Redacción BLes– En los negocios, muchas empresas han aplicado con éxito tácticas de marketing basadas en la captación de esta estrategia de miedo: tomemos el ejemplo de Listerine. A partir de un solo anuncio en el que aparecía una chica que nunca había podido ser novia por culpa del mal aliento, los ingresos de Listerine aumentaron de 115.000 dólares a 8.000.000 de dólares al año.

Está claro que si se puede aprovechar esta debilidad psicológica, se puede influir inconscientemente en la gente. Entonces, ¿cómo ha utilizado el Partido Comunista Chino (PCCh) esta debilidad para mantener el régimen antinatural y antihumano de “falsa, malvada, lucha” durante los últimos 100 años? ¿Cómo puede una entidad “religioso-política” unificada como el PCCh controlar los cuerpos y las mentes del pueblo chino aprovechando los miedos de la gente?

El PCCh crea una atmósfera de terror para infundir miedo en el pueblo

Mao Zedong, el primer líder del PCCh de la República Popular China, dijo una vez sin rodeos: “¿Qué importa Qin Shi Huang? Sólo mató a 46 docenas de confucianistas. Nosotros hemos matado a 46.000 intelectuales. Algunos nos maldicen como dictadores y gobernantes, los modernos Qin Shi Huang. Ciertamente. Pero eso no es suficiente para ellos; tenemos que añadir que es más que eso”.

Durante sus cien años de gobierno, el PCCh ha realizado una campaña tras otra. Según el Washington Post, unos 80 millones de chinos han perdido la vida o han desaparecido misteriosamente a manos del PCC. Esta cifra supera el número total de muertes en las dos guerras mundiales juntas.

En marzo de 1950, el PCCh anunció la “Orden de Suprimir Severamente los Elementos Reaccionarios”, también conocida en la historia como el movimiento de “supresión de los elementos reaccionarios”. A finales de 1952, el número de reaccionarios ejecutados anunciado por el PCCh era de unos 2,4 millones. El número total de muertos incluía a los antiguos funcionarios del gobierno de Kuo Ming Tang por debajo del nivel de distrito y a los terratenientes, que sumaban al menos 5 millones, informó NTD.

El PCCh siguió provocando una terrible hambruna en China después del “Gran Salto Adelante”. El artículo “La Gran Hambruna” de los Registros Históricos de la República Popular China afirma que “Se estima que las inusuales muertes y la disminución de los nuevos nacimientos entre 1959 y 1961 son de unos 40 millones… esa reducción de 40 millones en China es probablemente la peor hambruna del mundo en este siglo”.

Además, las estadísticas recopiladas de los registros históricos de los distritos muestran que 7,73 millones de personas murieron de forma no natural durante la Revolución Cultural. Después de la masacre de la Plaza de Tiananmen, en la que los expertos estiman que murieron diez mil chinos, diez años más tarde, el antiguo líder del PCCh, Jiang Zemin, inició una campaña de persecución de Falun Gong, dirigida a los cultivadores que se adhieren a los principios de Verdad-Benevolencia-Tolerancia. A finales de 2002, la información interna de fuentes gubernamentales chinas confirmó la ocultación de la verdad de que más de 7.000 personas habían muerto en campos de detención, campos de trabajos forzados, prisiones y hospitales psiquiátricos, una media de siete personas fueron asesinadas cada día. Esta persecución continúa hoy en día. Debido al encubrimiento del PCCh, es difícil definir el número exacto de personas inocentes asesinadas en esta persecución.

El síndrome de Estocolmo: un exitoso lavado de cerebro al pueblo chino

El 23 de agosto de 1973, dos ladrones armados irrumpieron en un banco de Estocolmo, Suecia, y abrieron fuego indiscriminadamente. Seis días después, la policía hizo una redada con éxito, rescató a los rehenes y capturó a los dos atracadores. Sin embargo, lo extraño es que después de que la policía rescatara a estos rehenes, no sólo no denunció a los atracadores, sino que los elogió ante los medios de comunicación y los tribunales, agradeciéndoles que no mataran sino que los trataran bien.

