Redacción BLes- Alemania representó a los 39 países de la ONU que expresaron su “grave preocupación” por las violaciones del Partido Comunista de China (PCCh) a los derechos humanos, principalmente en  Xinjiang y Hong Kong.

“Estamos gravemente preocupados por la situación de los derechos humanos en Xinjiang y los recientes acontecimientos en Hong Kong”, dijo el 6 de octubre el embajador alemán Christoph Heusgen en nombre de 39 países, en el debate general de la Tercera Comisión, según el medio Mahamedia, de la India. 

Junto a Alemania, los otros países entre los que se hallaban Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, y Canadá, pidieron al PCCh que permitiera el acceso inmediato, significativo y sin restricciones de observadores independientes a Xinjiang.

En la región de Xinjiang habita la minoría étnica uigur, que sigue la fe musulmana, razón por la que es perseguida y concentrada en centros de trabajos forzados, donde son sometidos a diversas violaciones a sus derechos humanos. 

En cuanto a la ciudad de Hong Kong, el PCCh la despojó de la autonomía y de otros derechos que había pactado internacionalmente al ser transferida del dominio británico en 1987. 

Asimismo, Heusgen argumentó en favor de los uigures respetar el “principio de no devolución”, lo que no parece ser aplicable en su caso. 

“En vista de nuestra preocupación por la situación de los derechos humanos en Xinjiang, pedimos a todos los países que respeten el principio de no devolución”, añadió Heusgen, de acuerdo con South China Morning Post. 

El “principio de no devolución” garantiza que “nadie debe ser devuelto a un país en el que se enfrente a torturas, tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes y otros daños irreparables”, según la ONU.

El embajador alemán también se refirió a la situación en Hong Kong: “Nos preocupan profundamente los elementos de la ley de seguridad nacional que permiten trasladar ciertos casos para su enjuiciamiento al territorio continental chino”, dijo Heusgen.

“Instamos a las autoridades pertinentes a garantizar los derechos que están protegidos por el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y la Declaración Conjunta Sino-Británica, incluyendo las libertades de expresión, de prensa y de reunión”.

Por otro lado, durante el 45º período de sesiones del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (CDH) celebrado en Suiza el 25 de septiembre, muchos países occidentales criticaron al PCCh y solicitaron el restablecimiento de los derechos legales básicos en  Xinjiang y Hong Kong.

“Los crímenes que China está cometiendo en Xinjiang se ajustan a la definición de genocidio establecida en la convención de la ONU sobre el genocidio”, señaló Abdulxukur Abdurixit, un uigur, en nombre de la Unión Europea de Estudiantes Judíos, en esta sesión.

“Llamo a este consejo a que asigne un relator especial a mi región para que presente un conjunto de pruebas claras al comité internacional y detenga el genocidio”, añadió.

Declaraciones internacionales similares se han emitido a lo largo de los años contra el PCCh por sus reiteradas violaciones a los derechos humanos.

Las violaciones enfocan principalmente a las minorías raciales y a los creyentes de todas las religiones, principalmente a los practicantes de la antigua disciplina de Falun Dafa o Falun gong, que fue condenada al exterminio desde hace más de 21 años.

José Hermosa-BLes.com