Redacción BLes – El gobierno de la provincia de Guandong informó de 11 nuevos casos de COVID19 en la ciudad de Shenzhen. Con el fin de reforzar la política “cero covid”, las autoridades ordenaron un cierre total de algunos distritos, incluido el distrito Huaqiangbei, uno de los más grandes mercados de electrónica del mundo. 

El gobierno local de Shenzhen anunció un cierre total a partir de hoy, lunes 29 de agosto, hasta el 1 de septiembre. El servicio de trenes subterráneos también estará cerrado.

Según reportó Huaqiang Electronics World, los comerciantes del distrito se despertaron el lunes con el aviso de que el área estaría cerrada hasta el jueves. Los empleados y comerciantes deben acatar la orden de trabajar desde casa y someterse a una prueba de ácido nucleico todos los días.

Huaqiangbei Electronics World es un conocido centro comercial de electrónica en China, uno de los más grandes del país. Hay miles de negocios que venden chips, componentes de computadoras, notebooks y otros componentes electrónicos.

La interrupción de las actividades comerciales en Huaqiangbei forma parte de una serie de medidas más amplias que el gobierno de Shenzhen inició este lunes,como el cierre de otros cinco subdistritos en los centros comerciales de Futian y Luohu.

Según Reuters, funcionarios locales confirmaron el cierre total en tres edificios de negocios en el distrito de Huaqianbei, y que nadie tenía permitido ir a su lugar de trabajo, sino que todos debían cumplir la orden de quedarse en casa. Además, afirmaron que el gobierno de Shenzhen cerró 24 estaciones de metro en el distrito de Futian y de Luohu.

En Futian, el gobierno ordenó el cierre total de los cines, bares de karaoke y la cancelación de eventos públicos hasta el 2 de septiembre.

Los cierres prolongados y periódicos, la orden de “quedarse en casa” y la cancelación de los transportes públicos ha perjudicado a Shenzhen, conocida como el nuevo “Silicon Valley” chino. Decenas de start-ups eligieron Shenzhen para el desarrollo de sus negocios y desde el inicio de la pandemia, junto con las medidas de la política cero covid, varias de ellas han estado luchando por sobrevivir. La falta de flujo de efectivo junto con la escasez de los componentes electrónicos necesarios para el armado de los prototipos ha golpeado severamente el crecimiento y desarrollo de los proyectos.

Shenzhen, con una población de casi 18 millones, notificó 11 nuevos casos locales el día 28, de los cuales 2 eran asintomáticos.

Las autoridades locales ordenaron el cierre de todos los comercios de las zonas afectadas, excepto los negocios esenciales, como supermercados, restaurantes y farmacias. Los restaurantes sólo pueden ofrecer comida para llevar, y no pueden recibir a clientes. Una sola persona por hogar puede salir a realizar las compras de comida y medicamentos.

Las pruebas de COVID-19 se han convertido en una nueva rutina para todos los habitantes de Shenzhen, ya que la mayoría de las oficinas gubernamentales y lugares públicos solicitan un test COVID cada 48 horas para poder entrar, o bien cada 24 horas en las zonas consideradas de alto riesgo.

El barrio de Wanxia, un área conocida por brindar alojamiento barato a miles de trabajadores con salarios bajos, como repartidores y peones, fue bloqueado con barricadas como medida de prevención del COVID-19, aunque no se habían registrado oficialmente casos positivos de COVID19.

El cierre total de Shenzhen, ¿un modelo a seguir para toda China?

Con más de 17 millones de habitantes, los cierres de Shenzhen y otras medidas de la política cero covid del Partido Comunista Chino, llevaron a la desesperación extrema a muchos ciudadanos. Sin embargo, para el gobierno, la estrategia llevada a cabo en la ciudad es un “modelo a seguir” para el resto del país.

Desde marzo han circulado videos en redes sociales e Internet que mostraban a ciudadanos agobiados pidiendo alimentos, agua, y medicamentos, rogando que alguien los ayudara para no morir de hambre. 

NTD Televisión informó que el día 20 de marzo algunos residentes salieron a protestar con ollas y cacerolas por la falta de apoyo del gobierno local y la interrupción constante de sus vidas cotidianas debido a la política covid cero. 

Internautas chinos publicaron videos alarmantes que mostraban a personas gritando por comida y agua desde los techos de sus casas. Un video que se hizo viral reveló el momento en que una mujer saltaba al vacío, a la vista de todos sus vecinos. El 23 de marzo, una ciudadana de Shenzhen afirmó a Sound of Hope, un medio chino en el extranjero, que el suicidio de la mujer no identificada se produjo en la noche del 21 de marzo. “Mi marido lo presenció”, dijo, “fue probablemente alrededor de las 10 u 11 de la mañana. Mucha gente se reunió allí después de que se produjera el incidente, y también la policía”.

En este video, se observa un gran número de policías intentando mantener bajo control a un grupo de gente muy enojada que estaba protestando por la muerte de un residente que murió de hambre durante el confinamiento. Se escucha a una mujer que dice: “¡una persona murió de hambre!”. Mientras otro decía: “¡Queremos comer! Nos estamos muriendo de hambre. No tenemos comida”. 

Se escuchan los gritos de la multitud diciendo: “¡No tenemos comida! ¡No tenemos comida!”. 

China reportó 1.696 nuevos contagios por COVID-19 el 28 de agosto, de las cuales 352 fueron sintomáticas y 1.344 asintomáticas, dijo el lunes la Comisión Nacional de Salud.

Sin embargo, según varios expertos en China, Beijing está ocultando el número real de contagios y muertes por COVID19 desde el inicio de la pandemia. 

Gordon Chang, autor y experto en China, dijo en una entrevista con Fox News, que “Las bajas cifras de infecciones y muertes apoyan la narrativa del Partido Comunista, de que sus métodos para hacer frente al coronavirus son superiores a los de Estados Unidos y otros países”, explicó Gordon, que agregó: “Y esto a su vez encaja con su narrativa que su forma de gobernar es superior a la democracia”.

“Estoy seguro de que esas cifras subestiman los casos que se dan en China en este momento”, dijo Chang a Fox News.

“El Partido Comunista está utilizando su estrategia contra el coronavirus para extender su influencia en el mundo”, advirtió, “y eso significa que las infecciones y las muertes son extremadamente políticas en este momento”.

Por Gabriela Serrentino – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.