Redacción BLes– Durante una conferencia sobre víctimas del comunismo, el miércoles 13 de abril, un sobreviviente cristiano de los campos de concentración de Xinjiang, describió su terrible experiencia vivida bajo el régimen chino, acorde a lo que reportó Breitbart. 

La Fundación Conmemorativa de las Víctimas del Comunismo (VOC) celebró una conferencia que, además de exponer las atroces experiencias, exige una investigación por parte de la Corte Penal Internacional (CPI).

Una de las víctimas, que pasó 10 meses en un campo de detención, prestó testimonio bajo el nombre inglés Joseph, siendo la primera vez que un cristiano chino detenido en Xinjiang testifica lo que se vive en las prisiones chinas. 

Conferencia de prensa de la Fundación Conmemorativa de las Víctimas del Comunismo para destacar a Ovalbek Turdakun, cristiano que expuso su experiencia en el campo de concentración de China. (@ETExileGov/Twitter)

El régimen chino detuvo a Ovalbek, de etnia kirguisa, acusándolo de haberse quedado más tiempo del permitido en un viaje que había hecho a Kirguistán.

Luego de ser liberado en noviembre de 2018 y cumplir un arresto domiciliario durante un año, el ciudadano chino, cuyo nombre verdadero es Ovalbek Turdakun, abandonó Xinjian con su esposa e hijo cruzando a Kirguistán a pie.

El 8 de abril finalmente aterrizó con su familia en el Aeropuerto Internacional de Dulles, EE. UU. para proporcionar más pruebas de los crímenes de lesa humanidad cometidos por el Partido Comunista chino (PCCh).

“Me siento tan feliz de llegar a salvo con mi familia a Estados Unidos. Para nosotros, esto significa finalmente realizar una esperanza largamente sostenida”, dijo a Axios.

Ovalbek contó que fue arrestado y llevado a un campo de prisioneros hacinado con varios otros prisioneros. Le había dicho que era un campo de capacitación, pero lo que encontró allí fue el horror. 

Describió en detalle cómo fue torturado física y psicológicamente, con métodos que iban desde medicamentos orales e inyecciones, hasta el uso del instrumento de tortura denominado “silla de tigre”.

En dicha silla de metal se ata a los presos durante períodos de tiempo muy prolongados, provocándoles un dolor insoportable. Según los informes, el PCCh lo prefieren porque no deja marcas visibles de tortura en las víctimas. Ovalbek contó que recibía descargas eléctricas cuando se dormían.

Además, fue sometido a múltiples “interrogatorios”, durante los cuales los guardias le propiciaban malos tratos, cuestionándole su lealtad a China por su matrimonio con una mujer kirguisa, dijo.

Según indicó en su testimonio, cree que gran parte del abuso del campo estaba destinado a ablandar a los reclusos para el adoctrinamiento y la programación política.

Según indicó Axios, el senador estadounidense Marco Rubio (republicano de Florida) y el representante Chris Smith (republicano de Nueva Jersey), presionaron al Estado y al Departamento de Seguridad Nacional para que agilizaran el viaje del ciudadano chino a Estados Unidos.

El presidente de la Fundación Conmemorativa de las Víctimas del Comunismo, Andrew Bremberg, dijo durante la conferencia:

“Creemos en poner el testimonio de los testigos al frente y al centro siempre que se discuta el legado del comunismo. Los esfuerzos de estas almas valientes brindan un recurso invaluable para nosotros y para las generaciones futuras. Los testigos y sus historias nos recuerdan que las atrocidades que están cometiendo los regímenes comunistas, hoy y en el pasado, no son solo palabras en una página”.

Vanesa Catanzaro Redacción BLes

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.