Redacción BLes –Las imágenes de gente escapando de las instalaciones de una fábrica en China semanas atrás recorrieron el mundo. Trabajadores saltando las vallas y huyendo campo a traviesa o caminando al costado de las carreteras para escapar de las penosas condiciones de trabajo y encierro pusieron en la mira a una de las compañías más emblemáticas de estos tiempos, Apple.

El suceso ocurrió en las instalaciones de Foxconn, en Zhengzhou, China, considerada la fábrica de teléfonos móviles iPhone más grande del mundo. Cerca de 200 mil empleados trabajaban confinados en las instalaciones en un esfuerzo por no discontinuar la producción de los teléfonos móviles. La empresa ofreció hasta 55 dólares extras por día para mantener a la gente en sus puestos y evitar que huyan. Sin embargo, no lograron mantener la producción necesaria para cubrir la demanda mundial, por lo que Apple ya anunció que habrá inconvenientes para reponer el stock en algunos lugares.

La compañía de la manzana fue duramente golpeada por las feroces restricciones de la política Cero-Covid impuestas por el régimen chino, y poco a poco empieza a sufrir las consecuencias de confiar las bases de su imperio económico a un sistema totalitario.

Apple aprovechó muy bien durante años las oportunidades que le brindaban una economía china en auge y el alto rédito de utilizar mano de obra barata. La habilidad de combinar el diseño americano con el bajo costo de producción en China, la convirtió en la compañía más valiosa del mundo. En el 2021, el iPhone alcanzó el podio como el smartphone más vendido en China, su segundo mercado más grande después de EEUU. Por supuesto, que una compañía extranjera alcance un objetivo como este no sería posible sin el visto bueno del PCCh.

Tim Cook, el CEO de Apple, firmó en el 2016 un acuerdo secreto con las autoridades chinas que se estima en 275 billones de dólares. Ante las amenazas del régimen chino de implementar una serie de leyes regulatorias que perjudicarían al desempeño de la compañía, Cook accedió a colaborar más estrechamente en el “engrandecimiento del país” comprometiéndose a ayudar a los fabricantes chinos con el desarrollo de tecnologías de fabricación más avanzadas, en la formación de talentos, a utilizar más proveedores chinos, a firmar acuerdos con empresas de software chinas, en desarrollar investigaciones tecnológicas con las universidades del país, etc.

Se lo instó además a colaborar con varias iniciativas públicas del gobierno, como invertir en el negocio de transporte compartido Didi Chuxing de China 1000 millones de dólares.

La nueva era que se abre en China de la mano de Xi Jinping deja grandes incertidumbres sobre el futuro de las relaciones comerciales con las compañías extranjeras asentadas en el país. 

Desde la época del exlíder del PCCh, Deng Xiaoping, el régimen chino utilizó al sistema capitalista, sin dejar las bases rígidas de control desde un partido único, para abrirse paso en el mercado mundial y traer riquezas al país, por lo que ganar dinero fue tarea prioritaria.

Con el 20º Congreso del PCCh de este año, varias medidas políticas sugieren una vuelta a los tiempos de mayor control estatal. Xi Jinping parece haber dejado en claro que las prioridades del partido apuntan a los temas de seguridad y a reforzar la ideología comunista, dejando al aspecto comercial en un segundo plano. La política de Cero Covid, que está haciendo estragos en la economía china, ralentizando las actividades fabriles y paralizando al comercio interno y externo, parece ser un buen ejemplo. Tanto los expertos como las estadísticas sugieren que se estaría usando como herramienta de control política y social, ya que desde el aspecto sanitario carece de bases científicas. 

Estados Unidos reacciona

Apple, en su carrera por obtener mayores beneficios y a la vez complacer a su anfitrión, inició acuerdos comerciales con Yangtze Memory Technologies Company (YMTC), una fábrica de chips subvencionada por el régimen chino, para incluir su chip de memoria en el iPhone. Este chip se vende a un precio más bajo para ganar en el mercado competitivo. Esto le permitiría reducir significativamente sus costos, ya que el chip representa el 25% del costo de material.

Las alarmas saltaron desde el otro lado del océano.

Un análisis realizado en el 2020 por James Mulvenon, Director de Inteligencia de SOS International, muestra cómo YMTC estaría vinculado con el Ejército Popular de Liberación de China. Sus lazos incluyen la participación de altos ejecutivos en el programa de modernización militar de China y una participación en la propiedad de Tsinghua Unigroup, recientemente en bancarrota, que abastecía al ejército chino.

La incorporación de este chip en el iPhone, alentaría a otras empresas americanas a usar este producto, aumentando el riesgo del robo de información personal a millones de americanos y convirtiéndose en un problema de seguridad nacional.

Las pruebas fueron expuestas en el Capitolio, mientras que el representante de EE UU. Michael McCaul y el senador Bill Hagerty pidieron a la secretaría de Comercio Gina Raimondo que agregara a YMTC a la “Lista Negra” de entidades que comprometen la seguridad nacional. Un oficial del departamento de comercio dijo que YMTC podría formar parte de esta lista tan pronto como en los primeros días de diciembre.

En un esfuerzo por implementar un plan B ante las presiones desde ambos lados, Apple inició sus primeros pasos en la descentralización de su producción, apuntando a Vietnam y a India como una buena alternativa.

La fabricación de iPhone 14 en las instalaciones de Foxconn y Wistron en India fue anunciada meses atrás y comenzaría este mes, mientras que Tim Cook ya tiene firmado un acuerdo para construir una nueva fábrica en el norte de Vietnam con capacidad para 30.000 trabajadores. Sin embargo, estos intentos son una gota en el mar comparado con la infraestructura de fábricas y proveedores que trabajan para Apple en China, por lo que escapar de su dependencia al régimen chino es imposible. James Mulvenon dijo:

“Nunca tuvo sentido agrupar toda la cadena de suministro dentro de un país que era la ciberamenaza más potente para Estados Unidos”

Por Michael Mustapich – BLes.com

 

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.