Redacción BLes– Los especialistas médicos diagnosticaron erróneamente a los pacientes como profundamente insensibles y les extrajeron los órganos cuando aún estaban vivos. Esta es la espeluznante conclusión a la que han llegado los investigadores tras completar una exhaustiva investigación.

La Universidad Nacional de Australia ha publicado recientemente lo que se considera el primer estudio del mundo que expone la transición del Partido Comunista Chino (PCCh) de la ejecución mediante pelotones de fusilamiento al asesinato en quirófanos.

El investigador Matthew Robertson y el cirujano israelí de trasplantes cardíacos Jacob Lavee supuestamente descubrieron a médicos de trasplantes certificando incorrectamente las causas de muerte según los procedimientos médicos enumerados en 56 hospitales de la nación gobernada por el comunismo.

Al parecer, los profesionales de la atención sanitaria primaria también extirparon corazones, riñones, hígados y otros órganos vitales sin consentimiento. Por desgracia, prácticamente todos estos procedimientos provocaron la muerte del paciente.

Búsqueda algorítmica y forense

Tras realizar una búsqueda algorítmica y forense en 2.838 trabajos de investigación de 124.770 publicaciones sobre trasplantes en lengua china, Robertson y Lavee hicieron los hallazgos más sorprendentes. También descubrieron “declaraciones problemáticas de muerte cerebral durante la obtención de órganos”.

“Hemos documentado 71 descripciones de declaraciones problemáticas de muerte cerebral antes de la obtención de corazones y pulmones… [y,] dado que los donantes no podían tener muerte cerebral antes de la obtención de los órganos, la declaración de muerte cerebral no podía ser médicamente sólida”, señalaron en el estudio publicado por la revista American Journal of Transplantation. “En estos casos, la muerte debió ser causada por los cirujanos que procuraron el órgano”.

Ambos revelaron que Taiwán registró 51 ejecuciones por fusilamiento en 2011. Los condenados a muerte eran anestesiados, se les disparaba en la cabeza para preservar la función cardíaca y se les examinaba a los 20 minutos de la ejecución antes de ser declarados legalmente muertos y trasladados a un hospital cercano para la obtención de los órganos.

“El problema que los autores identifican es la naturaleza poco fiable de infligir la muerte cerebral mediante el fusilamiento: la bala que penetra en el hueso temporal del cráneo no alcanza el tronco cerebral, por lo que no podría producirse una muerte directa del tronco cerebral”, señalan en el documento.

“Sin embargo, al causar una hemorragia intracraneal, que provocará un aumento de la presión intracraneal, una herniación del gran cerebro [sic] y una compresión del tronco cerebral, podría producirse la muerte del tronco cerebral. Sin embargo, este medio es indirecto, impreciso y poco fiable”, añadieron.

El daño craneal puede hacer que los medios típicos para establecer la muerte cerebral sean casi imposibles. Esta lesión puede provocar un coma, movimiento de las pupilas, respuestas faciales y traqueales, falta de respiración autónoma y otras ausencias de reflejos del tronco cerebral.

“Como resultado, al ser trasladados de la cámara de ejecución al hospital para el trasplante, los condenados a muerte… la ejecución continúa después del pelotón de fusilamiento y es terminada por los cirujanos de trasplante”, dijeron.

Les preocupa profundamente que la extracción de órganos se haya convertido de hecho en una nueva forma de ejecución estatal.

“Dado que estos donantes de órganos sólo podían ser presos, nuestros hallazgos sugieren firmemente que los médicos de la República Popular China han participado en las ejecuciones por extracción de órganos”, dijeron. “La ejecución continúa después del fusilamiento y la terminan los cirujanos de trasplantes”.

También descartaron la posibilidad de que los presos condenados a muerte tuvieran muerte cerebral antes de la operación. Sin embargo, los pacientes con muerte cerebral deben ser incapaces de respirar sin un ventilador, y los médicos no tuvieron en cuenta este criterio esencial.

“Identificamos más de dos docenas de trabajos adicionales que describían procedimientos quirúrgicos casi idénticos a los trabajos que clasificamos como declaraciones de muerte cerebral (DMC) problemáticas. En estos trabajos, a menudo se hace referencia (n = 16) a “establecer la ventilación” o “mantener la ventilación” inmediatamente después de la declaración de muerte cerebral del donante y/o justo antes de la obtención”, señalaron ambos.