Durante los seis días, la policía luchó con los atracadores. Los rehenes se negaron a que les ayudaran desde fuera y asumieron que los policías que venían a salvarles querían hacerles daño y que sus captores eran los únicos que les protegían. Una de las rehenes llegó a comprometerse con un atracador, mientras que otra creó un fondo para recaudar dinero en todo el mundo para apoyar al atracador. Este síndrome mental se llamó más tarde “Síndrome de Estocolmo”.

Entonces, ¿cómo creó el PCCh el síndrome de Estocolmo? El mejor ejemplo se remonta a la campaña “regular, juzgar y eliminar la traición” en Yan An en la década de 1940. Durante los días oscuros de la campaña, los cuadros del partido estaban muy estresados, no comían bien ni dormían bien. Los miembros del partido fueron amenazados con violencia y bombardeados con las teorías del régimen totalitario. Después de pasar mucho tiempo en el escenario del infierno mental, tanto el cuerpo como la mente acabaron temblando ante la autoridad del PCCh.

Como resultado, se formó el síndrome de Estocolmo, que llevó a dos tipos de mentalidad del pueblo chino. Primero: los miembros del partido esperaban ganar confianza y ser considerados por el “partido” como su miembro, no como su enemigo. Segundo: como el PCCh instaba a “masificar”, empezar a “discriminar”, “rectificar” y “refutar”, después de cada campaña política, por lo que los que no lo conseguían a menudo esperaban dar su opinión cuando de repente se les concedía un pequeño favor. Los miembros del partido a menudo se sentían a la vez felices y preocupados, incluso agradecidos por el PCCh.

Ding Ling, una escritora, se unió al PCC en 1932. El PCC la clasificó como “reaccionaria del Kuomintang” y la condenó a 20 años de cárcel. En 1984, dos años antes de su muerte, la señora Ding Ling también escribió una carta al Comité Central del Partido: “Durante los últimos 52 años, siempre me he sentido cálida, honrada y feliz al ser dirigida por el partido, lo que me hace sentir más apegada al partido, más comprensiva con el pueblo, más confiada en la inevitable victoria del comunismo”.

El PCCh hace que el pueblo chino se empobrezca y dependa del apoyo del gobierno

Antes de decidir la “reforma y apertura”, el régimen chino manipuló todos los medios de producción. Independientemente de la “reforma agraria”, “la comuna popular” o el Gran Salto Adelante”, el PCCh se aferró firmemente al derecho de uso de la tierra y recogió el grano público. El régimen se apropió permanentemente de los frutos del trabajo de los agricultores a bajo precio, obstaculizando gravemente la industrialización agrícola a gran escala y obligando a la mayoría de los agricultores a realizar trabajos agrarios manuales.

El PCCh se apropia descaradamente de las cosas que pertenecen al pueblo chino, para luego “devolverle” un poco. Como resultado, el pueblo chino siente naturalmente que el gobierno le permite ir a la escuela, le organiza trabajos, le asigna casas nuevas y le distribuye pensiones. Después de un período de persecución mental y de hambre prolongada durante las campañas, es más fácil que el pueblo chino se sienta satisfecho cuando la vida mejora un poco.

Desde que el PCCh comenzó su reforma económica, los chinos han sido testigos de conflictos sociales y de un caos creciente. Los grupos privilegiados impulsaron estas reformas con la connivencia entre el poder político y el dinero; el PCCh utilizó la reforma como excusa para saquear la riqueza de las clases media y alta de la sociedad china. La reciente purga de importantes empresas y estrellas del espectáculo en la China continental son los mejores ejemplos.

Hasta el día de hoy, mientras este régimen dictatorial quiera, puede hacer caso omiso de cualquier moralidad y llevarse el “cuenco de arroz” del pueblo chino.

Amelia Jones– BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.