Redacción BLes – La destrucción de la tradición milenaria China, tiene sus orígenes en Sun Yat Sen, primer presidente de la República China y fundador del Kuomintang, quién había dicho: ”La revolución bolchevique es una lucha nacionalista. No sabíamos que Rusia estaba luchando por el nacionalismo. Además, el comunismo de su etapa inicial concuerda con nuestro Principio de Vida del Pueblo”.

En una etapa anterior a ello, Karl Marx, en sus comentarios sobre China, hablaría del nacionalismo desarrollista, que se convirtió en el fundamento de la acción del partido comunista (PCCh) desde sus inicios, cuando Mao Tsé Tung, promulgó  su tésis de acabar con  imperialismo Occidental pero dejar intacto el capitalismo chino.

 Consolidado como economía básica, a través del principio leninista de la “táctica”, con su máxima de, “dos pasos atrás, un paso adelante”, por eso, el desarrollo ulterior de  la “revolución cultural”, y el “gran salto adelante”,  de Mao Tsé Tung.

Hu Ping, editor en jefe honorario de la revista en línea, Beijing Spring, dijo a la edición china de The Epoch Time que, “desde su apertura el partido comunista chino (PCCh) ha adoptado el enfoque del capitalismo”.

Y agregó: “Jiang Zemin permitió que los capitalistas se unieran al Partido. ¿No es extraño? Pregunta Hu Ping, y continua. Se suponía que el comunismo eliminaría la burguesía”, asegura. 

Sin embargo, más adelante Hu cita nuevamente a Jiang Zemin para aclarar el punto:”El capitalismo adoptó la filosofía de  absorber excelentes cantidades de los sectores privados en el Partido”. dijo Zemin.

Y esto explica, la fundamentación de la tésis de Xi Jinping, “de prosperidad común”,  que obliga a los hombres de negocios chinos so pena de excomunión, a aportar millones de dólares para  la infiltración comunista en Occidente. 

Relacionado con esta tésis, el editor del Beijing Spring, dijo: ”Al enfrentar dificultades económicas, Xi Jinping explotó la llamada prosperidad común para acosar a los sectores privados…,y comenta Hu. “Esto fue lo que Xi llamó una filosofía de desarrollo centrada en las personas”, termina diciendo.

Este es el fundamento de la llamada ola de caridad social desde que el sector privado inundó las arcas del PCCh, cuando por ejemplo, la estadounidense Tencent promovió un fondo de ayuda de 7,8 millones de dólares, a las víctimas de las inundaciones en Shanxi.

Y gigantes chinos como Ant, o Byte Dance, donaron al mismo fondo 47 millones de dólares. Hace poco, el desarrollador de propiedad privada, Wanda Group, anunció que sus altos ejecutivos se moverían en coches con banderas rojas del Partido.

Jack Ma, un capitalista rojo y fundador de Alibaba, nos cuenta una historia de amor.

Este empresario, que ha perdido mucho dinero por el mecanismo de “prosperidad común”, mantiene una actitud devota ante el capitalismo rojo.

Sin embargo, confesó a Fortune Life, sobre la vida Shao Yibo: ”Es un niño prodigio, es decir, un genio, especialmente en el campo del comercio electrónico en Internet. Solo he logrado el éxito de hoy pisándole los hombros a este genio”.

Shao Yibo, es considerado un genio chino que ganó la primera beca completa para estudiar en Harvard, y cuando la obtuvo comentó: ”Solicité ingreso a Harvard en 1990, mis compañeros y maestros pensaron que era imposible”, dijo.

Desde muy pequeño, Yibo fue introducido por su padre en las matemáticas, entonces, cuando tenía 11 años ganó la copa de oro de Hua Luogeng,  en la primera competencia de matemáticas junior.

Ya en Estados Unidos, fue captado por dos consultoras, McKinsey, y  Boston, y finalmente escogió trabajar para esta última. Luego, volvió a Shanghái cuando se enamoró de la taiwanesa, Bao Jiaxin, conocida en los ambientes de Harvard como: “Little English Witch”, por uno de los títulos de una novela suya.

Bao Jiaxin, es otra estudiante records, que salió de Taiwán a educarse en los Estados Unidos, y allí, después de algunos avatares conoció al jóven Shao Yibo y se enamoró de él. 

Más tarde, ella decidió volver a la República de China, y él renunció por amor a 200 mil dólares de salario mensual en la consultora Boston, y  decidió asentarse en la Repùblica Popular de China, en Shanghái, para estar cerca de ella.

Esta historia de amor dentro del capitalismo rojo de China, protagonizada por el genio Shao Yibo, y por la escritora, Bao Jiaxin, conecta el entramado nacionalista chino y el capitalismo rojo. donde lo seguro es que ambos acabaron con milenios de tradición.  

Por su parte, el diario estatal, Xinhua Financial, alegó en su momento que 30 empresarios afiliados al PCCh habían visitado el salón de la legislatura, para recibir una lección de filosofía sobre prosperidad común de Xi Jinping.

Por José Rangel – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.