Redacción BLes – El régimen comunista chino ha clasificado al cristianismo como una creencia “peligrosa” importada del extranjero.

Las autoridades de asuntos religiosos persiguen a los cristianos protestantes que se reúnen en iglesias domésticas y se rehúsan a ser parte de la denominada Iglesia de las Tres Autonomías, la cual está estrictamente controlada por el Partido Comunista chino, que es quien designa a sus líderes y pastores.

Lo mismo sucede con los fieles católicos que profesan su fe por fuera de las iglesias registradas en la Asociación Patriótica Católica China, la cual está controlada por Beijing.

Investigaciones recientes indican que el Partido Comunista chino está utilizando métodos similares a los implementados contra los uigures en Xinjiang y los budistas en el Tíbet, para perseguir, encerrar y torturar a cristianos con el fin de que abandonen su fe en Dios.

Mira el informe completo a continuación

Ad will display in 09 seconds

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.