Redacción BLes – Desde que el Partido Comunista Chino tomó el poder por la fuerza en 1949, todas las religiones y creencias espirituales fueron uno de sus principales blancos de represión.

En su obsesión por romper con la tradición del pueblo chino basada en la fe e imponer el ateísmo, el PCCh no titubeó en acudir a la violencia, el terror y el asesinato.

El catolicismo no fue la excepción.

En 1952, el régimen comunista de Mao Zedong expulsó a los misioneros cristianos y restringió la propagación del cristianismo por todo el territorio nacional.

Bajo el argumento de que “la religión es el opio de los pueblos”, Mao mandó a destruir templos e iglesias, asesinó a sus dirigentes y quemó las escrituras sagradas.

Posteriormente, el PCCh intervino la iglesia católica dando origen a lo que denominó como Asociación Patriótica Católica China.

Mira el informe completo en el siguiente video

Ad will display in 09 seconds

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.