Redacción BLes– Zeng Hanxiao, de 26 años, de la ciudad de Guangyuan (Sichuan), se presentó ante el consulado de Estados Unidos en Guangzhou y gritó “Abajo el Partido Comunista” el pasado 9 de abril. Poco después, la policía se acercó y lo detuvo. Zeng filmó todo el proceso y envió las imágenes a otro disidente chino pro-democracia, Wang Jingyu.

Wang publicó en Twitter el 9 de abril el mensaje privado que recibió de Zeng, informando de la detención de éste. Wang calificó a Zeng de héroe anticomunista y expresó su atribución hacia él.

El 8 de abril, Zeng declaró al medio de comunicación en lengua china Da Ji Yuan que el día siguiente sería el último. Quería morir frente al consulado de Estados Unidos, un lugar que representaba la libertad.

Zeng era un ciudadano chino pro-democracia. Era conocido por su apoyo a Wang Jingyu, otro activista anti PCCh de 26 años de Chongqing. La policía china había perseguido a Wang por su apoyo público a los movimientos democráticos de Hong Kong en 2019. Wang huyó con éxito a los Países Bajos en julio del año pasado.

Zeng Hanxiao fue detenido en dos ocasiones, en septiembre del año pasado y en enero de este año. La última detención se produjo el 1 de abril. Contó al medio de comunicación que lo metieron en el Centro de Detención de Guangyuan, donde una mujer policía le quitó la ropa para humillarlo. Durante los cinco días de detención, Zeng acusó de haber sido torturado y ahorcado mientras estaba esposado.

Al volver de la liberación, la supuesta mujer policía le pidió que le informara de sus actividades diarias a ella y a la Oficina de Seguridad Pública una vez a la semana.

Dijo que tenía la intención de permanecer en silencio durante un tiempo. Sin embargo, la policía local irrumpió en su casa el 7 de abril y se llevó a sus padres tras agredirlos físicamente. Recuerda que los policías tiraron del pelo a su madre y abofetearon a su padre en la cara.

Tras reconocer al día siguiente que su abuela había sido enviada a la unidad de cuidados intensivos, Zeng dijo que su vida no tenía sentido. Antes de ir al consulado de Estados Unidos, dijo que no quería seguir viviendo como un animal bajo el abuso del PCCh. Quería ser valiente y luchar de frente.

Al mismo tiempo, también presentó su retirada de los Jóvenes Pioneros del régimen, una organización afiliada al PCCh para niños de entre seis y catorce años en China. Con ello, Zeng quería trazar una línea clara respecto al malvado partido comunista y dejar de formar parte de él.

Zeng Hanxiao se había dado cuenta de la naturaleza maligna del PCCh desde que estaba en el instituto. Siempre se había opuesto al régimen dictatorial. Pero sólo en 2020, cuando aprendió a superar el cortafuegos creado por el PCCh, descubrió las atrocidades que este régimen había cometido.

El joven de Sichuan dijo que decidió derrocar al régimen cuando se enteró de su crimen de extracción de órganos de prisioneros religiosos.

También conoció a Wang Jingyu cuando se unió a Twitter en 2020 para apoyar a los disidentes perseguidos por el PCCh y a varios movimientos prodemocráticos. Zeng admiraba a Wang, que tenía la misma edad que él, por la forma en que Wang se oponía a la tiranía del PCCh.

Ambos se encontraban entre los muchos activistas chinos perseguidos a favor de la democracia. Bajo el gobierno del Partido Comunista Chino, la libertad de expresión y de creencias y otros derechos humanos han sido gravemente oprimidos. Sin embargo, en todo el país se han alzado voces contra el régimen totalitario. Según el Centro de Servicios Globales para Abandonar el PCCh, más de 390 millones de chinos, tanto de China como del extranjero, han declarado su retirada del partido y de sus organizaciones afiliadas.

Redacción BLes

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.