Redacción BLes – Uno de los think tanks más destacados de Estados Unidos, el Hudson Institute, realizó un seminario en línea el 9 de septiembre con la participación de Dr. Patrick Cronin, Dr. Thomas J. Duesterberg y Dr. John Lee. El tema principal fue las diferencias entre las economías de EE. UU. y China, mientras que la primera quiere desvincularse de China, el gigante asiático está pavimentando un camino de acercamiento con las economías de los países de Eurasia, a la vez que pretende alejarse de Occidente.

¿Cuáles serán las consecuencias de la política económica de China?

John Lee, uno de los miembros principales del Hudson Institute, comentó que uno de los legados más importantes de la Administración Trump fue identificar genuinamente los problemas en el sistema económico global. Uno de los asuntos más relevantes era reconocer el papel de China en este sistema como la mayor causa de los problemas económicos para Estados Unidos. En este sentido, la Administración Biden no es tan diferente a la de Trump, y también reconoce el impacto de la economía china sobre el país. Desde la manipulación de la moneda hasta los préstamos a muy bajo interés, los subsidios a las empresas estatales y privadas, ambas señalan con el dedo a China por ser el principal culpable de producir algunos de los efectos distorsionadores en términos de la interacción de Estados Unidos con la economía global.

Por lo tanto, la Administración Biden continuó con las sanciones a China y con el proceso de separación de Estados Unidos para lograr más independencia sobre la manufactura e industrialización. Trump, como Biden, esperaban que las sanciones económicas tuvieran algún efecto para modificar el complicado entramado de la economía china.

Sin embargo, según Lee, China venía preparándose desde hace tiempo para una desvinculación con Estados Unidos, porque el objetivo siempre fue no depender del mundo exterior para sobrevivir, sino más bien extraer todo lo posible del comercio internacional y que las riquezas no salgan de China.

Debido a esto, los planes de Xi Jinping no son muy diferentes a los de líderes anteriores. La estrategia de Xi consiste en desarrollar una desvinculación con Estados Unidos para concentrar el poder y la hegemonía china en las naciones del Pacífico y Eurasia. John Lee señaló que uno de los objetivos principales de la Franja y la Ruta es construir infraestructura, carreteras, vías férreas, puertos, redes de telecomunicaciones para que operen a favor de los intereses chinos.

De este modo, el régimen chino estaría creando una red de “cooperación” con países en situaciones desfavorables y que no tienen otra opción más que la de aceptar las propuestas coercitivas chinas. Según Lee, esto implicaría el surgimiento de un nuevo mercado exclusivo bajo las reglas de China, el “modelo chino”, lo cual excluiría a las naciones occidentales, como Estados Unidos.

Además, el ambicioso plan de Beijing con “Made in China 2025”, no solo pretende alcanzar la autosuficiencia tecnológica, sino que también promueve el control total de las cadenas de suministro globales para que las grandes empresas chinas dominen permanentemente en este mercado.

Otro de los peligros para la economía global, según John Lee, es el avance de China sobre Europa. La iniciativa de la Franja y la Ruta se está expandiendo rápidamente, y las inversiones chinas en áreas clave para el desarrollo tecnológico, científico y de ciberseguridad también están creciendo. Europa debería tener más cuidado y protegerse de los robos de tecnología, patentes y secretos comerciales, tan cotidianos en Estados Unidos.

Según Thomas Duesterberg, experto en economía y política exterior, el mayor interés de la política china no es el crecimiento económico, como lo era en los últimos 30 o 40 años. Las pretensiones de China están enfocadas en lograr la autosuficiencia y en limitar la influencia de Occidente en Eurasia. La política de Xi Jinping es diferente de la de Deng Xiaoping o Hu Jintao, de hecho la política de covid cero, con los cierres continuos, están socavando el crecimiento chino.

Además, Duesterberg se pregunta qué pasará si la economía de China es más débil de lo que aparenta, ¿experimentará un colapso?; ¿cómo va a financiar, por ejemplo, la necesidad continua de impulsar el crecimiento mediante la inversión en infraestructura y proyectos que tienen pocas posibilidades?.

Think Tank chino pide más restricciones a la política “cero covid”

Un think tank chino, Anbound Research Center, publicó un informe en el perfil de su cuenta de Weibo y de Wechat, manifestando desacuerdo con la política cero covid del régimen comunista. “La economía china corre el riesgo de estancarse” debido al “impacto de las políticas de prevención y control de epidemias”, afirmó el think tank.

Anbound Research Center no dio detalles de los posibles cambios en la política; sin embargo, dijo que Xi Jinping necesitaba concentrarse en el crecimiento de la economía. Señaló que EE. UU., Europa y Japón se estaban recuperando económicamente después de aliviar las restricciones pandémicas.

“Prevenir el riesgo de estancamiento económico debería ser la tarea prioritaria”, expresó el grupo de expertos en el reporte titulado: Es hora de que China ajuste sus políticas de prevención y control de virus. El informe instó a los altos líderes del PCCh a reconsiderar las consecuencias provocadas por la política cero covid antes del 20º Congreso del Partido, programado para el 16 de octubre.

Anbound, fundada en 1993, es una consultora que ha tenido vínculos con el grupo líder económico y financiero central del Partido Comunista, además ha proporcionado investigaciones a agencias gubernamentales e instituciones financieras durante casi 30 años.

El informe del think tank fue eliminado de las redes sociales chinas al día siguiente de que fue publicado.

Por Gabriela Serrentino – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.