An undated photo of a surgeon assisted during an unrelated medical procedure. (Shutterstock)

Incumplimiento de la normativa

En algunos casos, los profesionales sanitarios podrían incluso haber infringido la normativa sobre trasplantes de órganos al utilizar una mascarilla facial en lugar del proceso habitual de intubación.

“En los casos en los que se utilizó una mascarilla facial en lugar de la intubación, o en los que una traqueotomía rápida fue seguida inmediatamente por la intubación; o en los que la intubación tuvo lugar después de la incisión esternal mientras los cirujanos examinaban el corazón que latía, la falta de determinación previa de la muerte cerebral es aún más evidente”, dijeron.

Las únicas circunstancias en las que no se violaría la regla del donante muerto (DDR) es cuando los cirujanos se adhirieran a protocolos rigurosos de DDR.

“En ese caso, la frase ‘establecer la ventilación’ podría haberse referido a encender el ventilador, no a intubar al paciente”, dijeron.

“Esto sólo habría sido posible si el donante ya hubiera sido intubado y se hubiera realizado la prueba de apnea. Sin embargo, nada de esto se describe en los documentos a pesar de las descripciones detalladas de los procedimientos quirúrgicos rutinarios”, añadieron.

El estudio también descubrió que los médicos podrían haber arriesgado innecesariamente la vida de los pacientes si se les intubaba antes de confirmar la causa de la muerte cerebral.

“La muerte cerebral debió alcanzarse de forma controlada para evitar el paro cardíaco antes del transporte al hospital y la obtención, y los cirujanos debieron insistir en arriesgar la muerte cardíaca del donante y el daño isquémico mientras se realizaba la prueba de apnea”, decía el documento.

“Dado el número de artículos que hemos identificado y los claros beneficios para el éxito del trasplante que implican, creemos que lo más probable es que “establecer la ventilación” se refiera simplemente a la intubación. También sugiere que la BDD problemática, y por tanto las probables violaciones de la DDR, pueden estar más extendidas de lo que podemos documentar de forma concluyente”, añadió.

Ejecuciones “íntimas” y “activas

Robertson y Lavee creen que los médicos de trasplantes desempeñan un papel “íntimo” y “activo” en la realización de las controvertidas prácticas de extracción de órganos del PCCh.

Citaron un informe de 1995 del Grupo de Trabajo Bellagio, que reveló que un médico de origen taiwanés sedó, entubó e insertó una vía intravenosa antes de ejecutar a un preso del corredor de la muerte. A continuación, inmediatamente después de que el paciente recibiera un disparo en la cabeza, el profesional sanitario detuvo el flujo sanguíneo, puso al sujeto en un respirador e inyectó compuestos para elevar la presión sanguínea y mantener los órganos perfundidos.

“De este modo, el médico se convertía en un participante íntimo en el proceso de ejecución, funcionando no para preservar la vida sino para manipular la muerte al servicio del trasplante”, dijeron.

También descubrieron que los médicos inyectaban erróneamente heparina por vía intramuscular y establecían vías venosas para introducir la heparina en el momento de la intubación.

“Si el donante fuera un auténtico paciente con muerte cerebral, las vías venosas ya se habrían establecido antes de la DAB como parte del tratamiento antemortem; nunca se establecen justo antes de la obtención del órgano”, dijeron.

“El donante no tenía líneas venosas periféricas antes de la cirugía e incluso puede haber sido ambulante. Esto concuerda con el testimonio de un testigo ocular sobre la obtención de órganos de presos, pero no concuerda con los procedimientos habituales de obtención en donantes con muerte cerebral”, añadieron.

Robertson y Lavee encontraron trabajos de investigación que afirman que incluso los donantes de órganos “voluntarios” fueron declarados en muerte cerebral y se les intubó. Citaron un caso en el que tres donantes estaban en coma profundo sin respirar espontáneamente a pesar de estar “normalmente sanos”.

“Se mantenía la ventilación mecánica mediante intubación traqueal; el reflejo del tronco cerebral había desaparecido, el electroencefalograma era plano y la ecografía Doppler transcraneal mostraba patrones de muerte cerebral”, dijeron.

“Tales informes, especialmente en los últimos años, son consistentes con el cambio de práctica en línea con las afirmaciones oficiales de la RPC sobre la obtención de donantes voluntarios (también son consistentes con el aumento de los informes sobre la cirugía de obtención ética)”.

La pareja sigue tratando de determinar cómo se prepararon los supuestos donantes de órganos para su obtención si en esos documentos se registraron múltiples infracciones de la DDR.

