La fotografía de un hombre muerto en una calle desierta de Wuhan, epicentro del coronavirus chino, ha dado la vuelta al mundo. Aunque se desconoce si la causa de su fallecimiento se debe a este virus, la imagen representa el temor en el que vive inmersa la ciudad china, en la que residen 11 millones de personas.

El retrato, tomado el jueves por la mañana por el fotógrafo de AFP Héctor Retamal, es desolador: un hombre con una mascarilla yace muerto en una calle de Wuhan, la ciudad, antes concurrida, ahora se encuentra desierta ante la contingencia por el virus. Al fondo, un comercio cerrado. En primer plano, otro hombre, también con mascarilla, aparece montado en una bicicleta.

Según ha indicado la agencia a la que pertenece la fotografía, los pocos transeúntes que han pasado junto al cuerpo no se han atrevido a acercarse a él.

El mismo fotógrafo captó una secuencia de imágenes de lo que sucedió poco después: un vehículo de emergencias con policías y personal médico con trajes de protección acudieron al lugar para examinar el cadáver, que envolvieron con una manta azul y trasladaron en ambulancia.

Fuente: 20 minutos.

Te puede interesar: La maldad no tiene límites

videoinfo__video2.bles.com||6a9c45a50__

Ad will display in 09 seconds