Redacción BLes – La Revolución Cultural fue un período sangriento caracterizado por la matanza y el sufrimiento. Comenzó en 1966 y fue ejecutado por Mao Zedong para lograr la posesión total del país y establecer el comunismo como poder absoluto.

Si bien la Revolución Cultural se implementó en toda China, la región de Guangxi fue el centro de la masacre, la violencia sexual y el canibalismo. 

Desde hace décadas, el PCCh ha intentado ocultar la verdad y encubrir los crímenes de esta brutal masacre, creando una gran cantidad de material histórico falso. Sin embargo, archivos clasificados obtenidos del mismo Comité Central del PCCh e investigaciones independientes sobre la Revolución Cultural en Guangxi reveló el terrible Holocausto chino, que duró 10 años. 

Los documentos confidenciales develados tienen su origen en una investigación que los líderes del Comité Central del PCCh, la Comisión Central de Control Disciplinario, y el Ministerio de Seguridad Pública tuvieron que realizar, debido a la gran cantidad de reclamos y denuncias presentadas en Beijing por las muertes y desapariciones. La investigación llamada “Manejo del legado”, que duró más de 4 años, obtuvo información directa de los comités del partido de varias localidades, ciudades y provincias.

En la siguiente tabla de análisis puede notarse la gran disparidad de los datos sobre el número de víctimas en los documentos históricos otorgados por el PCCh, en comparación con los archivos confidenciales descubiertos.

Nombre de la provincia

Datos publicados oficialmente

Datos en archivos secretos oficiales

Disparidad en el número de personas

Binyang

37

3951

3914

Lingshan

8

3220

3212

Guixian

3026

3171

145

Lingui

1991

2051

60

Pingle

38

1926

1888

Shanglin

17

1923

1752

Hepu

968

1723

755

Número total de personas

6239

17,965

11,726

 

También, a continuación se muestran estadísticas de víctimas por canibalismo, información que el PCCh negó e intentó ocultar y que surgen de los archivos confidenciales.

Provincia

Registros oficiales

Datos de archivos confidenciales

Wuxuan 

0

75

Lingshan 

0

36

Pubei 

0

35

Shangsi 

0

26

Longan 

0

21

Xincheng

0

14

Wuming 

0

12

Víctimas comidas en Guangxi

0

302

 

Las tablas concluyen que el PCCh intentó eliminar el registro de un total de 11,726 asesinatos y 302 muertes por canibalismo.

El brutal estadio fue planeado por los líderes del PCCh y la mayoría de los asesinatos se ejecutó contra terratenientes, campesinos ricos, contrarrevolucionarios y los hijos de estos. 

En 1968, además, se establecieron comités revolucionarios en varias provincias de Guangxi, dirigidos por Wei Guoqing, líder del comité del PCCh en Guangxi y funcionarios de las fuerzas armadas en nombre de “defender al régimen rojo”, participando directamente en la masacre.

Los archivos secretos explican con detalle los métodos que utilizaron para la matanza: Golpear, ahogar, disparar, apuñalar, cortar, arrastrar hasta la muerte, cortar vivos, aplastar hasta la muerte, enterrarlos vivos, obligar a las personas a ahorcarse, acorralar y matar, arrancar el abdomen y cortar el hígado, etc. 

Además, los asesinos tras la matanza se dividían la propiedad de la víctima, y los alimentos como pollos, patos, cerdos y ovejas, que eran de la familia de la víctima, y se desperdiciaban en fiestas y banquetes.

Los documentos clasificados también reflejan casos de violación, violación en grupo, abuso sexual e incluso humillación y destrucción de cadáveres por violencia sexual. 

El patrón de matar a los padres y violar a las hijas, de los enemigos de clase se normalizó en la Revolución Cultural. Las esposas e hijas eran obligadas a ser esposas de los asesinos. Las niñas eran violadas o violadas en grupo, algunas morían en el momento y otras eran estranguladas hasta la muerte, otras morían cuando les sacaban el hígado, les cortaban los senos y los genitales para consumo. 

Tácticas que usó el PCCh durante la Revolución Cultural y que ahora en los últimos 30 años continúan

El Partido Comunista Chino implementó siempre campañas violentas para “educar” a la sociedad y para no permitir que tenga la libertad de discernir lo correcto de lo incorrecto.

Causar terror en la sociedad fue una de las estrategias más usadas por el PCCh; y para lograrlo masacra en masa a todo aquel que no se somete a sus ideas, acciones u organización, como así también a los que están a favor de la democracia, y estos sangrientos hechos quedan grabados en el común de la gente, y ya nadie se atreve nada.

Por ejemplo, la Masacre de Tiananmén de 1989, fue uno de los hechos más brutales y que hasta el día de hoy causa terror en la población china.

De acuerdo a investigaciones, el Partido Comunista Chino mató alrededor de 10,000 manifestantes pro democracia que protestaban sin armas y la inmensa mayoría de ellos fueron aplastados con tanques en las calles o murieron en los hospitales debido a graves heridas de bala.

Mientras las manifestaciones estudiantiles inundaban el país,  Jiang Zemin, quien logró el puesto de presidente por ser el ideólogo de la masacre y que se encargó de ocultar toda información, envió una carta secreta a Deng Xiaoping, exlíder del PCCh en ese momento, pidiendo que tomará “medidas definitivas” contra los estudiantes; de otra manera, “el Partido y la nación quedarían de rodillas”.

Desde ese día, el pueblo chino se mantuvo en silencio por miedo a las terribles represalias del gobierno chino y tampoco pudieron siquiera conmemorar el fallecimiento de los miles de víctimas.

Otro incidente desenfrenado de violencia masiva y más reciente fue la infiltración del PCCh en Hong Kong con su ley de Seguridad Nacional.

Los derechos humanos, civiles y políticos dejaron de regir en Hong Kong cuando el PCCh impuso, el día 30 de junio de 2020, la severa Ley de Seguridad Nacional para dominar a los ciudadanos de Hong Kong a través de la violencia, la censura y el encarcelamiento.

Cuando los hongkoneses comenzaron a manifestarse en favor de la democracia y los derechos humanos, la policía del PCCh no tardó en reprimir, amenazar, y en llevar a prisión a todo movimiento prodemocrático. En enero de 2021, las autoridades arrestaron a 53 políticos prodemocracia por “subversión” por ser parte de una encuesta de opinión pública solicitando próximas elecciones. También procesaron con graves condenas a varios abogados por defender a activistas prodemocracia. 

El régimen chino desde entonces presiona a los hongkoneses para que expresen públicamente su lealtad al gobierno chino.

Durante las protestas, la represión policial se agravó tanto que en noviembre de 2020, hubo arrestos arbitrarios donde incluso una mujer denunció haber sido violada por la policía y otra haber sido golpeada en el ojo con un objeto contundente. El uso de la fuerza fue desproporcionada y excesiva, golpes con armas de fuego, bastones policiales, gas lacrimógeno y balas de goma disparadas indiscriminadamente.

Al parecer, los vestigios de la Revolución Cultural continúan y no terminarán hasta que el PCCh abandone su naturaleza violenta o definitivamente pierda su poder en China.

Por Romina García – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.