Redacción BLes – Aumentan las preocupaciones por el estado de salud del escritor chino-australiano, Yang Hengjun, detenido en China hace 3 años acusado de espionaje por el Partido Comunista chino en un juicio a puertas cerradas, como es frecuente bajo el régimen totalitario.

Yang Hengjun de 56 años, quien se ha vuelto a declarar inocente de los cargos que le imputa el PCCh, fue arrestado en el aeropuerto de Guangzhou en enero de 2019 mientras visitaba a familiares en China y permanece en prisión en condiciones críticas, acorde a lo que reportó el ABC News.

Sus partidarios dicen que el activista a favor de la democracia muestra signos de posible insuficiencia renal y están preocupados de que pueda morir tras las rejas en China, ya que se le están negando los tratamientos médicos necesarios. También se cree que Yang sufre graves problemas de gota, ácido úrico alto, presión arterial alta, problemas de visión y mareos.

Yang, ciudadano australiano nacido en China, que obtuvo la ciudadanía australiana a principios de la década de 2000 y vivía en Nueva York al momento de la detención, fue sometido a tortura y aislamiento. Ahora sigue esperando un veredicto que ha estado sujeto a numerosos retrasos.

Después de una audiencia a puerta cerrada en mayo del año pasado, estaba programado para dictarse en octubre, pero se retrasó hasta enero. Ahora se ha aplazado hasta el 9 de abril. 

“Según la ley china, no soy culpable. Pero aquí me tratan como basura y me torturaron, no sé por qué”, aseguró Yang.

Los diplomáticos australianos han tenido escaso acceso a Yang y las autoridades del país occidental han acusado en reiteradas ocasiones al PCCh de detener arbitrariamente al escritor y de haber realizado el enjuiciamiento en secreto.

Marise Payne, ministra de relaciones exteriores de Australia expresó: “Ni el Dr. Yang ni el gobierno australiano han recibido detalles sobre los cargos en su contra o sobre la investigación, lo que refuerza nuestra opinión de que esto constituye la detención arbitraria de un ciudadano australiano”.

“Por lo tanto, pedimos la liberación inmediata del Dr. Yang y su regreso a Australia”, dijo Payne.

Yang manifestó en un mensaje a sus seguidores a través de una amistad que lo visitó en la prisión donde se encuentra, que quiere que el régimen chino abra su caso y lo publique,  “Para proporcionar detalles al mundo, al gobierno australiano y al país”, dijo. 

El escritor, padre de dos hijos, había pasado una década en Australia presionando por reformas democráticas en China y criticando la política económica y la corrupción dentro del Partido Comunista chino.

“No me arrepiento de haber sido arrestado”, dijo Yang. “El valor y el ideal de promover, popularizar y practicar el derecho, la equidad y la justicia, la justicia social, la libertad y la democracia son mi aspiración original y mi sueño chino”.

Vanesa Catanzaro – BLes

Temas:

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.