Redacción BLes – Luego del XX Congreso del Partido Comunista Chino, Xi se aseguró un tercer mandato como líder y además, también nombró a nuevos miembros leales en la cúpula militar. La preocupación del líder chino comunista para fortalecer el Ejército Popular de Liberación quedó plasmada en el discurso que dio en la ceremonia de apertura. “Los riesgos y los desafíos son simultáneos y las incertidumbres y los factores imprevistos están aumentando”, dijo Xi. La guerra con Rusia mostró la polarización del poder global, con la OTAN, Estados Unidos y Europa en alianza con Ucrania, dejando a la vista de todos las debilidades militares del ejército ruso y alertando a China con las posibilidades de un escenario similar.

Varios informes de inteligencia de las Fuerzas Armadas norteamericanas mostraron el estado real del Ejército Popular de Liberación, a pesar de los cambios realizados por Xi Jinping desde su ascenso al poder hace una década, los altos mandos militares todavía no han logrado un gran avance con las fuerzas.

El discurso de Xi en el XX Congreso reveló los temores del régimen comunista ante cualquier avance o eventualidad que ataque la soberanía de China, como la situación en el Estrecho de Taiwán, o la inestabilidad social.

La visita de Nancy Pelosi a Taiwán generó represalias del EPL sobre la isla, y alertó al mundo de lo que China pretende en el futuro: avanzar sobre Taiwán. Para Xi, el rejuvenecimiento de la nación es una de las principales prioridades para los próximos cinco años, y Taiwán es un factor importante en este plan.

“Resolver la cuestión de Taiwán es un asunto de los chinos, un asunto que debe ser resuelto por los chinos. Continuaremos luchando por la reunificación pacífica con la mayor sinceridad y el máximo esfuerzo, pero nunca prometeremos renunciar al uso de la fuerza y ​​nos reservamos la opción de tomar todas las medidas necesarias”, dijo Xi en su discurso.

“Esto está dirigido únicamente a la interferencia de fuerzas externas y los pocos separatistas que buscan la ‘independencia de Taiwán’ y sus actividades separatistas; de ninguna manera está dirigido a nuestros compatriotas de Taiwán”, agregó.

Dado que el líder chino destacó que quiere una reunificación pacífica, pero que no renunciará al uso de la fuerza, ¿cómo logrará Xi fortalecer la fuerza militar del país para invadir Taiwán?

Luego del XX Congreso, Xi nombró a expertos militares con experiencia en Fujian y los ascendió a cargos clave. Sin embargo, desde el año pasado, el líder chino debe hacer frente a algunos asuntos inesperados que lo obligan a usar las fuerzas armadas, como los brotes de covid en diferentes regiones y el descontento social en aumento. Las protestas contra las restricciones son cada vez más frecuentes. Una de las órdenes dadas desde el gobierno central fue la de asegurar la estabilidad social y el orden con las tropas del ejército.

Además, la modernización del ejército chino es clave para Xi. Sabe muy bien que si se decidiera a invadir Taiwán, el EPL no tiene la preparación necesaria para afrontar una operación militar de tal envergadura.

Aunque China viene anunciando los avances en portaaviones, misiles hipersónicos y otras tecnologías militares, el EPL tienen una carencia importante en profesionales, ingenieros, pilotos y otros especialistas para liderar entrenamientos avanzados en todas las fuerzas del ejército.

Las tensiones en el Indo-Pacífico, las sanciones de Europa y Estados Unidos, las nuevas asociaciones que surgen para contrarrestar la influencia del régimen chino, como el QUAD y el AUKUS, reflejan la debilitante situación geopolítica de China.

En este panorama, es imperativo para Xi Jinping que el avance en la modernización de las fuerzas armadas se logre rápidamente.

“Preparados para la guerra”

Luego del XX Congreso del Partido, el mensaje de Xi para las fuerzas armadas siguió repitiéndose en los medios estatales del régimen comunista.

“La tarea de la lucha militar es ardua y pesada”, dijo Xi, según la emisora ​​estatal CCTV.
“Todas las fuerzas armadas deben… centrarse en la capacidad de combate como criterio fundamental y único, concentrar toda la energía en librar una guerra, dirigir todo el trabajo hacia la guerra y acelerar para desarrollar la capacidad de ganar”.

Además, dirigiéndose a los oficiales de altos mandos, dijo que el EPL debe ser “absolutamente leal, bueno para planificar guerras, eficiente en el mando y que se atreva a ganar”.

El plan para la modernización de las fuerzas militares chinas presentado por Xi en el XX Congreso implica un desarrollo en tres etapas, con una serie de objetivos establecidos para 2027, 2035 y 2049, que ha estado vigente desde 2020.

El informe se centró en el largo plazo para que el EPL se vuelva “totalmente moderno”, o capaz de realizar operaciones conjuntas con la tecnología más avanzada en todos los dominios para 2035; y que alcance la supremacía “de clase mundial”, es decir, a la par de Estados Unidos, en 2049 cuando se cumpliría el centenario de la República Popular China.

En este sentido, Xi destacó que China debe fortalecer “las capacidades de disuasión estratégica”, refiriéndose a armas nucleares y sistemas no nucleares como armas cibernéticas y misiles que pueden atacar objetivos en el espacio. El EPL está trabajando en el desarrollo de estos sistemas y en 2030 habrá cuadruplicado su arsenal nuclear.

¿Por qué Xi da tanta importancia a estas capacidades de disuasión estratégica? La guerra ruso – ucraniana mostró, en el inicio, a una Rusia fuerte militarmente, con un ejército que había logrado un cierto grado de modernización desde la Guerra Fría, sin embargo, con el avance de Ucrania, la posición de Rusia se debilitó hasta que Putin amenazó con armas nucleares. El poder tácito detrás de un sistema de disuasión estratégica como lo utilizó el presidente ruso es un ejemplo para el líder chino.

Algunos analistas internacionales y expertos en China señalan que el énfasis que puso Xi en estar “preparados para la guerra”, se refería principalmente a “guerras locales”, algo que el líder chino siguió diciendo a las fuerzas armadas luego del Congreso del partido.

La preparación y la modernización del EPL tomará varios años, por lo tanto, según Xi, lo más importante ahora es que el ejército pueda enfrentar las crisis locales y actuar estratégicamente. Las incursiones aéreas sobre Taiwán y los ejercicios militares en el Estrecho, luego de la visita de Nancy Pelosi, son un ejemplo de las acciones militares que seguirá realizando el EPL.

“Reforzaremos el uso normal y diversificado de las fuerzas militares, llevaremos a cabo luchas militares con determinación y flexibilidad, daremos forma a la postura de seguridad, contendremos crisis y conflictos, y ganaremos guerras locales”, puntualizó Xi en el informe del Congreso.

Gabriela Serrentino – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.