Desde que el régimen comunista chino ordenó la persecución de Falun Gong en 1999, las autoridades de la Prisión de Mujeres de la provincia de Liaoning han estado torturando activamente a las practicantes allí encarceladas.

A continuación, la Sra. Xin Shuhua relata las torturas que sufrió mientras cumplía tres años y tres meses en la Prisión de Liaoning por practicar Falun Gong.

Me arrestaron el 16 de agosto de 2018 por hablar con la gente sobre Falun Gong. Me condenaron a tres años y tres meses y me recluyeron en el undécimo pabellón para ancianos y discapacitados de la Prisión de Mujeres de la provincia de Liaoning.

Las guardias Su, Cai, Xie y Li ordenaron a las reclusas que vigilaran a las practicantes de Falun Gong las 24 horas del día. No nos permitían hacer los ejercicios de Falun Gong ni sentarnos en la posición del loto.

Las reclusas Li Huidong y Li Xiulan a menudo me hacían pasar hambre y no me dejaban beber agua. También me privaron de dormir y me negaron el uso del baño. Me golpeaban y abusaban verbalmente con regularidad.

En 2020, las guardias instigaron a las reclusas Sun Lizhi y Fan Guizhi a que me frotaran el cuello con trozos rotos de un cuenco de plástico. Me arrancaron el pelo y no me dejaron dormir ni ir al baño durante tres días.

Como me negué a renunciar a Falun Gong, también me sometieron a la tortura de estiramiento extremo durante más de dos meses.

Cuando me arrestaron pesaba casi 77 kilos. Cuando me liberaron, solo pesaba 45 kilos. Se me caían los dientes y tenía dificultades para mantenerme en pie.

Según una reclusa, la celda de aislamiento estaba llena de practicantes de Falun Gong. No se les permitía acostarse ni sentarse en las sillas. A algunas les quitaban la ropa y las humillaban. Las guardias las sacaban a menudo en grupos para recoger sus huellas dactilares y ordenarles que firmaran declaraciones de renuncia a Falun Gong.

Una reclusa también me contó que a una practicante la envolvieron en un edredón después de golpearla. A continuación, una prisionera se sentó sobre ella y la asfixió hasta matarla. Las guardias y la prisionera mantuvieron su muerte en secreto y no dejaron que nadie preguntara por ella.

A principios de abril de 2021, otra practicante, la Sra. Song Shujuan, terminó en estado crítico como resultado de la tortura. Fue reanimada en el hospital, pero murió pocos días después de ser llevada de vuelta a la prisión.

Por lo que sé, entre las reclusas que participaron en la tortura a las practicantes detenidas se encuentran Wu Tong, Li Xiaofang, Sun Luoyan, Zhang Yanqing, Tian Guiju, Yi Binghua, Liu Tingli, Fan Shuzhen, Sun Hui, Yu Shuqin, Wang Fenghua, Xin Hong y Zhi Zhaowen, además de las cuatro que he mencionado anteriormente.

Durante mi encarcelamiento entre 2018 y 2021, la mayoría de las reclusas fueron obligadas a hacer manualidades todos los días. Las guardias golpeaban a las reclusas y a las practicantes por igual si bajaban el ritmo aunque fuera un poco. Todas parecían estar muy nerviosas y temerosas.

La comida que nos daban era extremadamente pobre. La sopa solo contenía algunas hojas podridas o los tallos de algunas verduras verdes y era muy oscura. El pan de maíz no estaba completamente cocido y tenía moho.

Algunas de las guardias añadían drogas desconocidas a la comida de las practicantes. Etiquetaron las drogas del 1 al 8 y las llamaron “Drogas de eliminación de energía”. A mí me dieron los números 2, 4 y 8. Tenían un fuerte sabor en la comida.

Una vez oí a una guardia preguntar a otra qué nos hacían las drogas. La guardia que añadía las drogas a nuestra comida respondió: “Si les damos una pequeña cantidad, se sienten débiles y les falta fuerza. Si usamos más, pierden la memoria. Si añadimos aún más, pueden morir”.

Fuente: Minghui.org

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.