Redacción BLes – El Partido Comunista Chino (PCCh) se enfrenta actualmente a una situación complicada, desde los ciudadanos comunes hasta los funcionarios del gobierno, que huyen del país.

El magnate de Hong Kong Yuan Gongyi dijo en 2020 que unos 1.000 miembros del PCCh escondidos en Estados Unidos habían solicitado asilo en ese país. En un reciente informe de investigación publicado por AfrAsia Bank en 2019, China encabezó la lista con más millonarios viviendo en otros países.

Hasta ahora, más de 384 millones de chinos han anunciado su retirada del PCCh y de sus organizaciones afiliadas, como delegaciones y equipos, conocidas colectivamente como las tres retiradas.

Los Estados Unidos construyeron un muro para evitar los inmigrantes ilegales, pero el PCCh hizo un muro para evitar que los trabajadores fueran a otros países a trabajar como mano de obra contratada.

La primera oleada de abandonos del PCCh

La Guerra de Corea ocurrió en la década de 1950; es un acontecimiento histórico que el PCCh ocultó y tergiversó y ahora muchos chinos desconocen lo que ocurrió.

El PCCh reescribió la historia de que Corea inició la guerra. Dijeron que Corea del Norte atacó a Corea del Sur en defensa propia. Luego el ejército de Estados Unidos ayudó a Corea del Sur a invadir Corea del Norte. Voluntarios chinos ayudaron a Corea del Norte a luchar en esta guerra que el PCCh llamó de “protección de la patria y defensa del país”.

Sin embargo, hoy en día, los datos históricos demuestran que la Guerra de Corea fue causada por Kim Il Sung que lanzó activamente un ataque bélico para invadir Corea del Sur, provocando que las Naciones Unidas aprobaran una resolución para intervenir. La intervención no estaba dirigida a China en absoluto. Cuando el PCCh afirma que Estados Unidos tiene como objetivo a China, es totalmente falso. El propósito de que el PCCh se uniera a la guerra era mantener la dictadura norcoreana.

Cuando Corea del Sur tomó voluntarios del PCCh como prisioneros de guerra, éstos se negaron a regresar a China. Solo un tercio de los prisioneros de guerra eligió regresar a China, y el resto buscó asilo en Taiwán.

Según estudios e informes posteriores, de los más de 20.000 prisioneros de guerra del Ejército de Voluntarios, más de 14.000 se ofrecieron para quedarse en Taiwán. De estos 14.000, una cuarta parte había trabajado en los organismos militares y políticos del Kuomintang (Partido Nacionalista).

El tercio restante eran directivos del PCCh y soldados del ejército del PCCh. Solo hubo 6.670 soldados que regresaron voluntariamente a China, lo que estaba muy por debajo de las expectativas del PCCh en ese momento.

El pueblo chino está despertando

Incluso durante la Revolución Cultural, muchos chinos huyeron a Hong Kong o emigraron al resto del mundo. Salvo unos pocos que querían buscar una vida mejor, la mayoría quería escapar de la opresión política.

Más de 380 millones de chinos se separaron del PCCh

Muchos chinos han afirmado sentir alivio y una sensación de paz interior tras abandonar el Partido Comunista. La cuestión del cumplimiento de las promesas y el carácter vinculante de los votos han sido siempre una parte importante de la cultura china, pero las personas que abandonan las organizaciones del PCCh suelen sentir una especie de alivio cuando cortan sus vínculos.

Durante la ceremonia de admisión al partido, los miembros deben levantar la mano derecha y jurar “dedicar su vida al partido”, estar “dispuestos a sacrificarlo todo por el partido” y “no traicionar nunca al partido”. Entienden que solo renunciando a las organizaciones del Partido, el Sindicato y el Equipo del PCCh pueden romper el único juramento que han hecho.

El activista democrático Zhang Lin, encarcelado durante 16 años por el PCCh por querer “salvar a China”, desertó con éxito a Estados Unidos.

Zhang dijo: “Supe desde el principio que los miembros del partido tendrían mala suerte porque todos están ayudando a una organización criminal; tarde o temprano, se convertirán en sacrificios para ella”.

Zhang también recordó a los que se habían afiliado al PCCh que debían abandonarlo.

Zheng Cunzhu, un abogado de inmigración en Estados Unidos que en 1989 organizó protestas en su ciudad natal, Hefei, en apoyo de los estudiantes prodemocráticos de la plaza de Tiananmen, también tiene el mismo mensaje para todos los que siguen siendo miembros del PCCh.

“Si se dan cuenta de que este Partido ha roto sus promesas a los chinos y ha mentido, espero que puedan abandonar la organización antes o después”, dijo.

El 23 de julio de 2020, el secretario de Estado de Estados Unidos, Michael Pompeo, llamó a todo el mundo a unirse contra el PCCh, y también expuso la mentira del PCCh que dice representar a 1.400 millones de chinos.

Pompeo prometió que Estados Unidos no se quedaría de brazos cruzados viendo cómo el PCCh secuestra al pueblo chino. Dijo que Estados Unidos lideraría el mundo libre, apoyando firmemente al pueblo chino para acabar juntos con el tiránico PCCh.

Hasta ahora, al menos 28 países se han preparado para redactar una legislación similar a la Ley Magnitsky de Estados Unidos, negando visados y congelando los activos de los perseguidores de los derechos humanos.

La Coalición Internacional por la Libertad se opone totalmente al PCCh y espera que el gobierno de Estados Unidos tome medidas dirigidas directamente al régimen chino.

En la actualidad, el PCCh no permite que los miembros del Partido se salten el muro de seguridad para conectarse a Internet y no permite que los miembros del Partido estén expuestos a las noticias del extranjero.

Emma Wilson – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.