Redacción BLes – Un ejecutivo del programa chino Zoom fue acusado por el Departamento de Justicia de EE. UU. de haber coordinado con el régimen chino para censurar reuniones sobre temas políticos y religiosos de usuarios en suelo estadounidense, reportó Washington Examiner.

El ejecutivo de Zoom, Xinjiang Jin que trabaja desde China continental coordinó con el Ministerio de Seguridad Pública de China para espiar, recolectar información de usuarios fuera de China y hasta cancelar reuniones de tópicos que el régimen comunista considera ‘sensibles’ como la Masacre de Tiananmen.

En junio de 1989, después de meses de protestas en la plaza Tiananmen en Beijing de estudiantes universitarios que pedían la abolición del sistema de gobierno comunista debido a la corrupción y crisis financiera del país, el Partido Comunista Chino, liderado por Deng Xiaoping, declaró la ley marcial, y en respuesta a los pedidos de democracia, envió tanques militares a literalmente aplastar a los estudiantes.

Jiang Zemin, el ideólogo detrás de la medida, fue luego elegido para ser el líder del Partido como recompensa por sus acciones. Años después fue él mismo quien lanzó una campaña genocida contra 100 millones de practicantes de Falun Dafa, la cual continúa hoy en día.

Si bien en respuesta a la violencia desmedida del régimen Europa y EE. UU. impusieron sanciones económicas sobre China, el régimen chino nunca fue juzgado enteramente por este acto perverso, a pesar de que en su momento occidentales y algunos chinos que fueron testigos de la masacre, lograron publicar algunas fotos de pedazos de cuerpos tirando en la plaza.

Según el comunicado del Departamento de Justicia, Jin “respondía a las solicitudes de información del gobierno de la RPC y de terminar las reuniones de vídeo alojadas en la plataforma de comunicaciones de vídeo de la Compañía-1 [Zoom].”

Además “Jin y otros terminaron por lo menos cuatro videoconferencias organizadas en las redes de la Compañía-1 para conmemorar el trigésimo primer aniversario de la masacre de la Plaza de Tiananmen, la mayoría de las cuales fueron organizadas y a las que asistieron participantes de los Estados Unidos, como los disidentes que participaron y sobrevivido a las protestas de 1989”, dice el comunicado.

Le recomendamos:

Desde que Trump asumió como presidente, este tipo de casos se ha visto con mucha frecuencia, gracias a la determinación del presidente de ponerle fin a la hegemonía de la dictadura comunista que previamente cometía maldades desenfrenadamente ante el silencio e inacción de Occidente.

Empresas chinas como Tik Tok, Huawei, etc., también han sido sometidas a un intenso escrutinio alrededor del mundo debido a que el PCCh las ha usado para llevar a cabo sus operaciones de espionaje en Occidente bajo el disfraz de empresas privadas.

El modus operandi del ejecutivo chino para cancelar las reuniones era difamar a los usuarios fabricando evidencia falsa, acusándolos de ‘terroristas’, o de distribuir pornografía infantil, y en el mismo esfuerzo recolectaba su información personal para el régimen chino, quien a su vez amenazaba e intimidaba a sus familiares en China continental para silenciarlos.

“Zoom se dedica al intercambio libre y abierto de ideas y apoya el compromiso del gobierno de EE. UU. de proteger los intereses americanos de la influencia extranjera”, dijo la vocera de Zoom al Washington Examiner.

Sin embargo, como lo señaló el fiscal general adjunto de seguridad nacional, John Demers: “Ninguna empresa con intereses comerciales significativos en China es inmune al poder coercitivo del Partido Comunista Chino.” Quien agregó: “El Partido Comunista Chino usará a los que estén a su alcance para minar el árbol de la libertad, sofocando la libertad de expresión en China, Estados Unidos y otros lugares sobre la represión del Partido al pueblo chino”.  

Álvaro Colombres Garmendia – BLes