Redacción BLes – El líder chino Xi Jinping y su homólogo ruso Vladimir Putin se reunieron en Uzbekistán, en el marco de la convención de líderes de la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS) y afianzaron sus relaciones. El líder ruso le deseo éxito al XX Congreso Nacional del PCCh y ratificó su posición de apoyar a China en su reclamo de soberanía sobre Taiwán. 

Esta es la segunda vez en que ambos líderes hablan cara a cara. Su anterior encuentro fue el pasado 04 de febrero durante los Juegos Olímpicos de Invierno, donde acordaron que “la amistad entre sus países no tiene límites”. 

Inicialmente, la cumbre era llamada los Cinco de Shanghái (China, Kazajistán, Kirguistán, Rusia y Tayikistán). Y fue creada en 1996 como un foro para fomentar la confianza y desmilitarizar las fronteras.

Pero, a partir del 2001 se agregaron otros países (Uzbekistán, India y Pakistán). Y su nombre cambió a la actual Organización de Cooperación de Shanghái (OCS).

Sin embargo, Evan Feigenbaum, exsubsecretario de Estado de EE. UU., afirma que la unidad de la OCS ha sido difícil de alcanzar.

El grupo tiene dificultades para abordar cuestiones de seguridad fundamentales porque incluye a enemigos de larga data como India y Pakistán. Y ha tenido dificultades para impulsar la integración económica regional porque no es ni un pacto comercial ni un vehículo de inversión y sus miembros a menudo no están de acuerdo con los planes específicos de infraestructura y desarrollo“, informó Voice of America.

Algunos observadores internacionales creen que los objetivos de la organización se han ampliado para incluir una mayor cooperación militar, antiterrorista y el intercambio de información, según Council on Foreign Relations.

Sumado a esto, la OCS ha intensificado su atención a las iniciativas económicas regionales, como la recientemente anunciada integración de “La Ruta y la Franja”, muy cuestionada en Occidente.

El legislador estadounidense Brad Wenstrup presentó el 18 de febrero de 2022 una legislación para hacer frente a las inversiones del régimen chino en los puertos marítimos de todo el mundo.

Afirmando que “el régimen chino ha llegado a construir puertos marítimos en varios países para expandir su influencia militar, lo que preocupa a EE. UU.”.

Además, dijo: “Una vez que el régimen chino haya realizado sus inversiones, tratarán a esos países como sus rehenes”. 

La OCS se está preparando para dar un paso importante al otorgar la membresía a Irán. Lo que podría provocar reacciones por parte de Washington.

De acuerdo a Tass, Irán ha informado que formará parte de la OCS.

“El proceso de admisión de Irán (a la OCS) está llegando a su fin. En la próxima reunión de la OCS se firmará oficialmente un acuerdo sobre las obligaciones de Irán para obtener el estatus de miembro de la organización”. Dijo el 12 de septiembre el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores iraní, Nasser Kanaani.

Además, Bielorrusia pronto podría ser ascendida de la lista de observadores a un estado miembro de pleno derecho.

Según la agencia de noticias bielorrusa BelTA, Rusia apoya plenamente el deseo de Bielorrusia de formar parte de la OCS, dijo el embajador ruso en una declaración en el sitio web de la Embajada rusa en Bielorrusia.

“Ciertamente, Rusia apoya plenamente la aspiración de Bielorrusia de formar parte de la OCS… Estoy seguro de que contribuirá considerablemente a la ejecución de los objetivos fijados por la organización…”, dijo Boris Gryzlov.

Otros encuentros entre China y Rusia que preocupan a Occidente 

A principios de mes se iniciaron los cuestionados Juegos Militares de Vostok-2022 (Oriente-2022), también conocidos como los Juegos Militares de Moscú 2022, de los que China formó parte.

“En total, más de 50.000 soldados, 5.000 unidades de armamento pesado, 140 aviones y 60 barcos participarán en los ejercicios Vostok-2022”, dijo el Ministerio de Defensa Ruso en un comunicado el 01 de septiembre. 

Los ejercicios militares terminaron el 7 de septiembre, y se desarrollaron en siete polígonos de tiro en el Lejano Oriente de Rusia y el Mar de Japón.

El pasado 5 de septiembre, buques de combate rusos y chinos practicaron cómo repeler un ataque aéreo enemigo utilizando sistemas de artillería de defensa aérea. Los buques de guerra de ambos países llevaron a cabo tareas de defensa antibuque, antiaérea y antisubmarina en el Mar de Japón”, agregó el ministerio.

Alexander Gabuyev, analista político que sigue de cerca los lazos entre Rusia y China, señaló que “es muy importante para Beijing demostrar a EE. UU. que tiene los medios para presionar a EE. UU. y sus intereses globales”, informó Associated Press

“Las maniobras conjuntas con Moscú, incluidos los ejercicios navales, pretenden señalar que si la presión sobre Beijing continúa, no tendrá otra opción que reforzar la asociación militar con Rusia”, dijo Gabuyev. “Tendrá un impacto directo en los intereses de EE. UU. y sus aliados, incluido Japón”.

Occidente une fuerzas para contrarrestar la influencia de Beijing

El pasado 11 de septiembre, la Asociación del Pacífico Azul, (PBP, por sus siglas en inglés) está trabajando para aprovechar la próxima Asamblea General de las Naciones Unidas y organizar una reunión de los cinco países para tratar temas de las naciones insulares del Pacífico.

La Asociación del Pacífico Azul, (PBP), que incluye a Japón, Estados Unidos, Gran Bretaña, Australia y Nueva Zelanda, fue establecida el 24 de junio de este año para apoyar a los países insulares del Pacífico y ya han sostenido muchas conversaciones de temas importantes para los países miembros.

Sumado a esto, el 14 de agosto finalizaron los ejercicios militares conjuntos entre Indonesia y EE. UU. llamados “Escudo de Garuda”. 

En este marco se contó con la participación de Australia, Japón, Singapur, y de otros nueve estados: Canadá, Corea del Sur, Francia, India, Malasia, Papúa Nueva Guinea, Reino Unido , Timor-Leste y Nueva Zelanda, que participaron como observadores, informó Analyst

El General Mark Milley, Jefe de Estado Mayor del Ejército de los Estados Unidos en su visita por Yakarta, dijo que el ejército chino era cada vez más agresivo en sus interacciones con aviones y barcos militares estadounidenses, así como también con otros países asiáticos. 

“Indonesia tiene una importancia estratégica crítica en la región y siempre ha sido un socio clave de los Estados Unidos”, afirmó Milley. 

La carrera por consolidarse como máximo líder militar en el mundo siempre ha sido un anhelo del régimen chino y parece no estar dispuesto a quedar relegado a un segundo lugar.

Por Pablo Rodriguez – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.