A medida que el “virus PCCh” se extendió por toda China y el resto del mundo, el régimen comunista demostró su total desprecio por la vida humana.

Mientras que otros países se apresuraron a ofrecer paquetes de ayuda a sus ciudadanos y empresas en apuros, el PCCh no mostró ninguna consideración por el bienestar del pueblo chino, lo que se puede ver en la forma en que ha distribuido los suministros de ayuda, ha manejado las cenizas de los muertos y ha promulgado políticas arriesgadas para estimular la economía.

Suministros de ayuda enviados a funcionarios del Gobierno

Se informó que durante la primera etapa del bloqueo en la provincia de Hubei, las autoridades de la ciudad de Ezhou retuvieron mil toneladas de verduras que la provincia de Guizhou donó a la ciudad en lugar de distribuirlas a sus residentes.

Los funcionarios de Ezhou encargados de la donación dieron algunas de las verduras a sus funcionarios y a la policía, vendieron algunas a precios altos en el mercado y luego dejaron que las restantes se pudrieran en los almacenes.

Según un video publicado en línea el 18 de febrero, la esposa de un oficial de policía de Ezhou mostró las frutas y verduras gratis que les dio el régimen. La familia recibió tanto que le dieron tres cajas a los padres de la esposa. La esposa dijo: “No tenemos elección, se nos ha dado todo. ¿Por qué no es tu marido un funcionario del gobierno?”

Una persona comentó en Internet: “Lo que hay en la casa de un funcionario es comida podrida; lo que hay en las casas de la gente son cadáveres podridos”.

Mala gestión de las cenizas

A partir del 23 de marzo, las funerarias de Wuhan comenzaron a distribuir urnas a las familias de los fallecidos por el virus del PCCh. Sin embargo, muchas personas sospechaban que lo que se les daba no eran las cenizas de sus familiares.

Una mujer dijo que la urna de su madre tenía la hebilla de un cinturón de hombre. Un hombre dijo que la bolsa de cenizas de su padre tenía dentadura postiza de cerámica, pero su padre nunca tuvo dentadura postiza. Otra que recibió cenizas de su madre y su tío dijo que las cenizas de su madre pesaban un kilogramo más que las de su tío, aunque su tío era el doble de pesado.

Subsidio por desastre al estilo del PCCh

A diferencia de otros gobiernos que dieron dinero para ayudar a sus ciudadanos en los momentos difíciles, el PCCh planeó emitir un bono especial de 142.000 millones de dólares  (al menos 1 billón de yuanes) y obligar al pueblo chino a comprar el bono y proporcionar el dinero al régimen.

El PCCh también empujó a las empresas a reanudar la producción ya en febrero, cuando la epidemia todavía estaba muy extendida en China. Luego ordenó a las empresas que depositaran 71.000 dólares (500.000 yuanes) como reserva de contención del virus, que el régimen tomaría si se descubría que un trabajador estaba infectado con el virus o se le ponía en cuarentena.

Mientras el gobierno central presionaba a los gobiernos locales para estimular el consumo, algunos municipios crearon un “fondo de promoción del consumo” reteniendo dinero de los salarios de la gente.

Por ejemplo, en la ciudad de Huaihua, provincia de Hunan, las autoridades dedujeron USD 283 (2.000 yuanes) de los USD367 (2.600 yuanes) de los sueldos de los maestros locales, convirtieron el dinero en “vales de consumo” y los obligaron a gastar los vales antes del 5 de mayo; de lo contrario, perderían su dinero.

En la ciudad de Hangzhou, en la provincia de Zhejiang, en lugar de dar dinero en efectivo, el gobierno emitió cupones de compra, que incluían cupones de USD14 (100 yuanes) con un descuento de USD 3 (20 yuanes), de USD28 (200 yuanes) con un descuento de USD$5 (35 yuanes) y de USD 45 (300 yuanes) con un descuento de USD 6 (45 yuanes). Pero el residente local Qi Huimin dijo a Radio Free Asia, “No es realmente un descuento, porque estás obligado a gastar al menos 100 yuanes para recibir descuentos”.

Otro residente de la ciudad de Jinan, en la provincia de Shandong, dijo: “El gobierno dijo que están dando 20 millones de yuanes en entradas para varias atracciones. Pero cuando fui a un templo local, el cajero me dijo que no aceptaban las entradas del gobierno. Terminé pagando la entrada yo mismo”.

El 12 de abril, los portavoces oficiales del PCCh informaron: “A finales de marzo, el gobierno había entregado 1316 millones de dólares  (9.300 millones de yuanes) en concepto de seguros de desempleo y pagó 283 millones de dólares (2.000 millones de yuanes) en primas de seguro médico para 2,3 millones de trabajadores desempleados. El gobierno también había pagado un total de 58 millones de dólares (410 millones de yuanes) de subsidios únicos a 67.000 trabajadores migrantes desempleados”.

Algunas personas comentaron en Twitter: “Incluso si las cifras son ciertas, considerando los 720 millones de trabajadores que se quedaron encerrados en casa durante la epidemia, los 2,3 millones de trabajadores que obtuvieron el beneficio sólo representaban el 0,32% de la fuerza laboral. Por otro lado, hay 280 millones de trabajadores migrantes en China, y los 67.000 empleados son sólo el 0,0239%”.

Fuente: Minghui.org

Le puede interesar: La estrategia del régimen chino para liderar la economía mundial en medio de la pandemia