Redacción BLes – En su discurso ante la Asamblea Popular Nacional en 2013, Xi Jinping describió el “sueño chino” como la restauración del poder y la influencia de la nación china en todo el mundo.

Tras presentar el “sueño chino“, el Gobierno de Xi adoptó la iniciativa “Belt and Road” (Franja y Ruta) para influir en el mundo, centrándose en la región de Asia-Pacífico.

La “trampa de la deuda” está ayudando a Beijing a expandir su influencia en la región Indo-Pacífica

Para obtener una ventaja global, Beijing ha intensificado el plan “Belt and Road”(BRI). Estos préstamos suelen ir acompañados de elevados tipos de interés y breves plazos de devolución, lo que obliga a los países a asumir préstamos que no pueden devolver, enriqueciendo a los dirigentes chinos. Los países del Pacífico se unieron a la iniciativa BRI, entre ellos Kiribati, Islas Salomón, Islas Cook, Fiyi, Vanuatu, Tonga, Niue, Samoa y Papúa Nueva Guinea.

Tras no poder devolver un préstamo, Sri Lanka se vio obligada a ceder más del 70% de la propiedad del importante puerto de Hambantota del país a una empresa estatal china mediante un contrato de arrendamiento de 99 años. Mientras tanto, China obligó a Yibuti a ceder el control de su principal puerto, y el EPL (Ejército Popular de Liberación) construyó allí una estación militar permanente.

Según Tom Corben, del diario The Diplomat, los proyectos de infraestructuras chinos crean una presencia militar regular de China en los Estados de las Islas del Pacífico (PIR). Beijing supondrá una amenaza militar para naciones insulares como Australia, al tiempo que cortará líneas de suministro vitales de Estados Unidos y Japón.

En respuesta a la amenaza militar de China, Australia se ha unido a alianzas multinacionales

En la actualidad, Australia es miembro de todas las alianzas lideradas por Estados Unidos para garantizar un Indo-Pacífico libre y abierto, como la AUKUS y la Diamond Quad. Además, el país tiene acuerdos bilaterales con Estados Unidos para tratar con el gobierno chino.

El 12 de marzo, el “Cuarteto del Diamante”, que incluye a Estados Unidos, Japón, Australia e India, celebró una reunión en línea. AUKUS distribuirá 1.000 millones de vacunas COVID gratuitas a los países de la región. Quieren detener la diplomacia de vacunación de Beijing, que se basa en grandes cantidades de vacunas de baja calidad para atraer a muchos países a su lado.

Según el Hindustan Times, la flota del “Cuarteto de Diamantes” comenzó el 26 de agosto el simulacro Malabar 21 frente a la costa de Guam, en el Pacífico Occidental. La Armada india dijo en un comunicado que el objetivo del ejercicio es “mejorar la interoperabilidad entre los ejércitos participantes y construir un entendimiento compartido y procedimientos operativos estándar para las operaciones de seguridad marítima mar”.

A mediados de septiembre, Australia se unió a la alianza trilateral AUKUS con Estados Unidos y el Reino Unido para contrarrestar las ambiciones regionales de China. Según el experto Benjamin Lai, la Armada china carece lamentablemente de tecnologías submarinas y antisubmarinas. Esto demuestra que Australia ha estudiado detenidamente las limitaciones del ejército chino y desea ganar la iniciativa atacando el punto débil del adversario, informaron el Sydney Morning Herald y The Age. En marzo, el gobierno australiano prometió 300 millones de dólares australianos (232 millones de dólares) para proyectos de infraestructuras de alta calidad en las naciones insulares vecinas.

Los cinco proyectos clave que ahora reciben financiación son el desarrollo de una conexión submarina para Palau, un sistema hidroeléctrico en las Islas Salomón y un parque solar en Papúa Nueva Guinea. También hay estudios preliminares sobre los cables de telecomunicaciones submarinos de Timor Oriental y la mitigación de inundaciones en la nación insular de Fiyi.

China está reduciendo sus inversiones en la región de Asia-Pacífico

Según una investigación del Instituto Lowy, la ayuda de China a la región del Pacífico alcanzó un máximo en 2016 con 287 millones de dólares. El “Mapa de Ayuda del Pacífico”, por otro lado, muestra que el PCCh ha proporcionado recientemente menos ayuda a la región del Pacífico que en el pasado.

En 2018, China proporcionó el 59% de su ayuda en forma de subvenciones, y el 41% restante en forma de préstamos en condiciones favorables. En 2019, los préstamos conjuntos representaron el 67 por ciento de todos los préstamos.

Según el informe de 2019, la financiación de apoyo de China ha disminuido a su nivel más bajo desde 2012. “Hicimos un examen aproximado de China en 2020, y aún no hemos visto un repunte”. dijo Jonathan Pryke, director del Proyecto de las Islas del Pacífico del Instituto.

BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.