Redacción BLes- Mientras las autoridades de Beijing intentan mantener en secreto los resultados de las pruebas masivas de coronavirus, ya se puede percibir en el ambiente, que próximamente se convertirá en una ciudad confinada al estilo Shanghái, considerando que desde el 29 de abril los funcionarios de salud comenzaron a cerrar negocios, a poner en cuarentena, aéreas residenciales y a cerrar las escuelas, indefinidamente.

Beijing, comenzó a realizar pruebas masivas a millones de sus residentes. Sin embargo, algunos aseguran que el número de casos sigue siendo bajo y que el brote todavía es manejable, pero las autoridades se han movido velozmente  para imponer restricciones.

La Oficina de Educación de la ciudad ordenó que todas las escuelas terminen las clases a partir del 29 de abril y no determinó cuándo se reanudarían, tampoco informó si habría clases online o qué pasaría con los exámenes, de acuerdo a VOA News.

Aproximadamente, la ola actual de coronavirus es de 150 infecciones, con un tercio de los casos provenientes de las escuelas del distrito de Chaoyang, 

También el 28 de abril, ordenaron cerrar dos complejos de viviendas en el distrito Chaoyang al igual que algunas clínicas y negocios. Aparecieron letreros fuera de los recintos que decían “Solo entrada, sin salida”, informó Reuters.

Las personas que estuvieron en áreas declaradas por las autoridades como “en riesgo” han recibido mensajes de texto diciéndoles que se queden quietos y aislados en sus casa hasta que obtengan los resultados de sus pruebas.

“Si viola los requisitos anteriores y hace que la epidemia se propague, asumirá la responsabilidad legal”, dice un cartel en una tienda de alimentos.

Joanna Szklarska, ciudadana polaca, de 51 años, fue enviada a un hotel de cuarentena como contacto cercano, pero el lugar solo tenía una cama, que debía compartir con  su vecina. Como Szklarska se negó a compartir la habitación la enviaron de regreso a casa, donde las autoridades instalaron una alarma en la puerta principal. Luego la llevaron de nuevo al hotel, donde ahora tiene su propia habitación.

“Nada tiene sentido aquí”, dijo Szklarska.

Las restricciones aumentarán a partir del 2 de mayo, en una parte del distrito al sur del área comercial principal, todos los restaurantes, lugares de entretenimiento, gimnasios y negocios no esenciales cerrarán e informaron que los residentes deberán trabajar desde casa y mantenerse en cuarentena, según CNBC.

En el distrito Chaoyang de Beijing, comenzó la última de tres rondas de pruebas de detección el 29 de abril, entre sus 3,5 millones de residentes. La mayoría de los otros distritos deben realizar su tercera ronda de pruebas el 30 de abril, comunicó Reuters

Los anuncios de cierres en Beijing y de pruebas masivas llevaron a los ciudadanos a apresurarse a abastecerse de alimentos y suministros, luego de los problemas de Shanghái, donde los residentes no tuvieron acceso a alimentos durante el confinamiento, reportó AP.

Las demanda aumentó repentinamente y los residentes de la ciudad comparten la listas en internet de lo que deben almacenar.

Al parecer, el partido comunista chino está actuando en silencio y no pretende que Beijing sea confinado como  Shanghái porque esto podría desatar el terror absoluto en otras ciudades chinas, ahuyentar a los inversores extranjeros y arruinar las esperanzas de China de alcanzar sus objetivos de crecimiento para 2022 y antes de su próximo 20º Congreso, según informó The Diplomat.

Actualmente, en Beijing viven 343 millones de personas, que experimentan importantes restricciones de movilidad y representan el 80% de la producción económica de China, comunicó Reuters.

Por Romina García – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.