Redacción BLes– El peor periodo para las viviendas usadas en China ha llegado, como muestran todas las estadísticas. La cantidad de propiedades fantasma (abandonadas, desiertas y deshabitadas) en el mercado inmobiliario de China es lo suficientemente grande como para cubrir todo el país de Alemania. Los promotores inmobiliarios no pueden pedir préstamos porque sus bombas de deuda suponen una amenaza financiera para China. En sus partes más activas, el mercado secundario de la vivienda también está viviendo su hora más oscura de la historia.

Los precios de la vivienda se desploman

Según Secretchina, la situación de las transacciones de viviendas usadas en Hangzhou fue difícil en julio, y empeoró considerablemente en agosto. Las ventas de casas usadas disminuyeron un 19% mes a mes y un 54% año a año en julio, siendo el segundo más bajo de este año.

Hasta mayo, el precio de mercado en Chengdu ha subido, mientras que el precio de referencia de la mayoría de las casas usadas ha disminuido del 70% al 80%.

Según los datos más recientes de la Oficina Nacional de Estadísticas de China, el índice de precios de venta de las transacciones residenciales de segunda mano en Shenzhen fue de 99,6, lo que supone un descenso de 0,4 puntos porcentuales con respecto al año anterior, y lleva tres meses consecutivos de caída.

Un complejo inmobiliario en la zona escolar más importante de Shenzhen se vendió por 777.000 dólares, lo que hizo que los titulares de los medios de comunicación de todo el mundo se hicieran eco.

La ciudad de Xi’an ha publicado una guía de precios para las propiedades históricas, y los precios están bajando. Asimismo, el escenario del mercado inmobiliario de Xi’an es similar al de Chengdu y Shenzhen.

Las perspectivas de las transacciones de viviendas usadas son sombrías

Las transacciones de viviendas comerciales usadas en Shenzhen en agosto sumaron 233.000 metros cuadrados, un 77% menos que en el año anterior; entre ellas, las transacciones de viviendas comerciales usadas sumaron 195.400 metros cuadrados, un 80% menos que en el año anterior, según datos de la Oficina de Vivienda y Desarrollo Urbano-Rural de Shenzhen.

El número de transacciones de viviendas de segunda mano en Shenzhen ha disminuido por quinto mes consecutivo, con sólo 2.043 unidades intercambiadas, frente a las 11.322 del mismo periodo del año pasado, lo que supone un descenso del 82%.

En realidad, el número de compras de casas de segunda mano en Shenzhen ha descendido lentamente desde el pico de enero, con la cifra de julio un 64% menos que en enero. Estas cifras están estrechamente relacionadas con la política oficial de precios orientativos para las viviendas de segunda mano en Shenzhen publicada en febrero.

Un gran número de casas en venta

Según el inventario de viviendas usadas, Suzhou, Lian Jia tiene más de 100.000 unidades, y la presión del inventario es significativa. De marzo a junio, el volumen semanal de transacciones ronda las 1.000 unidades. En la primera semana de julio se vendieron menos de 1.000 unidades, lo que supone un descenso respecto al mes anterior.

El mercado inmobiliario en varios distritos escolares de la capital de Pekín, así como en Shenzhen, ha comenzado a deteriorarse.

En ciudades como Meizhou, Lianjiang, Luoyang y Fangchenggang, Harbin, Shenyang, Hohhot, Changchun y Taiyuan, Zhengzhou, Kunming y Tianjin, hay muchas casas nuevas.

Según Secretchina, en Harbin se venden 101.477 casas usadas, en Shenyang 155.250 casas usadas, en Changchun 80.863 casas antiguas y en Qingdao 94.367 casas usadas.

Plan de rescate

Las autoridades de Pekín han puesto en marcha políticas como la de corregir el bombo de las “viviendas escolares”, la de controlar estrictamente el flujo de dinero ilegal en el mercado inmobiliario, la de impedir los falsos divorcios como estratagema para la compra de viviendas y la de endurecer el crédito para las viviendas usadas.

En consecuencia, han aparecido inmuebles inacabados por toda China, especialmente proyectos a nombre de inversores inmobiliarios con deudas acumuladas.

El 11 de octubre, según informan los medios de comunicación de China continental, Harbin, la capital de la provincia de Heilongjiang, emitió un documento en el que se dice que las personas que cumplan los requisitos pueden obtener hasta 15.500 dólares de subsidio de vivienda para comprar su primera casa. Además, también han flexibilizado la subvención para la vivienda usada.

La Oficina de Desarrollo Urbano y Rural y de Vivienda de Harbin, la Oficina de Planificación Natural, la Oficina de Finanzas y otros nueve departamentos emitieron conjuntamente el “Dictamen de Implementación sobre la Promoción del Desarrollo Estable y Saludable” del mercado inmobiliario, que se aplicará en octubre.

Según el documento, la compra de una vivienda está subvencionada. Se pagará una vez en efectivo una beca de doctorado a tiempo completo de 15.500 dólares, un presupuesto de máster de 7.800 dólares, un subsidio de 4.700 dólares para los estudiantes de grado y un estipendio de 3.100 dólares para los estudiantes universitarios y técnicos. Además, los no residentes en Harbin recibirán una subvención de 1.600 dólares por su primera vivienda.

Presión sobre la economía

Según Yan Yuejin, director de investigación del Think Tank Center del Instituto de Investigación E-House de Shanghái, los conflictos actuales en el mercado inmobiliario de muchas ciudades del país han pasado de calentarse a sobrecalentarse, y han surgido nuevos riesgos, incluidos los financieros para las empresas inmobiliarias. Esta política refleja las presiones actuales a las que se enfrentan las empresas inmobiliarias, como la presión de liquidez, las presiones fiscales y de gastos diversos, y la presión para vender proyectos.

En los últimos años, muchas empresas inmobiliarias importantes de “altos ingresos” se han trasladado a ciudades de nivel 3 y 4, según Zhang Dawei, analista jefe de Centaline Property, que declaró al medio oficial “China Securities Journal”.

El flujo de caja se ve restringido a medida que el crédito se hace más estricto. Dado que el flujo de caja es más vital para estas grandes empresas inmobiliarias que los beneficios, eliminan rápidamente los fondos a través de bajadas de precios.

Además, muchos analistas han rebajado sus previsiones de crecimiento del PIB chino para este año debido al enfriamiento del mercado inmobiliario y a la expansión de la emisión de deuda entre los promotores inmobiliarios.

Emma Wilson– BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.