Redacción BLes – La Ministra de Relaciones Exteriores de Australia, Marise Payne, cuestionó al régimen comunista y a Rusia por “socavar la democracia y crear miedo y división”, en medio de la crisis del virus PCCh.

“Puedo asegurarles que Australia resistirá y contrarrestará los esfuerzos de desinformación”, afirmó la ministra Payne, al aludir también a las retaliaciones que recibe su país por parte del Partido Comunista de China (PCCh), según el medio australiano News del 17 de junio.

“Es preocupante que algunos países estén utilizando la pandemia para socavar la democracia liberal y promover sus propios modelos más autoritarios”, señaló Payne en un discurso en el Colegio de Seguridad Nacional de la Universidad Nacional Australiana.

La ministra y senadora Payne describió la campaña de desinformación como una “infodemia”.

Por su parte, el régimen chino tomó medidas económicas contra Australia en represalia por que este país lideró la exigencia de una investigación por las irregularidades en el manejo de la pandemia del virus PCCh, iniciado en territorio chino.

Las amenazas del régimen chino a Australia incluyen suspender la importación de mineral de hierro por valor de 63.000 millones de dólares e imponer un arancel del 80% a la cebada procedente de este país.

También prohibió la importación de carne de cuatro mataderos australianos, mientras escala sus medidas represivas.

Adicionalmente, el régimen chino trata se disuadir a sus ciudadanos de viajar a Australia, como turistas o como estudiantes, disminuyendo una importante y lucrativa fuente de ingresos para la economía del país.

No obstante, Payne reitera el compromiso de su país con la transparencia y la democracia.

“Hay momentos en los que hay que hacer una diplomacia discreta entre bastidores, pero también hay momentos en los que podemos expresar nuestra preocupación y persuadir a otros de la necesidad de adoptar un curso de acción”, enfatizó Payne.

Australia también firmó una declaración en la que 131 países se referían a la crisis sanitaria mundial generada por el virus PCCh ante la que se estaban “creado condiciones que permiten la difusión de desinformación, noticias falsas y vídeos manipulados para fomentar la violencia y dividir a las comunidades”.

En el mismo sentido, la Comisión Europea manifestó que Rusia y China eran los principales culpables de llevar a cabo campañas de desinformación dirigidas “a socavar el debate democrático y a exacerbar la polarización social, así como a mejorar su propia imagen en el contexto de COVID-19 [virus del PCCh]”, de acuerdo con The Australian.  

En este marco, el medio social Twitter también descubrió más de 32.000 cuentas dependientes de China, Rusia y Turquía, utilizadas para hacerles propaganda. Los sistemas de gobierno de estas naciones son considerados autoritarios y represivos.

José Ignacio Hermosa – BLes

Te puede interesar: Vamos a devolver el poder al pueblo’ – ¿Fue Trump un elegido de Dios [Parte 2]

videoinfo__video2.bles.com||2468c6c6f__

Ad will display in 09 seconds