Redacción BLesZunzi es un reconocido caricaturista político de Hong Kong, sus obras han marcado durante décadas una fuerte crítica contra el autoritarismo del régimen comunista chino. Recientemente ha recibido una advertencia formal por parte de las fuerzas policiales, que lo acusaron de “intentar dañar la imagen” de la institución.

Aunque siempre con mesura, Wong Kee-kwan, quien trabaja bajo el seudónimo de Zunzi, ha logrado transmitir su descontento con el régimen en varias generaciones y ha sido aceptado por gran parte del público, lo que le permitió publicar sus obras en reconocidos medios locales.

Hong Kong luego de que se impuso la polémica Ley de Seguridad Nacional por parte del régimen chino, ha endurecido notablemente la censura y la persecución a académicos, periodistas, políticos y artistas que se oponen al Partido Comunista Chino (PCCh) y a su aparato de represión. 

Las caricaturas de Zunzi pareciera que pasaron a estar señaladas por el régimen, ¿Podría resultar en un nuevo capítulo de censura y persecución?.

¿Qué fue lo que enfadó a la policía de Hong Kong?

El caricaturista publicó en el medio Ming Pao el martes 11 de octubre una ilustración que mostraba a la policía antidisturbios arribando a una escuela, donde se puede ver a uno de ellos preguntando a una mujer con anteojos:

“¿Qué cosas malas han hecho los estudiantes hoy, directora Chan?” 

La mujer le responde enumerando las supuestas “infracciones” cometidas por los estudiantes: 

“Usar lenguaje obsceno, robar un borrador, llevar un bolígrafo láser y responderle a la maestra”

En cualquier país “normal” esta caricatura representa un simple acto de libertad de expresión en el que se puede evidenciar cierto desacuerdo con el sistema policial. 

Pero bajo la órbita del PCCh esto puede significar un “acto de rebeldía” contra el sistema, lo cual habitualmente se paga con una feroz persecución, que en muchos casos termina con gente en prisión, torturada e incluso asesinada o desaparecida. 

Según reportaron los medios locales, en una carta a Lau Chung Yeung, el editor en jefe ejecutivo del periódico, el Comisionado Adjunto de Policía Joe Chan escribió que temía que el contenido de la caricatura pudiera generar malentendidos entre los lectores respecto a la actitud de la policía en asuntos escolares.

Chan además, habría hecho referencia a que los lectores podrían establecer paralelismos entre la caricatura y un incidente reciente en una escuela de Tsuen Wan, en la que 14 estudiantes fueron suspendidos de clase durante tres días luego de ser acusados ​​de faltar a una ceremonia de izamiento de la bandera.

La carta asegura que las descripciones de la ilustración “son falsas” lo que podría llevar a malinterpretar el trabajo policial y dañar su reputación.

Luego de recibir la carta, Zunzi aclaró que la caricatura no estaba dirigida a la policía, pero creía que la escuela debería enseñar a los estudiantes tanto como fuera posible y no debería usar métodos de alta represivos para lidiar con eso.

Varios caricaturistas políticos se han ido de Hong Kong en los últimos meses, y muchos citan preocupaciones sobre la libertad artística en la ciudad. Hong Kong Worker, Vawongsir y Ah To, cuyo trabajo también se publicó en Ming Pao, anunciaron su partida a principios de este año.

Estos nombres son solo una muestra de la gran cantidad de artistas que han sufrido durante los últimos meses una feroz persecución. En muchos el hostigamiento contra las expresiones de libertad comenzó con una simple carta, como es el reciente caso de Zunzi, pero siguió con detenciones arbitrarias, “visitas” policiales y allanamientos.

Ley de Seguridad Nacional y censura

Bajo el lema de “un país dos sistemas”, Hong Kong ha gozado de cierta autonomía respecto al régimen comunista desde 1997. Pero en la última década el PCCh ha hecho todo lo posible por penetrar en la isla y poco a poco limitar las libertades democráticas que gozaba el pueblo hongkonés.

Así comenzaron las importantes manifestaciones que reclamaban ante las polémicas leyes que intentaba imponer el régimen comunista a través de los gobernantes hongkoneses, para “legalizar” la intromisión del régimen en distintas cuestiones afectando las libertades de los ciudadanos.

Los enfrentamientos entre la policía y los activistas se volvieron cada vez más violentos, dejando un importante saldo de muertos y heridos.

La legislatura del régimen chino aprobó en junio de 2020 la llamada “ley de seguridad nacional” para Hong Kong. La legislación permite al gobierno central de Beijing establecer una oficina de seguridad nacional en Hong Kong, cuya labor es confrontar la “subversión al poder estatal, el terrorismo, el separatismo y las conspiraciones con fuerzas extranjeras”. 

La medida logró hacer legal la intromisión del régimen comunista chino en los asuntos internos de la ciudad isleña, a fin de controlar bajo su órbita toda disidencia política que se geste en el territorio. Esto marcó el fin absoluto de las libertades democráticas de Hong Kong.

Como era de esperar el régimen chino utilizó la Ley de Seguridad Nacional como herramienta legal para perseguir y eliminar por completo a los medios de comunicación opositores y a periodistas independientes que criticaban las políticas represivas del PCCh y sus cómplices dentro de Hong Kong. 

El régimen comunista actuó sin descaro para eliminar por completo incluso a los principales medios de comunicación opositores.

Tal es el caso del medio anti comunista Apple Daily, cuyo fundador Jimmy Lai, un líder pro democracia fue encarcelado junto a otros activistas de Derechos Humanos y directivos del periódico durante el año 2021.

La junta directiva del Apple Daily, tras las detenciones de varios de sus líderes incluido su fundador Jimmy Lai, el 24 de junio de 2021 anunció que dejaría de publicar tanto su edición impresa como la versión digital del periódico anti comunista, según un comunicado oficial de la compañía.

El propio Zunzi trabajó en el Apple Daily, por lo que el reciente “llamado de atención” que recibió sobre su trabajo, inevitablemente trae a la memoria a esos oscuros días en que el autoritarismo ganó sobre la libertad de expresión y el régimen silenció las voces de medios y periodistas disidentes. 

Andrés Vacca –Redacción BLes

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.