Redacción BLesChina está construyendo más de 100 nuevos silos para misiles balísticos intercontinentales (ICBM) en el desierto noroccidental de la provincia de Gansu, según revela un estudio de imágenes satelitales obtenidas por una organización no gubernamental dedicada a frenar la propagación de armas de destrucción masiva.  

Acorde a lo que informa Breitbart, el Centro de Estudios James Martin de No Proliferación (CNS, por sus siglas en inglés) es la organización que detectó 119 emplazamientos de fabricación distribuidos por al menos tres kilómetros de distancia entre cada uno, cubriendo en total cientos de kilómetros cuadrados cerca de la ciudad china de Yuman.

Jeffrey Lewis del Centro James Martin dijo el pasado miércoles 30 de junio al Foreign Policy, que comenzaron la búsqueda satelital tras el rumor de que China buscaba duplicar su inventario de misiles nucleares, y se encontraron con un impactante número de ellos en construcción en Yumen y en otros lugares, junto con búnkeres de mando subterráneos y otras infraestructuras.

“La escala de la construcción es asombrosa, y China comenzó a construir el sitio hace solo unos meses, en febrero”, señaló Lewis.

El miércoles además el Washington Post, había mencionado en un artículo que la adquisición de más de 100 nuevos silos de misiles, si se completara, ya que se desconoce el número real de nuevos misiles destinados a esos silos, y podrían ser señuelos, algo que el régimen chino a hecho en el pasado, representaría un cambio radical histórico para China, que se cree que hasta ahora, poseía un arsenal relativamente ‘modesto’ de entre 250 y 350 armas nucleares.

Según el estudio, los nuevos silos tienen las dimensiones como para albergar los ICBMs chinos DF-41, un diseño de misil relativamente nuevo capaz de alcanzar EE. UU. con múltiples cabezas nucleares. 

Le recomendamos: Las PRUEBAS que DEMUESTRAN que KENNEDY NO MURIÓ COMO NOS CONTARON

Ad will display in 09 seconds

Al parecer, la estrategia del régimen de utilizar silos vacíos de señuelos, y dejar solo algunos cargados con misiles en un momento dado, sería lo que en tiempos de guerra le dificulta a los adversarios saber a qué silos apuntar. 

Esto sugiere que los nuevos silos de China están pensados para comenzar con un ataque disuasorio contra las potencias occidentales. Incluso los analistas estadounidenses dicen que China también está invirtiendo en lanzadores de misiles móviles que serían difíciles de alcanzar en un ataque preventivo.

Pero Jeffrey Lewis mencionó que incluso si muchos de los silos permanecieran vacíos y fueran utilizados como señuelos, la rápida construcción de instalaciones de lanzamiento que ha logrado China, configura un “desarrollo alarmante”.

El hecho es que aunque EE. UU. y Rusia tienen inventarios de ojivas nucleares mucho más grandes hoy en día, China se está acercando rápidamente al nivel de capacidad que la Unión Soviética (URSS) tenía, durante la Crisis de los Misiles de Cuba de octubre de 1962, un enfrentamiento que podría haber sido ‘apocalíptico’ entre las Rusia y EE. UU., si no hubiesen encontrado una salida con la firma de un tratado. 

Aunque la situación actual, según señala Lewis, es mucho más inquietante que la de Estados Unidos y la URSS durante su largo enfrentamiento, ya que China no ha mostrado ningún interés en unirse a las negociaciones de control de armas.

En ese sentido, representantes estadounidenses republicanos, mediante una reciente carta, expresaron al presidente Biden su preocupación por la rápida acumulación nuclear china, así como por la falta de voluntad del PCCh para comprometerse con EE. UU. a negociar con honestidad el control de armas. 

Los representantes Mike Rogers, Michael McCaul y Devin Nunes, solicitaron que el Biden tome cartas en el asunto y proporcione las estrategias adecuadas para lograr que el régimen chino inicie “negociaciones significativas sobre el control de armas, ya sea bilateral o trilateralmente”.

Siendo que el régimen chino se ha venido negando a “participar en negociaciones de ‘buena fe’ sobre reducción de armas”, a pesar de que China es parte del “Tratado de No Proliferación Nuclear” (TNP), los representantes argumentan que la estrategia debe incluir “el pleno uso de nuestra política diplomática, herramientas militares, de inteligencia y de sanciones”.

Vanesa Catanzaro – BLes.com