Redacción BLes– Según Nikkei Asia, mientras se recupera de la pandemia, el consumo de electricidad de China se ha disparado considerablemente debido a la necesidad de satisfacer los pedidos de otros países. Como resultado, China está experimentando un grave déficit de energía en este momento crítico.

Además del aumento de la demanda de electricidad, la campaña del Partido Comunista Chino (PCCh) para reducir las emisiones y la fuerte disminución del suministro de carbón son dos razones de esta crisis energética.

Escasez de suministro de carbón

La crisis comenzó a finales de septiembre, cuando muchas partes de China empezaron a experimentar una grave escasez de energía. El PCCh aplicó cortes de energía a gran escala en fábricas y hogares. El cierre de fábricas textiles, siderúrgicas y de otro tipo y la caída de la producción provocaron un efecto dominó que interrumpió las cadenas de suministro mundiales.

La zona con los peores cortes de electricidad en las últimas semanas es la provincia de Liaoning, en el noreste de China. Un trabajador de una central eléctrica dijo que nunca había visto algo así en sus 20 años de trabajo allí.

Esta persona también dijo a Caixin el 26 de septiembre que su planta está perdiendo dinero por cada kW/h de electricidad producida y que el carbón sólo alcanza para funcionar durante dos días.

La provincia de Hunan también cortó el suministro eléctrico a edificios altos, vallas publicitarias y estructuras similares. El 22 de septiembre, la State Grid Co. Hunan advirtió que el suministro de carbón sólo alcanza para nueve días.

La mayoría de las zonas de China carecen de carbón. Los datos del portal de la industria cctd.com.cn mostraron que, hasta el 27 de septiembre, los inventarios de carbón térmico en las ocho provincias más desarrolladas de China alcanzaban los 18,29 millones de toneladas, un 30% menos que hace un año.

Los precios del carbón alcanzan máximos históricos

El 29 de septiembre, China ordenó a las compañías ferroviarias y a los gobiernos locales que mejoraran la eficiencia del transporte de carbón a las centrales eléctricas. Debido a las interrupciones de energía en zonas vitales, la actividad industrial de China se ha paralizado.

Los altísimos precios del carbón son el resultado de un conflicto directo entre la restricción del suministro de carbón para cumplir los estrictos requisitos de emisiones y la creciente demanda de producción china.

El precio de los futuros del carbón térmico en China alcanzó un máximo histórico de 212,92 dólares por tonelada el miércoles 29 de septiembre. El aumento de los precios del carbón ha supuesto una presión adicional para las compañías eléctricas, que no pueden cubrir el aumento de los costes del combustible.

Esta semana, los funcionarios chinos han tratado de tranquilizar a la población asegurando que dispondrán de electricidad para uso doméstico y calefacción a medida que se acerque el invierno.

Auge de las exportaciones

El consumo de electricidad en China ha aumentado un 10% desde principios de año, ya que las empresas han aumentado la producción para satisfacer la creciente demanda del exterior.

Aunque el mundo condena al PCCh por su comportamiento de propagación de la pandemia y se sospecha que es el país creador del virus, China sigue recibiendo pedidos de otros países.

Mientras las economías de otros países se contraían, el valor total de las exportaciones chinas alcanzó un nuevo máximo de 2,1 billones de dólares de enero a agosto, lo que supone un aumento del 23,2% respecto al mismo periodo del año anterior.

El consumo de energía también superó las previsiones como consecuencia del aumento de las exportaciones. Como resultado, el consumo de electricidad de China aumentó un 13,8% en los primeros ocho meses del año, superando en 2,5 puntos porcentuales la tasa de crecimiento de la generación de energía.

Los peores cortes de electricidad

Las autoridades de la provincia de Liaoning emitieron el 11 de octubre una alerta naranja de nivel II por graves cortes de electricidad. El déficit eléctrico más grave de la provincia fue de 4,74 millones de kilovatios. La zona ha emitido una alerta naranja por séptima vez en dos semanas.

China se ha enfrentado en los últimos años a la amenaza de cortes de energía catastróficos, pero no es habitual que se produzcan cortes de energía tan generalizados y prolongados.

Según un empleado de State Grid, los apagones perjudican la vida de la gente y son el último recurso en caso de emergencia.

La escasez de energía en Guangdong alcanzó el 10% cuando el consumo de energía de la provincia alcanzó un nuevo máximo de 141 millones de kilovatios a finales de septiembre, un 11% más que el pico del año pasado.

Con respecto a 2020, Pekín quiere reducir el consumo nacional de energía por unidad de PIB en un 13,5% para 2025.

Transformación de la industria

La oficina de energía de Zhejiang dijo que la provincia sustituirá algunas industrias de alto consumo energético por nuevas empresas más eficientes desde el punto de vista energético a finales de septiembre.

Algunas industrias de China consumen mucha electricidad pero no son económicamente eficientes. Por ejemplo, los ocho sectores con mayor demanda de energía, entre los que se encuentran el textil y el tintorero, representan el 43% del consumo eléctrico de la provincia, pero sólo aportan el 13% de la producción económica. Por ello, el PCCh quiere reconvertirlos.

La industria siderúrgica es un ejemplo. Según China International Capital Corp., la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma ha excluido a 19 provincias, que representan el 53% del total, por no cumplir los objetivos de control energético de la producción total de acero.

El director del Grupo Siderúrgico Anshan, en Liaoning, dijo que las restricciones de producción obligarían a las empresas siderúrgicas a cambiar a productos de mayor calidad.

Zhang Xiaogang, asesor del Instituto de Planificación e Investigación de la Industria Metalúrgica de China, dijo que la industria siderúrgica china es importante pero no lo suficientemente fuerte. La producción de exportación es alta, pero algunos productos de acero muy sofisticados todavía tienen que ser importados.

Bajo la presión de los objetivos energéticos y los recortes de capacidad, la producción de acero bruto de China cayó un 13,2% en agosto, hasta los 83,2 millones de toneladas.

Emma Wilson – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.