Redacción BLes – Desde hace dos meses, el calor extremo y las sequías están asolando intensamente varias regiones de China, entre ellas la región del Río Yangtzé. Según la revista científica New Scientist, las extremas temperaturas del país asiático fueron las más altas en la historia de registros climáticos. 

El clima cálido y la falta de lluvias están impactando seriamente a la economía local, la producción de alimentos, la agricultura y a las industrias. Muchas fábricas tuvieron que suspender sus actividades por los constantes cortes de electricidad y grandes extensiones de cultivos fueron dañadas. Varias ciudades reportaron temperaturas superiores a 40 grados Celsius. En Chongqing, provincia de Sichuan, el 18 de agosto alcanzó los 45 grados Celsius, y recién el 20 de agosto, la temperatura mínima alcanzó los 34,5 grados Celsius, que es el registro más alto de temperaturas mínimas registradas en China durante el mes de agosto.

La cuenca del Río Yangtzé provee a más de 450 millones de personas y a un tercio de los cultivos del país. Aunque se espera que la ola de calor disminuya con el fin del mes de agosto, los agricultores se están enfrentando a grandes pérdidas de cosechas. 

Desde julio, la sequía afectó a más de 800 mil hectáreas de tierras agrícolas en seis provincias, Sichuan, Chongqing, Hubei, Hunan, Jiangxi y Anhui, según informes publicados por el gobierno chino. La escasez de precipitaciones también afectó los tramos inferiores del río Yangtze, incluidas las provincias de Zhejiang y Jiangsu en la costa este. Algunos economistas comentaron que las áreas afectadas pueden llamarse la “cuna de granos” de China, y representan más del 20% del valor total de la producción agrícola del país. Li Zhong, profesor de la City University de Hong Kong que ha estudiado el impacto de cambios climáticos en la agricultura de China, afirmó que los daños en las cosechas y la escasez de agua podrían “extenderse a otros sectores relacionados con la alimentación, lo que provocaría un aumento sustancial de los precios o una crisis alimentaria en el caso más grave”.

El Ministerio de Recursos Hídricos informó que la sequía impactó a 33 millones de mu de tierra cultivable (22.000 metros cuadrados) y a 350.000 cabezas de ganado, sin embargo estas cifras podrían ser mucho mayores.

El 23 de agosto, el Ministerio de Agricultura y Asuntos Rurales de China, el Ministerio de Recursos Hídricos, el Ministerio de Gestión de Emergencias y la Oficina Meteorológica emitieron conjuntamente un aviso de emergencia en el que pedían a los agricultores que cosecharan y almacenaran arroz, tomaran medidas para fortalecer el crecimiento de cereales en el próximas semanas, y solicitaba a los gobiernos locales que hagan todo lo posible para encontrar más fuentes de agua. En las áreas más severamente afectadas, el gobierno les instó a replantar cultivos a finales de otoño como la batata.

Agricultores chinos luchan por sobrevivir

Un experimentado agricultor chino de 68 años, Chen Xiaohua, dijo a Reuters que “este año es más seco que 1960, incluso la temperatura es más alta, y solo podemos salir a trabajar por la mañana, luego del mediodía nos refugiamos en casa, tenemos miedo de salir afuera por el calor”.  La huerta de Chen, situada cerca del río Yangtze y de su afluente, el Longxi, depende normalmente del agua dulce de los arroyos de las montañas, pero ésta se ha reducido a la nada en los últimos días, secando sus principales cultivos, entre los que se encuentra la batata.

Una mujer china de más de 60 años llamada Ye Fa, viaja 7 kilómetros al lago Poyang todas las mañanas y tardes para buscar los pocos peces que quedan en el agua. “El agua solía inundar el terraplén. Pero ahora ya no hay [agua]”, dijo Ye a Reuters. Poyang es el lago más grande de agua dulce de China y recibe los afluentes del río Yangtze durante los veranos. En estos días, el gran lago se ha convertido en tierra seca y el agua que queda forma un reducido estanque de barro.

Otra propietaria de una granja de pollos en Douyin, mostraba a través de las redes sociales el desastre causado por el calor extremo y la pérdida de casi todos sus animales.

Un internauta chino mostró una insólita inundación en el desierto, como consecuencia del agua de deshielo proveniente de la cadena montañosa Kunlun, debido al intenso calor la nieve sobre las montañas se está derritiendo. Otro ciudadano chino de Chongqing subió a Internet un video en el que se ve a una persona cruzando el río Jialing en motocicleta. “No sé [qué está pasando] parece como si la Tierra y el sol se han salido de sus órbitas, el río se secó completamente”, dijo el internauta.

66 ríos de 34 condados de Chongqing, provincia de Sichuan,  se han secado, reportó CCTV, mientras que las precipitaciones disminuyeron un 60% y las tierras de cultivo de varios distritos sufren una grave escasez de humedad.

El Ministerio de Emergencias Públicas informó el 18 de agosto que las altas temperaturas del mes anterior causaron unas pérdidas económicas de 400 millones de dólares, afectando a más de 5,5 millones de personas.

“Es por el cambio climático”

Según la CCTV (canal estatal chino), se desplegaron drones en el cielo de Sichuan para sembrar nubes y provocar lluvias, mientras que en otras regiones a lo largo del río Yangtsé se están movilizando equipos de bomberos para controlar incendios.

Las autoridades chinas atribuyen la sequía y la ola de calor a la crisis climática. Chen Lijuan, jefe de previsión del centro climático nacional del país, describió la semana pasada la ola de calor y la sequía como una “olla a presión”.

“Tenemos que afrontar el hecho de que olas de calor similares ocurrirán con frecuencia en el futuro… se convertirá en la nueva normalidad”, dijo Chen.

La cosecha de arroz  y la de maíz están en grave peligro. “Creo que el mayor impacto de la ola de calor será en la cosecha de arroz: el maíz también tiene problemas, pero no tanto”, dijo Ole Houe, director de servicios de asesoramiento de la correduría agrícola IKON Commodities en Sydney. 

China, el mayor consumidor e importador de arroz en el mundo, importará un récord de 6 millones de toneladas en 2022.

Por Gabriela Serrentino – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.