Redaccion Bles – El 18 de octubre se celebrará el juicio que puede  determinar la supervivencia de la libertad religiosa en Hong Kong.

Hu Aimin, un hombre de 47 años , fue detenido  por agredir físicamente a tres practicantes de Falun Gong que atendían diferentes puestos callejeros informando sobre la disciplina y la persecución que sufren por parte del PCCH. Además destruyó los puestos y las computadoras de sus víctimas. La agresión ocurrió el 13, 19 y 20 de diciembre del 2020.

En el  juicio que  comenzó el 4 de agosto del 2022, según la revista  especializada en libertad religiosa y derechos humanos Bitter Winter la defensa argumentó que Hu tenía una “excusa legal” para sus crímenes porque Falun Gong es un xie jiao (movimientos religiosos que el PCCh considera hostiles a su estabilidad), y es deber de los ciudadanos chinos patrióticos detenerlo. Más tarde, la defensa anunció una estrategia diferente y que se basaría en la Ley de Seguridad Nacional y en el hecho de que Falun Gong es una organización ilegal y debería prohibirse en Hong Kong. El juez  excluyó  a supuestos testigos expertos que demostrarían la supuesta “maldad” de la disciplina espiritual Falun Gong, pero luego  ante el planteamiento de la Ley de Seguridad Nacional decidió aplazar el caso para consultar al Departamento de Justicia.

En el momento del juicio, un grupo de activistas pro-Beijing gritaban consignas en apoyo al acusado, incluido el miembro del consejo legislativo Tang Ka-piu, quien se dirigió a los manifestantes diciendo que “las acciones de Hu Aimin fueron por la seguridad y la estabilidad del país y de Hong Kong”, exponiendo las presiones del PCCH en el caso.

Los intentos por eliminar los últimos vestigios de libertad y democracia en Hong Kong se aceleran, y los métodos utilizados para perseguir a los practicantes de Falun Gong se asemejan a los usados en China en los comienzos de la persecución, como lo declara la International Society for Human Rights (ISHR):

Paso a paso, la unificación de Hong Kong está avanzando. Hasta hace poco, eran los activistas de derechos civiles y de la oposición los que eran perseguidos en Hong Kong por su trabajo en favor de la libertad y el estado de derecho, pero el PCCh ahora también ha comenzado a atacar masivamente al movimiento de meditación de orientación budista Falun Gong, según la Sociedad Internacional de Derechos Humanos (ISHR). Hubert Körper, portavoz del Comité de Trabajo de ISHR China, teme que el movimiento Falun Gong en Hong Kong pueda enfrentar un destino similar al de los practicantes en China continental”.

La campaña de desprestigio incluye ataques desde los medios de información manejados por el PCCH como el  periodico Ta Kung Pao. Sus varios  artículos acusan a Falun Gong de ir contra las leyes de Hong Kong, incitar el odio, promover el anticomunismo, etc. Las mismas tácticas fueron usadas en 1999 en la ciudad de Tianjin. Los periódicos del PCCH esparcieron falacias para desacreditar la disciplina en todo el país. Tras dicha agresión alrededor de 10000 practicantes de Falun Gong se reunieron el 25 de abril de 1999 frente a la Oficina Central de Peticiones en Beijing (Zhongnanhai)  en forma pacífica y silenciosa para pedir el fin de las difamaciones y la liberación de los practicantes detenidos. Dicho evento fue detonante para el comienzo de una de las persecuciones más sangrientas, siniestras y viles de la historia.

Falun Gong, también conocido como Falun Dafa, es una disciplina milenaria china de la Escuela Buda. Enseña los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia, así como un conjunto de ejercicios de qigong. Según el régimen chino, 70 millones a 100 millones de personas practicaban  la disciplina en 1999, esta popularidad fue vista como una amenaza por el PCCh, lanzando  una brutal campaña de erradicación.

Libertad de prensa vs. Ley de Seguridad Nacional.

Los medios que no están alineados con la narrativa del PCCH  también son víctimas de la violencia. 

La imprenta del periodico Epoch Times en Hong Kong  fue atacada en noviembre del 2019 por cuatro sujetos encapuchados que prendieron fuego a dos de las máquinas. El 12 de abril del 2021 continúan los ataques y destrozan computadoras y equipos de impresión.

Cheryl Ng, portavoz de la edición de Hong Kong, dijo que el ataque era característico del PCCh y tenía el objetivo de silenciar a un medio independiente de informar sobre temas que son tabú para el régimen comunista. Ng, quien condenó el ataque, dijo que era un crimen contra la libertad de expresión de Hong Kong.

Epoch Times se ha caracterizado por ser uno de los pocos periódicos en Hong Kong que denuncia las violaciones de derechos humanos cometidas por el PCCH contra minorías étnicas y grupos religiosos. También ofreció una amplia cobertura sobre el movimiento pro-democracia y la implementación de la Ley de Seguridad Nacional, destacando sus consecuencias adversas contra la libertad de prensa y de la comunidad en general, al igual que Amnesty International, una ONG orientada a la defensa de los derechos humanos.

Como informa Amnesty International hay 10 razones por lo que deberíamos estar preocupados por esta nueva ley.

“Poner en peligro la seguridad nacional” puede significar prácticamente cualquier cosa.

Se ha abusado de la ley desde el primer día

La ley endurece los controles sobre la educación, los periodistas y las redes sociales

Las personas podrían ser llevadas a China continental para juicios injustos

La ley se aplica a todos en el planeta.

Las autoridades investigadoras cuentan con nuevos y amplios poderes

El gobierno chino ahora tiene un brazo de seguridad nacional en Hong Kong

El gobierno de Hong Kong también tiene un nuevo organismo que no está sujeto a supervisión

Las protecciones de los derechos humanos corren el riesgo de ser anuladas

La ley ya ha tenido un efecto paralizador inmediato

Si el 18 de octubre en el juicio contra Hu Aimin, el juez lo declara inocente, implicaría que cualquier ciudadano podría actuar de la misma manera atacando a creyentes. Lo que significa el fin de la libertad religiosa en Hong Kong.

Por Michael Mustapich – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.