Redacción BLes– El Consejo de Estado de China citó al Ministerio de Industria y Tecnología de la Información, diciendo que “China ha sido el mayor mercado mundial de robots industriales durante ocho años consecutivos. En 2020, la densidad de robots de fabricación, una métrica utilizada para medir el nivel de automatización de un país, alcanzó 246 unidades por cada 10.000 personas en China, casi el doble de la media mundial”.

En la industria mundial de robots industriales, ABB de Suiza, KUKA de Alemania, Fanuc de Japón y Yaskawa Electric son los más famosos. Son las llamadas “cuatro grandes familias” de robots industriales.

Sin embargo, China tiene poco poder de fijación de precios porque sus tecnologías clave están en manos de otros países.

Según el artículo de Baidu, el sistema de control, el reductor y el servosistema son los tres componentes principales de la cadena industrial de los robots. El informe señala que el coste de estos tres componentes principales representa alrededor del 70% del coste total de los robots industriales.

Entre ellos, la tasa de localización de los reductores de precisión necesarios para los robots industriales es inferior al 30%, y el 85% de los reductores están controlados por capital extranjero, especialmente por empresas japonesas. Por ejemplo, las japonesas Nabtesco y Harmonic representan alrededor del 75% del mercado mundial de reductores para robots.

La fabricación de reductores de precisión requiere una importante inversión y presenta grandes dificultades técnicas y barreras técnicas muy elevadas. Por ello, en el ámbito de los robots industriales, China casi no tiene poder de fijación de precios.

Además, la cuota de mercado de alrededor del 70% de los servomotores y más del 80% de los controladores en el mercado nacional de robots industriales también está en manos de las “cuatro grandes familias”. Al igual que Tesla, si las empresas chinas quieren mejores servicios, tienen que comprar el “paquete” de servicios de otros y pagar más.

En un comentario de febrero, el medio de comunicación financiero chino Huashang Taolue dijo que la mayor razón por la que los robots chinos son inferiores a los de otros países es la “brecha algorítmica” en el sistema de control central.

Como “cerebro” de un robot industrial, el controlador del núcleo afecta a la estabilidad y precisión de la máquina. El sistema compuesto por algoritmos equivale al lenguaje, que transmite las ideas del “cerebro”. Las empresas chinas pueden comprar software de las “cuatro grandes familias”, pero sus algoritmos centrales nunca se filtran.

Debido a que no se domina el núcleo del algoritmo, los indicadores clave como la estabilidad, la tasa de fallos y la facilidad de uso de los robots industriales nacionales presentan importantes deficiencias. Los robots no pueden completar con precisión algunas acciones complejas.

El “cerebro” doméstico tiene desventajas evidentes en comparación con los equipos de las “cuatro grandes familias”. El artículo citaba a Zhou Chao, socio técnico de Shenyang Thunderbolt Technology, diciendo que más de un centenar de equipos de las “cuatro familias” en la fábrica pueden averiarse unas pocas veces al año. Pero, si utilizamos robots domésticos, la tasa de fallos puede ser varias veces superior a la de los demás.

Los datos muestran que en el mercado de robots industriales de China en 2020, los fabricantes de robots extranjeros siguen ocupando el 47% de la cuota, de los cuales las “cuatro grandes familias” ocupan el 28% del mercado. El resto se divide entre Epson, Mitsubishi, Yamaha y otros.

Redacción BLes

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.