake news.

Nuestros reportajes nunca son influenciados por el interés comercial o político. La prioridad de BLes ha sido siempre, desde de su fundación, reflexionar y reportar sobre política, economía, ciencia, salud y otros temas de actualidad siempre con honestidad y veracidad.

Así, BLes es parte de un cambio trascendental que atraviesa hoy la humanidad, emergiendo como una fuerza recta y virtuosa, guiada por los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El mundo está cambiando, los medios que no han hecho su trabajo profesionalmente e imparcialmente y se han dejado seducir por beneficios materiales o intereses personales, tendrán que desaparecer, porque el mundo ha despertado.

El periodismo tiene que volver a abrazar los valores, porque el mundo quiere la verdad.

Pronto podremos ver que el periodismo será respetado nuevamente. Se volverá creíble, reportará con veracidad y con rectitud. Somos uno de los pioneros de esta nueva manera de contar las noticias, con consciencia de un nuevo mundo basado en los valores.

Ayúdanos a hacerlo realidad. Apóyanos para continuar con esta misión.