Redacción BLes- El vocero del Ministerio de Defensa chino, Wu Qian, respondiendo a preguntas sobre la reciente actividad militar china sobre el espacio aéreo de Taiwán dijo que la independencia de Taiwán “significa guerra” reafirmando la ambición del PCCh de anexar la isla a su territorio, reportó Fox News.

El domingo 25 de enero, China envió decenas de aviones de caza y bombarderos militares a sobrevolar el territorio aéreo de Taiwán intentando intimidar a la isla y asimismo probando la respuesta de Estados Unidos con su nueva administración.

Según Reuters, el PCCh argumentó sus acciones diciendo que el gobierno de Taiwán está buscando una declaración de independencia formal, aunque la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, ha dicho en repetidas ocasiones que ya es un país independiente llamado República de China.

“Las actividades militares llevadas a cabo por el Ejército Popular de Liberación chino en el Estrecho de Taiwán son acciones necesarias para hacer frente a la actual situación de seguridad en el Estrecho de Taiwán y para salvaguardar la soberanía y la seguridad nacionales”, dijo Wu Qian.

Taiwán respondió enviando aviones de cazas, emitiendo avisos por radio y “desplegando sistemas de misiles de defensa aérea para vigilar la actividad”.

El PCCh declaró en reiteradas ocasiones su ambición de unificar nuevamente la isla al territorio chino, pero ha encontrado una fuerte resistencia de la comunidad internacional.

Especialmente durante la administración Trump, viejas alianzas militares como ANZUS (Australia, Nueva Zelanda y Estados Unidos) como también nuevas alianzas más recientes (Japón, Corea del Sur, India) han reafirmado su oposición a la creciente amenaza china.

El PCCh también reclama soberanía sobre gran parte del Mar Sur de China en aguas internacionales que son territorios de otros países del sudeste asiático.

Estados Unidos sigue siendo aliado de Taiwán

El vocero del Departamento de Estado de EE. UU., Ned Price, respondió el mismo día mediante un comunicado de prensa, afirmando la postura estadounidense frente a la actitud bélica de China.

“Instamos a Beijing a que cese su presión militar, diplomática y económica contra Taiwán y, en su lugar, entable un diálogo significativo con los representantes democráticamente elegidos de Taiwán”, decía el comunicado de prensa.

El secretario de Estado de EE. UU., Antony Blinken, dijo en una audiencia de confirmación el martes que “no hay duda” de que China representa la mayor amenaza de cualquier nación para Estados Unidos y que la administración Trump tenía razón en adoptar una postura más dura contra la potencia asiática.

Australia pide moderación y paz

La ministra de Defensa de Australia, Linda Reynolds, también emitió un comunicado el lunes luego de la incursión militar china y dijo:

“El gobierno australiano sigue observando con mucha atención lo que ocurre en el Estrecho de Taiwán. Queremos decir a todas las partes que resuelvan sus disputas de forma pacífica y que lo hagan de acuerdo con el derecho internacional. Y que tengan en cuenta los deseos de la gente de ambos lados del estrecho”.

Taiwán se separó de China durante la guerra civil de 1949 entre el Koumintang, el partido nacionalista que gobernaba y el Partido Comunista Chino que aprovechó las bajas del ejército nacional luego de la guerra contra los invasores japoneses.

Muchos chinos cruzaron el estrecho para refugiarse y escapar del comunismo y establecieron una nación anticomunista.

Desde entonces, a diferencia de China continental, la isla ha conservado gran parte de la cultura tradicional china y ha prosperado notablemente.

Álvaro Colombres Garmendia-BLes.com