Redacción BLes–La unidad 1 del reactor nuclear del régimen comunista chino ubicado en Taishan, al sur de la Provincia de Cantón, China, fue cerrada por daños de las barras de combustible, evento calificado como “situación grave” por el portavoz de la empresa energética francesa Electricite de France (EDF, por la sigla).

En junio el Partido Comunista de China (PCCh) reconoció el daño de las barras de combustible de la planta de Taishan Nuclear Power Joint Venture Co., pero lo consideró solo un problema “común”, de acuerdo con BBC del 30 de junio.

No obstante, ese mismo mes el gobierno estadounidense estaba evaluando una posible fuga de radiación en esa central nuclear. 

Las barras de combustible son tubos metálicos de circonio, largos y delgados, que contienen pastillas de material fisionable, utilizados como combustible de los reactores nucleares.

Por su parte, EDF, propietaria del 30% de la planta, advirtió a Estados Unidos que el regulador nuclear había elevado los límites de los niveles de radiación permitidos fuera de la central, como una estrategia arbitraria para evitar el cierre del reactor. 

Y agregó que los daños de las barras de combustible generaron una acumulación de gases, que finalmente fueron liberados a la atmósfera, llegando incluso a decir que si de ella dependiera cerraría esa central, escribió BBC citando a CNN.

Le recomendamos: Las TÁCTICAS usadas en 1943 por los COMUNISTAS en EE. UU. SE REPITEN HOY

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

“La preocupación fue lo suficientemente significativa como para que el Consejo de Seguridad Nacional celebrara múltiples reuniones la semana pasada mientras monitorean la situación, incluidas dos a nivel adjunto y otra reunión con el subsecretario el viernes, que fue dirigida por la directora senior del NSC para China, Laura Rosenberger y Senior Mallory Stewart, director de Control de Armas, según funcionarios estadounidenses”, publicó CNN.

Más allá de si el inconveniente genera una amenaza ambiental grave o no, sí resulta preocupante el hecho de que el régimen chino modifique a su antojo y unilateralmente los límites y estándares para la detección de radiación, poniendo en riesgo a su población y al mundo entero.

Tras los graves accidentes nucleares ocurridos en Chernóbil, Rusia y en Fukushima, Japón, las miradas están atentas a lo que pueda ocurrir en Taishan. 

Más aún, dado que este tipo de reactor -conocido como reactor europeo a presión (EPR)- también está previsto para que se construya en otros países, como Finlandia, Francia y en Hinkley Point C (Reino Unido).

La central nuclear de Taishan es la primera planta del mundo en utilizar el diseño de reactor de agua a presión de tercera generación, aplicado en el EPR.

En este sentido, el subdirector de la Autoridad de Seguridad Nuclear y Radiológica (STUK), de Finlandia, Tomi Routamo, se pronunció sobre el evento en China.

“Por supuesto, nos gustaría que se resolvieran los problemas y las causas subyacentes. Para que no se repitan los mismos problemas en Olkiluoto”, refiriéndose al tercer reactor de la central nuclear de Olkiluoto, en Eurajoki (Finlandia) señaló Routamo según una cita del Helsinki Times.

Olkiluoto 3 se ha retrasado más de 10 años, y actualmente el reactor está previsto que empiece a producir energía comercialmente en 2022.

El problema de la central nuclear de Taishan generó comentarios en las redes sociales, como los del usuario @CaptAKJ.

“Obligado a cerrar. El socio francés ha estado insistiendo en esto durante un buen tiempo. Quizás el PCCh se dio cuenta de que va contra el tiempo”.

Y agregó: “Mantente a salvo, gente. Nunca se sabe, China tiene su propia metodología para registrar bajas. Hemos visto esto en las recientes inundaciones y, por supuesto, en el covid”.

José Hermosa – BLes.com