“Los datos textuales de los casos que examinamos no dicen nada al respecto. Sin embargo, Taiwán es el único país que conocemos en el que se han utilizado los órganos vitales de los presos condenados a muerte después de la ejecución, lo que supuestamente ocurrió durante la década de 1990 y una vez más en marzo de 2011”, señalaron.

La policía china detiene a una mujer por gritar que La Verdad, la Compasión y la Tolerancia son buenas. (Cortesía del sitio web Minghui.org)

Segundo mercado de trasplantes

La literatura médica sitúa a China continental como el segundo país del mundo en volumen de trasplantes en términos absolutos, sólo superado por Estados Unidos. Los investigadores de derechos humanos estiman que la nación del este asiático realiza más trasplantes que los 39.000 de Estados Unidos en total para 2020.

Sin embargo, el PCCh ha pedido información sobre cómo los hospitales chinos pueden anunciar tiempos de espera para trasplantes de semanas en comparación con los meses, e incluso años, que se necesitan para obtener un órgano compatible en Norteamérica.

“Los hospitales siguen anunciando órganos a los turistas de trasplantes con sitios web en inglés, ruso y árabe [y] las autoridades chinas dicen ahora que realizarán 50.000 trasplantes para 2023, supuestamente todos de donantes voluntarios”, dice el estudio.

“Si esto ocurre, China estará llevando a cabo el programa de trasplantes voluntarios más exitoso y de más rápido crecimiento del mundo, pero las cuentas del gobierno chino sobre su sector de trasplantes de órganos son a menudo contradictorias, y el Estado ha publicado conjuntos de datos confusos y manifiestamente manipulados a la comunidad internacional”, añadió.

Desde la década de 1980 hasta la actualidad, el PCCh ha desarrollado uno de los mayores sistemas de trasplantes del mundo, basado principalmente en órganos de presos, suministrados por el sistema judicial y de seguridad del Estado. Las organizaciones médicas internacionales han condenado esta controvertida práctica.

El PCCh considera que tanto el número de ejecuciones judiciales como el número real de trasplantes son secretos de Estado. Además, también se desconoce la identidad de todos los donantes presos, y se sigue especulando sobre si los presos de conciencia no condenados, como los practicantes de Falun Gong y los musulmanes uigures, son objeto de una práctica poco ética para obtener sus órganos.

Oficina de las Naciones Unidas en Ginebra. (Imagen sin fecha de Falcon Photography vía Flickr)

Condena internacional

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) condenó anteriormente la extracción de órganos del PCCh por considerarla “extremadamente” alarmante. La organización intergubernamental citó “información creíble” que muestra claramente que personas pacíficas de Falun Gong, uigures, tibetanos, musulmanes y cristianos son sometidos por la fuerza a análisis de sangre, ultrasonidos, radiografías y otras formas de examen médico sin consentimiento. Todo ello a pesar de que no se exige a los presos de conciencia que se sometan a estas pruebas médicas.

“La extracción forzosa de órganos en China parece dirigirse a minorías étnicas, lingüísticas o religiosas concretas que se encuentran detenidas -a menudo sin explicar los motivos de su detención- o se les impone una orden de arresto en distintos lugares”, ha declarado la ONU. “Estamos profundamente preocupados por los informes sobre el trato discriminatorio de los presos o detenidos en función de su etnia y religión o creencias”.

La organización también criticó al PCCh por registrar los resultados de las pruebas en una base de datos de fuentes vivas para la “asignación de órganos”. Los proveedores de servicios sanitarios estatales utilizan supuestamente la información para encontrar posibles compradores que pueden pagar hasta un millón de dólares por órgano.

Los expertos en derechos humanos de la organización ya se pusieron en contacto con el PCCh sobre estas inquietantes acusaciones en 2006 y 2007. Sin embargo, el PCCh no proporcionó información detallada sobre “los tiempos de espera para la asignación de órganos, ni información sobre las fuentes de órganos”.

Esta falta de transparencia se convirtió en un importante obstáculo para identificar y proteger con éxito a las “víctimas del tráfico” e investigar y perseguir a los presuntos traficantes.

“A pesar del desarrollo gradual de un sistema de donación voluntaria de órganos, sigue apareciendo información sobre graves violaciones de los derechos humanos en la obtención de órganos para trasplantes en China”, dijeron los expertos de la ONU.

El PCCh infligió además sufrimiento a los familiares en duelo al impedirles recoger el cuerpo del fallecido, incinerando rápidamente sus restos.

