Redacción BLesBeijing inició el sábado 7 de mayo una nueva ronda de pruebas de Covid. La capital china pretende evitar que se repita el destino de Shanghái.

Según Voice of America, Beijing inició la nueva campaña realizando pruebas de detección de ácido nucleico a todos los empleados de la ciudad.

Beijing también cerró más estaciones de metro y detuvo más rutas de autobús. Así, se han cerrado más de 60 estaciones de metro y se han suspendido más de 100 líneas de autobús.

Muchos distritos de Beijing han prohibido sus restaurantes, salas de exposiciones, zoológicos y lugares turísticos.

Algunos lugares públicos exigen un certificado de prueba de ácido nucleico negativo.

Reuters informó de que Beijing lanzó la primera de tres nuevas rondas de pruebas diarias en cinco distritos, incluido Chaoyang, sede de embajadas y grandes oficinas.

Los funcionarios de Beijing han descubierto las principales cadenas de transmisión del Covid, pero siguen creyendo que hay fuentes de infección ocultas en la sociedad. Por ello, no pueden bajar la guardia.

En una conferencia de prensa celebrada el sábado, Pang Xinghuo, subdirector del Centro Municipal de Control y Prevención de Enfermedades de Beijing, declaró que el viernes se registraron 45 nuevos casos de Covid-19, frente a los 55 del día anterior.

El funcionario añadió que actualmente hay 20 zonas de alto riesgo y 34 de riesgo medio en la capital.

Aunque el número de nuevas infecciones en Beijing es menor que una fracción de las de Shanghái, las autoridades de la capital siguen preocupadas por un posible aumento explosivo de casos en la ciudad. Por ello, han aislado a los pacientes positivos lo antes posible.

Según la VOA, con la nueva campaña, Beijing pretende evitar los errores de Shanghái y verse obligada a un confinamiento total.

Más de un mes después de que Shanghái impusiera medidas de confinamiento en toda la ciudad, la gran mayoría de los 25 millones de residentes permanecen en sus casas o tienen severas restricciones para salir, a pesar de algunos signos de breve desregulación en varias zonas.

Las draconianas medidas de contención en Shanghái han provocado quejas y protestas en las redes sociales chinas. Muchos habitantes del centro financiero de China han lamentado la falta de comida y bebida, la falta de acceso a la atención médica, el fuerte descenso de los ingresos y la congestión de los centros de aislamiento y las malas condiciones sanitarias.

En algunos barrios de Shanghái, la epidemia se ha frenado y se ha permitido a la gente salir de sus casas para comprar comida, tomar el sol y respirar, pero básicamente están confinados en sus barrios.

El gobierno municipal de Shanghái anunció que los nuevos casos de Covid en esa ciudad han disminuido durante ocho días consecutivos.

Redacción BLes

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.