Redacción BLes– El Ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, Heiko Maas, comunicó que su país suspenderá el acuerdo de extradición con Hong Kong, por considerar una violación a los derechos humanos el aplazamiento de las elecciones por un año.

“La decisión del gobierno de Hong Kong de descalificar a una docena de candidatos de la oposición para las elecciones, y posponer las elecciones a la legislatura es otra violación de los derechos de los ciudadanos de Hong Kong”, dijo Maas, según informó el 31 de julio la agencia Reuters. 

Por su parte, la líder del régimen chino en Hong Kong, Carrie Lam, confirmó el aplazamiento de las elecciones para miembros de la legislatura de la ciudad, previstas inicialmente para el 6 de septiembre. 

“Hemos dejado claro en repetidas ocasiones nuestra expectativa de que China cumpla con sus obligaciones en virtud del derecho internacional”, afirmó Maas, según el medio alemán Zeit. 

“Esto es lo que el pueblo de Hong Kong tiene derecho a obtener”, agregó.

El Partido Comunista de China (PCCh) ordenó el arresto de seis activistas prodemocracia que se exiliaron, acusados de “incitación a la secesión y cooperación con fuerzas extranjeras”, informó la cadena de televisión estatal china CCTV.

Asimismo, estaría buscando al conocido activista Nathan Law, quien se había refugiado en Reino Unido, a un ex empleado del Consulado Británico, Simon Cheng, y a los activistas Ray Wong, Wayne Chan, Honcques Laus y Samuel Chu.

Como expresión de su apoyo, muchos países rechazaron una ley de seguridad impuesta en junio por el PCCh, que tiende a reprimir la autonomía que disfrutan los hongkoneses, quienes llevan años manifestándose por preservarla.

Alemania ya había sido cuestionada por su inacción al respecto, y su medida se produjo luego de que la Unión Europea solicitara a los Estados miembros que revisaran los acuerdos de extradición con Hong Kong.

En este sentido, el activista hongkonés Ray Wong Toi-yeung, a quien las autoridades alemanas le concedieron el asilo político, expresó su alivio ya que es uno de los requeridos por el PCCh. 

“Poco antes de que hicieran el anuncio, el Ministerio de Asuntos Exteriores alemán se puso en contacto conmigo. Me aseguraron que definitivamente no me deportarían a Hong Kong”, comentó Wong, de acuerdo con South China Morning Post. 

La controvertida ley impuesta por el PCCh, castiga el separatismo, el terrorismo y la cooperación con una potencia extranjera. También permite el despliegue de las fuerzas de seguridad del PCCh en Hong Kong.

Hong Kong fue una colonia del Reino Unido hasta 1997, cuando este la pasó al dominio del régimen chino con el compromiso de que respetara los derechos de que disfrutaban sus habitantes.

No obstante, el PCCh violó el tratado internacional que consagra el acuerdo, imponiendo la legislación interna que cree apropiada para hacerlo. 

La suspensión del acuerdo de extradición anunciado por Berlín se une a las disposiciones similares, tomadas por países que como Estados Unidos, Canadá, Australia y Nueva Zelanda, intentan controlar las agresivas acciones del régimen chino, que preocupan a nivel internacional.

José Hermosa-BLes.com