“Creemos que esto es un genocidio, y ya es hora de que la ONU y la comunidad internacional tomen medidas y detengan inmediatamente la extracción forzada de órganos en China”, dijo anteriormente la Dra. Lucy Zhao, expatriada de Toronto y presidenta de la Asociación Falun Dafa de Australia.

La profesora de ética clínica de la Universidad Macquarie, Wendy Rogers, añadió que la extracción forzosa de órganos “continúa, y los uigures y los practicantes de Falun Gong [son] las principales víctimas”.

Ethan Gutmann, un experto en Asia que creció en el sur de Vermont, estimó anteriormente que el mercado negro de órganos del PCCh podría tener un valor de entre 8.000 y 9.000 millones de dólares al año, según el sitio web Minghui.

Una mujer practica el quinto ejercicio de meditación sentada de Falun Dafa, también conocido como Falun Gong. (Cortesía del sitio web del Centro de Información de Falun Dafa)

Movimiento de rápido crecimiento

Entre 1992 y 1999, Falun Gong gozó de una inmensa popularidad, y se calcula que entre 70 y 100 millones de personas lo practican sólo en China continental. La práctica también se ha extendido a Estados Unidos y a más de 70 países en todo el mundo, mientras que los libros de Falun Gong se han traducido a más de 40 idiomas diferentes.

Sin embargo, el PCCh estaba cada vez más inquieto por su rápido crecimiento y por el elevado número de miembros influyentes del partido que se habían unido. A finales de 1999, el dictador chino Jiang Zemin decidió detener arbitrariamente y torturar a los adeptos hasta la muerte, confiscó y destruyó más de dos millones de libros de Falun Gong y ordenó a los medios de comunicación estatales que publicaran cientos de artículos que difamaban la práctica.

La crisis de derechos humanos de dos décadas ha provocado que al menos 4.641 adeptos conocidos de Falun Gong hayan sido perseguidos hasta la muerte, con “decenas de miles más [de casos] por confirmar”, según los últimos datos recogidos por el sitio web Minghui. La política del PCCh de incinerar los cadáveres de las víctimas sin pedir permiso a los familiares no ha hecho sino dificultar la determinación exacta del número de seguidores de Falun Gong perseguidos hasta la muerte desde 1999.

Número real cuestionado

Robertson y Lavee sospechan que el número real de pacientes que murieron a causa de la extracción de órganos es mucho mayor que el comunicado.

“Los problemas de la BDD, y por tanto las probables violaciones de la DDR, pueden estar más extendidos de lo que podemos documentar de forma concluyente”, afirman.

Los autores creen que estas violaciones entran en conflicto con el juramento hipocrático de los profesionales sanitarios de “no hacer daño” a sus pacientes. También cuestionan una orden judicial existente que prohíbe a los médicos participar en ejecuciones y la norma de los donantes muertos que prohíbe obtener órganos vitales de donantes vivos para trasplantes.

“Estas dos prohibiciones se cumplen en la mayor parte del mundo: los médicos que realizan trasplantes suelen obtener órganos de donantes libres y voluntarios que han fallecido por causas naturales; la mayoría de los países no aplican la pena capital”, afirman. “Muy pocos países, incluso los que mantienen la pena capital, permiten la donación de órganos de personas condenadas”.

Metodología

Los datos se recopilaron entre finales de 2018 y octubre de 2020 utilizando docenas de búsquedas de palabras clave para términos relacionados con el trasplante en varias bases de datos del PCCh, incluida una que afirma tener una cobertura del 90% de todas las publicaciones académicas en China.

El estudio examinó los datos de la cirugía de trasplante entre los años 1980 y 2015. Durante este periodo, no existía ningún sistema de donación voluntaria y había muy pocos donantes voluntarios.

El número de donantes voluntarios de órganos no presos en China acumulado hasta 2009 era de 120 o 130, lo que representaba sólo un 0,3% de los 120.000 órganos que oficialmente se habían trasplantado durante el mismo periodo si cada donante voluntario daba tres órganos.

El líder del sector de los trasplantes en China escribió en 2007 que efectivamente el 95% de todos los trasplantes de órganos procedían de presos. Sin embargo, según otras declaraciones oficiales, los ciudadanos no empezaron a utilizar un sistema nacional de asignación de órganos hasta 2014.

“Los documentos que examinamos no suelen decir nada sobre la identidad de los donantes y no identifican a los donantes como presos. Sin embargo, sobre la base de las declaraciones oficiales anteriores, se deduce lógicamente que casi todos los trasplantes de órganos en los papeles que consideramos deben haber sido de presos”, dice el estudio.

