Redacción BLes– En octubre, por primera vez, China superó a Estados Unidos como el mercado cinematográfico más grande del mundo y se espera que la brecha continúe aumentando. De este modo se espera que la presión y la censura del PCCh aumente sobre el contenido producido por Hollywood.

“Finalmente ha llegado el día en que China es el mercado cinematográfico número uno del mundo, superando el total de taquilla de América del Norte para 2020″, dijo un portal gubernamental publicado bajo los auspicios de la Oficina de Información del Consejo de Estado de China, también conocida como la Oficina de Propaganda Extranjera del PCCh.

El régimen chino viene trabajando en potenciar su producción y consumo cinematográfico desde hace más de una década. Un comunicado publicado por el PCCh en octubre de 2011 ya hablaba de “la urgencia” de mejorar el “poder de China y la influencia internacional de su propia cultura” y el deseo de “convertir nuestro país en una superpotencia cultural socialista”.

El éxito cinematográfico chino es una pésima noticia para Hollywood porque China ya no dependerá de su contenido para llenar sus salas de cine. Por el contrario, Hollywood si necesita del mercado chino para continuar con su éxito financiero.

Le recomendamos:

Ad will display in 09 seconds

De todos modos, el ingreso de Hollywood en China siempre estuvo restringido por el PCCh. Desde 2012, el PCCh ha permitido una cuota de solo 34 películas extranjeras. Solo las películas que cumplen con las estrictas demandas de los observadores del Departamento Central de Propaganda del PCCh son aptas para ser consideradas en el enorme y lucrativo mercado chino.

El Departamento Central de Propaganda el PCCh, es el responsable de supervisar la producción, distribución y proyección de películas nacionales, organizar la revisión del contenido de las películas extranjeras y solicitar las modificaciones pertinentes para su aptitud. También es el encargado de la importación y exportación de todas las películas, medios, publicaciones y otros contenidos.

Para el PCCh el arte, lo que incluye a la industria cinematográfica, es un medio de control social. Por tal motivo considera tan importante que cualquier producción artística a la que tenga acceso un ciudadano chino, debe estar alineada con la ideología del comunismo.

Es sabido que las películas de Hollywood deben superar muchos obstáculos antes de poder tener el visto bueno del PCCH e ingresar en el mercado chino. Para lo cual muchas veces deben modificar escenas y diálogos completos. 

La censura adopta diversas formas. Hay películas que Hollywood ya no hace, porque molestan al PCCh y podrían terminar instantáneamente con todos los negocios con China. Generalmente sucede con películas con temas políticos, como fue el caso de Seven Years in Tibet, sobre la invasión y ocupación del Tíbet por parte de China, o Red Corner, sobre los abusos de los derechos humanos en el sistema legal de China. Después de que se hicieran esas películas en 1997, China ordenó que se suspendieran los negocios con los tres estudios de Hollywood que distribuían las películas.

Se espera que con el éxito de la producción cinematográfica china, el acceso de Hollywood al mercado asiático sea mucho más limitado aún y por lo tanto también aumente la presión y la censura.

Andrés Vacca – BLes.com