Redacción BLes – En un contexto donde Taiwán se ha convertido en la industria de semiconductores más importante del mundo, elegida por varios líderes en la fabricación de dispositivos como Samsung, Google y Apple, las empresas chinas se han quedado rezagadas y aún con grandes esfuerzos no han podido superarla.

El éxito y la experiencia de Taiwán en la industria de semiconductores, ha provocado que el Partido Comunista Chino (PCCh) haga de todo  por robar información y talentos para conocer los detalles de la industria de tecnologías del país insular.

En ese sentido, la Oficina del Fiscal del Distrito de Shilin, Taipéi, reveló el 13 de septiembre, que la empresa VeriSilicon Holdings Co., Ltd. de China realizó una gran inversión en Taiwán de forma ilegal, con el fin de obtener beneficios económicos y además atraer “talentos”, es decir, empleados con experiencia en la fabricación de chips para dispositivos.

La empresa VeriSilicon Holdings Co., Ltd. fue fundada por Shanghái, China, en enero de 2014, y silenciosamente, es decir, sin el permiso de la Comisión de Inversiones del Ministerio de Asuntos Económicos (MOEA) ingresó a Taiwán con el nombre de VeriSilicon Hong Kong, en la forma de inversión de “capital extranjero”. 

En consecuencia, el Tribunal de Taipéi proceso a Zhan Juncai, de origen Taiwnes, CEO de VeriSilicon en Taiwán, y a Dai Weimin, chino-estadounidense CEO de VeriSilicon de China, a quien se puso en la lista de las 10 personas más buscadas. 

Además, el tribunal solicitó que los responsables declaren sobre las ganancias obtenidas de alrededor de 880 millones de yuanes.

También se descubrió que VeriSilicon en Taiwán era administrada mensualmente por VeriSilicon China, a quién rendía cuentas, informaba de los diseños de semiconductores y entregaba sus ganancias cada año antes del Festival de Primavera.

Finalmente, los fiscales determinaron que VeriSilicon operó por  8 años ilegalmente en Taiwán.

Sobran los ejemplos de cómo el PCCh a través de sus corporaciones ha intentado sacar provecho del país insular.

En 2021, Bitmain Technologies de China, el principal fabricante de chips, fue acusado por la fiscalía de Taiwán de captar ilegalmente a más de 100 ingenieros para mejorar sus diseños de inteligencia artificial.

 Sustraer la mayor información en semiconductores de Taiwán ha sido unos de los objetivos del régimen chino desde hace tiempo, y para lograrlo  ha incrementado su espionaje.

El régimen chino en la carrera de la industria de los semiconductores

Este año, las fiscalías de los distritos de Taipei, Shilin, Taoyuan, Hsinchu y Taichung ordenaron a la oficina de investigación movilizar a 100 personas para indagar operaciones ilegales en Taiwán.

Como resultado, en marzo de este año, la oficina de investigación encontró que 8 empresas o centros de investigación de tecnologías en Taichung, realizaban actividades fuera de la ley. Entre las corporaciones más importantes se encontraban Yinxin, VeriSilicon, Silicon Valley y Kaiyihong.

Qiu Chuizheng, viceministro de Taiwán del Consejo para los Asuntos de China Continental (MAC, por sus siglas en inglés) señaló la necesidad de regular estrictamente a los “jefes de capital chino”.

Si bien, Qiu Chuizheng dijo que los inversionistas chinos son bienvenidos en Taiwán, advirtió que si se descubre que son parte de actividades ilegales, serán castigados de acuerdo con las disposiciones pertinentes del Estrecho de Taiwán. 

También, reveló que en los últimos años China ha “cazado furtivamente” a los expertos en alta tecnología de Taiwán y robando tecnologías industriales. 

Además, expuso que se ha vuelto frecuente que empresas chinas participen en actividades comerciales en Taiwán a través de sociedades de inversión de terceros, para ocultar sus identidades o fuentes de fondos y evadir las normas, poniendo en peligro la economía y el mercado de capitales de Taiwán.

Por esta razón, el Consejo de Asuntos de China presentó 2 proyectos de ley, que fueron aprobados en mayo pasado, los Artículos 9 y 91, para regular la inversión de China en Taiwán.

Estas propuestas estipulan que las empresas con fines de lucro en China que inviertan a través de terceros no podrán establecer sucursales u oficinas en Taiwán sin el permiso de la autoridad competente. Además, los infractores serán castigados con sentencias de 1 a 3 años de prisión y con multas de entre 2 millones de yuanes y 10 millones yuanes.

Por otra parte, Taiwán también está en una constante batalla con piratas informáticos chinos.

Taiwán, un blanco para los piratas informáticos chinos

Se sabe que desde hace tiempo el PCCh ha lanzado una campaña de continuo espionaje a Taiwán para obtener información sobre la fabricación y diseño de chips para sus dispositivos.

CyCraft, una empresa de ciberseguridad taiwanesa, reveló, en 2020, que desde 2018 piratas informáticos chinos comenzaron una campaña de espionaje contra la industria de semiconductores taiwanesa.

En ese sentido, los ingenieros de CyCraft pudieron interceptar las comunicaciones entre una red corporativa infectada con virus y un servidor controlado por los piratas informáticos.

CyCraft durante una conferencia de seguridad Black Hat en 2020, explicó que los hackers chinos intentaron robar datos a través de un virus o software inyectado en los sistemas informáticos de siete importantes proveedores de semiconductores.

La evidencia revela que se trató de piratas informáticos de origen chino y con posibles vínculos con el grupo llamado Winnti, también conocido como Bario o Axiom, el cual forma parte de la red de espionaje del régimen chino.

Como dice un viejo refrán “el fin justifica los medios” y  el Partido Comunista chino (PCCh) es un experto en conseguir sus objetivos a cualquier precio. Ahora está detrás de esta millonario industria, así que veremos que más está dispuesto a hacer para liderarla.

Por Romina García – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.