“Es de suponer que esto incluye tanto a los condenados a muerte como a los presos de conciencia. Queda por saber cómo se ejecutaron, y el papel de los cirujanos de trasplantes y otros trabajadores médicos en ese proceso”, añadió.

El conjunto de datos abarcó las publicaciones entre julio de 1951 y octubre de 2020. Se filtraron las publicaciones a partir de 1980 sobre trasplantes de corazón y pulmón en seres humanos, lo que dio lugar a un total de 2.884 artículos. Este número se redujo a 2.838 tras restar 46 archivos para los que los investigadores no pudieron obtener el archivo completo en formato de documento portátil (pdf). Estos 2.838 archivos pdf se convirtieron en archivos de texto sin formato utilizando utilidades de línea de comandos UNIX y un software de reconocimiento óptico de caracteres.

A continuación, los investigadores desarrollaron un algoritmo de comparación de “cadenas difusas” en el lenguaje de programación estadística R. Lo utilizaron para buscar en el corpus un lenguaje similar a las cadenas de texto identificadas en la fase piloto.

“Para evitar una revisión manual exhaustiva, utilizamos un límite estricto para la similitud de las cadenas. Esto significó que sólo se incluyeron los artículos que incluían cadenas con una distancia de Jaro Winkler inferior a 0,28, es decir, muy similares a las cadenas de texto seleccionadas, y que incluían el término chino “donante” en el texto circundante”, dijeron. “Esto redujo el número de artículos para la revisión administrativa de 2.838 a 310”.

Cada uno de estos 310 artículos se revisó manualmente y se evaluó cualitativamente en función de los criterios de la BDD problemática y las probables violaciones de la DDR. Se eliminaron los duplicados y se extrajeron los nombres de los autores y las instituciones relevantes de los metadatos de referencia y se clasificaron según el tipo de institución y la ubicación utilizando bibliotecas de geo-computación en R.

“La traducción automática se utilizó inicialmente para los extractos problemáticos de la BDD encontrados por nuestro algoritmo de coincidencia difusa. A continuación, el autor principal (MPR) examinó y corrigió cada fragmento traducido y dos hablantes nativos de chino familiarizados con los procedimientos clínicos lo revisaron”, dice el estudio. “Ambos autores examinaron, discutieron y codificaron los documentos”.

Se seleccionaron corazones y pulmones para el análisis porque su obtención suele implicar a donantes cuyos corazones aún laten. La DDR exige que los pacientes tengan muerte cerebral antes de obtener éticamente los órganos vitales de los llamados donantes con corazón.

En los países con sistemas de donación hospitalarios, la muerte cerebral suele estar causada por un accidente cerebrovascular o un traumatismo craneal y se certifica antes de la obtención. El PCCh no cuenta con una ley de muerte cerebral. Sin embargo, los médicos chinos especializados en trasplantes han publicado mucho sobre el tema desde la década de 1980, traduciendo y discutiendo definiciones y operacionalizaciones de la muerte cerebral en Japón, Inglaterra y Estados Unidos.

“No está claro cómo podría aplicarse el DDR en los casos en los que se obtienen órganos vitales de presos. China no proporciona ninguna información sobre si el preso-donante es sometido a muerte cerebral para prepararlo para la obtención, ni sobre cómo lo hace”, afirman Robertson y Lavee.

Estrecha cooperación

La obtención de órganos vitales de los presos requiere una estrecha colaboración entre los verdugos y los equipos de trasplante. El papel del Estado es administrar la muerte, mientras que el del médico es procurar un órgano viable.

“Si la ejecución se lleva a cabo sin tener en cuenta las exigencias clínicas del trasplante, los órganos pueden estropearse. Sin embargo, si el equipo de trasplantes se implica demasiado, corre el riesgo de convertirse en verdugo”, señalan los autores.

Los investigadores también trataron de establecer si los cirujanos de trasplantes comprueban si los presos están muertos antes de obtener sus corazones y pulmones.

“¿Se intuba al donante sólo después de que se declare su muerte cerebral, y es el equipo de obtención quien lo intuye como parte de la operación de obtención? Si cualquiera de las dos cosas fuera afirmativa, la declaración de muerte cerebral no podría haber cumplido las normas aceptadas internacionalmente, ya que la muerte cerebral sólo puede determinarse en un paciente totalmente ventilado”, dijeron. “Más bien, la causa de la muerte habría sido la obtención de órganos”.

Richard Szabo –Redacción BLes

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.