Redacción BLes – Un informe reveló los abusos de Derechos Humanos en Xinjiang del régimen comunista chino y fue publicado unas horas antes del cese de las funciones de la Alta Comisionada de DDHH de la ONU, Michelle Bachelet. Los abusos a la etnia uigur causaron escándalo e indignación internacional, varios gobiernos y funcionarios expresaron su rechazo. Sin embargo, este 6 de octubre, la Comisión de Derechos Humanos de la ONU rescindió el llamado a debate de Gran Bretaña, Estados Unidos y otros países en el próximo encuentro en marzo de 2023.

La propuesta de debate fue presentada por Estados Unidos y fue rechazada por 19 países, entre ellos, Cuba, China, Bolivia y Venezuela.

El 31 de agosto, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), publicó un informe sobre los uigures de la región de Xinjiang en China, donde se manifiesta que es muy “probable” que el régimen comunista chino esté cometiendo abusos de los derechos humanos de la etnia uigur y de otras minorías musulmanas.

El viaje de Bachelet para la elaboración del informe fue criticado por varias organizaciones de derechos humanos, como el director ejecutivo de Amnistía Internacional (HRW), que dijo en una rueda de prensa que la visita de la Alta Comisionada era “un desastre absoluto”.

La oficina de Bachelet informó que la Alta Comisionada no entrevistó a ningún uigur en Xinjiang, y que solo mantuvo conversaciones y encuentros con las autoridades chinas durante su viaje de investigación.

Un grupo de expertos y relatores de Naciones Unidas presentó una petición para que la organización internacional tratara el asunto en una sesión especial.

“Instamos a los Estados miembros de la ONU y a las agencias y empresas comerciales de la ONU a exigir que China cumpla con sus obligaciones de derechos humanos, incluso durante sus diálogos en curso con el gobierno”, decía la declaración firmada por 45 expertos independientes designados por la ONU.

A finales de septiembre, algunos países miembros, entre ellos Estados Unidos, presentaron el Proyecto de Decisión para establecer un encuentro con el fin de debatir abiertamente los abusos de derechos humanos en la región de Xinjiang.

Las discusiones diplomáticas entre los países han sido intensas, incluso desde antes de la publicación del informe. Ante las acusaciones de haber cometido crímenes de lesa humanidad en Xinjiang, la postura de China ha sido negar completamente los reportes.

La Comisión de Derechos Humanos de la ONU está conformada por 47 países, varios de los cuales tienen estrechos vínculos con China, sobre todo los países en vías de desarrollo.

El Proyecto de Decisión presentado por EE. UU. estipulaba un debate entre los países miembros, lo que se considera una acción menos polémica y también de menor presión sobre China que una resolución oficial del organismo.

Activistas por los derechos humanos de los uigures exigieron a la ONU que la Comisión de DD. HH. emitiera una resolución para investigar oficialmente los abusos en la región de Xinjiang.

“En los últimos seis años, estos organismos han ignorado el asunto, ya que no había ninguna indicación del Alto Comisionado, pero ahora, con la publicación de este informe, ya no hay excusa. En un acto organizado por Human Rights Watch y el Congreso Mundial Uigur, pedí públicamente al Consejo de Derechos Humanos de la ONU que programara de inmediato un debate urgente sobre la cuestión uigur y a la Asamblea General que nombrara un Relator Especial sobre los uigures y estableciera un mecanismo de investigación independiente para tratar la cuestión”, dijo Dolkun Isa, el presidente del Congreso Mundial Uigur en una entrevista reciente.

¿Perdurará la leve victoria diplomática de China?

Algunos de los países que apoyaron la moción de Estados Unidos fueron Gran Bretaña, Canadá, Suecia, Dinamarca, Islandia, Noruega, Australia y Lituania.

El Proyecto de Decisión establecía un debate entre los países miembros de la Comisión a celebrarse en el próximo año. 19 países rechazaron la propuesta, mientras que otros 11 se abstuvieron, entre ellos Argentina, Brasil, México e India.

China es miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU, un diplomático occidental comentó: “Siempre es difícil que los países voten en contra de un miembro permanente del Consejo de Seguridad”. “Es realmente muy difícil” para los países que tienen lazos económicos o políticos muy estrechos con el país asiático, añadió.

Si la moción se hubiera aprobado, esto habría sido vergonzoso para China, y sería la primera vez que una Comisión de Naciones Unidas hubiera debatido abiertamente sobre la situación de los derechos humanos en el país regido por el Partido Comunista Chino. Es la segunda vez, en los 16 años de vida de la Comisión, que se rechaza el debate entre los países miembros.

La sesión, donde se debatió la aprobación o no del proyecto, fue dirigida por el embajador argentino Federico Villegas. La división dentro de la Comisión quedó más definida luego de la votación, por un lado, la mayoría de los países latinoamericanos apoyaron a China, con votos de rechazo o de abstención, mientras que países europeos y Australia compartían la postura de Estados Unidos.

Michèle Taylor, la enviada de Estados Unidos al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, dijo, “ningún país debería ser inmune a un debate en el Consejo”.

“Seguiremos trabajando estrechamente con nuestros socios para buscar la justicia y la rendición de cuentas para las víctimas de abusos y violaciones de los derechos humanos, incluidos los uigures de Xinjiang”, agregó.

El presidente del Congreso Uigur, Dolkun Isa, dijo: “Esto es un desastre. Es realmente decepcionante”. “Nunca nos rendiremos, pero estamos realmente decepcionados por la reacción de los países musulmanes”, agregó.

Los países musulmanes que rechazaron el debate fueron Qatar, Indonesia, Emiratos Árabes Unidos y Pakistán.

Con la presión hacia los países aliados a China para que votaran a su favor, el PCCh pudo evitar, esta vez, un debate internacional sobre violaciones de los derechos humanos de los uigures y además logró una leve victoria diplomática, sin embargo, los crímenes cometidos por el Partido Comunista Chino no se limitan a minorías étnicas. Los gobiernos del mundo hace tiempo que saben de las persecuciones políticas y religiosas del PCCh; así como la sustracción de órganos a practicantes de Falun Gong. ¿Cuánto durará esta “victoria” diplomática del Partido Comunista Chino?

Por Gabriela Serrentino – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.