“La maldad del partido comunista chino (PCCh) ha excedido la imaginación de la mayoría de la gente. Es un gobierno que está dispuesto a hacer cualquier cosa para mantener su poder, sin importar cuántas vidas se sacrifiquen”, dijo Zhang Zhenyu, exreportero de Phoenix TV, una red de televisión pro Beijing con sede en Hong Kong.

Zhang compartió con un corresponsal de Minghui cómo ha logrado atravesar “el muro invisible” en China a lo largo de los años para así llegar a comprender cómo el PCCh persigue a los ciudadanos de China; incluidos los practicantes de Falun Gong y otros grupos vulnerables; y cómo utiliza la violencia y el engaño para mantener su gobierno totalitario.

También señaló que a medida que el coronavirus de Wuhan o COVID-19 se ha extendido rápidamente por todo el mundo, el PCCh ha preparado un plan integral para controlar la narrativa y la opinión pública a fin de avanzar en su ambición de dominar el mundo.

Zhang, ahora residente de Canadá, dijo que espera que los chinos puedan ver el verdadero rostro del PCCh y protegerse adecuadamente en esta pandemia sin precedentes.

“No tengas miedo de buscar la verdad saltando la barrera de Internet”

Cuando Zhang Zhenyu estaba en la universidad, recibió un DVD en su buzón que contenía información sobre por qué y cómo el PCCh lanzó la persecución contra Falun Gong en 1999 y sobre el engaño de la autoinmolación de Tiananmen. El DVD también contenía “FreeGate”, un software desarrollado por practicantes de Falun Gong que evade la barrera de Internet. El software permite a las personas que viven bajo regímenes represivos eludir la censura de Internet de sus países para acceder a la web mundial. Pudo leer muchos artículos sobre Falun Gong usando ese software.

“Me convertí en reportero de Phoenix TV después de graduarme”, relata Zhang. “Para lo primero que me entrenaron fue para detectar medios de comunicación de Falun Gong usando, precisamente, FreeGate; con lo cual ya estaba muy familiarizado. Nuestros supervisores no nos permitían citar ningún contenido de Falun Gong, usar imágenes de sus sitios web o propagarlos, o contactarnos con los practicantes de Falun Gong por nuestra cuenta. También nos prohibieron descargar o leer sus libros. Estoy seguro de que no mucha gente realmente siguió esas reglas”.

Según su experiencia, Zhang dijo que no hay que preocuparse porque te descubran rompiendo la barrera de Internet de China. “Hay demasiadas personas haciéndolo. Imagine a veinte policías de Internet teniendo que vigilar a más de un millón de personas; ¿cómo lo harían? Perdí la confianza en el PCCh después de leer la verdad sobre Falun Gong y renuncié al PCCh y a sus organizaciones afiliadas”.

La impactante persecución a Falun Gong

Por lo que vio como reportero, Zhang dijo que el PCCh nunca ha dejado de perseguir a Falun Gong o de suprimir activamente a los abogados que los defienden: “Los medios chinos jamás dirían que los abogados fueron arrestados o encarcelados por defender a Falun Gong. Simplemente mencionan que los abogados cometieron ciertos delitos”.

Zhang dijo que en los últimos años el PCCh eliminó gradualmente a “Falun Gong” de cualquier noticia en los medios para que la gente en China ya no se entere. Al hacerlo, han desviado la atención pública de Falun Gong y continúan la persecución a escondidas. Pero ocasionalmente, producirán algunos informes difamatorios sobre Falun Gong para seguir engañando al público.

“Una vez informé sobre lo que sucedió en el campo de trabajos forzados de Masanjia. Las víctimas con las que hablé verificaron que todas las torturas utilizadas en ellas se aplicaron primero a los practicantes de Falun Gong. Algunas de las víctimas fueron testigos de cómo los practicantes fueron golpeados hasta quedar inconscientes. En muchas ocasiones, los practicantes de Falun Gong desaparecieron sin razón conocida”.

“En cuanto a si el PCCh extrajo sistemáticamente los órganos de los practicantes mientras aún estaban vivos y los vendió para trasplantes, las personas con las que hablé lo confirmaron. Después de que Wang Lijun, el exjefe de policía de Chongqing, huyó al Consulado de los Estados Unidos para buscar asilo, examiné algunas de las solicitudes de patente que Wang había presentado. Muchas de ellas estaban directamente relacionados con los trasplantes de órganos. Desde entonces no tuve dudas de que los órganos de los practicantes habían sido sustraídos por la fuerza cuando aún estaban vivos”.

“El PCCh está aterrorizado de que las atrocidades de la sustracción de órganos estén expuestas. Sería el final de su reinado porque la verdad es demasiado sorprendente y malvada. El PCCh se asustó tanto que demolió el campo de trabajos forzados de Masanjia (para destruir la evidencia)”.

Los medios dirigidos por practicantes de Falun Gong son los más veraces

Zhang comentó que después de leer los medios de comunicación dirigidos por practicantes de Falun Gong, descubrió que son los más verídicos y que se han convertido en sus fuentes de noticias más confiables.

Él dijo: “Sus medios no mienten y brindan información real. Son los medios chinos más confiables. Desearía que más gente supiera lo que está sucediendo en China. Por eso, después de dejar China, decidí hablar con los medios de Falun Gong sobre las cosas que sé”.

El encubrimiento de la pandemia por parte del PCCh

En cuanto a cómo el PCCh manipula la narrativa con respecto a la pandemia, Zhang dijo: “La información que escuché de los reporteros dentro de China es que el régimen movilizó a 300 reporteros estrictamente seleccionados a Wuhan en las últimas semanas después de declarar la victoria sobre la epidemia y ya no informa nuevos casos. Los lugares a los que fueron estos reporteros y las cosas que vieron fueron arregladas previamente por el régimen. El principio para sus informes fue: estar en línea con Xinhua News, China News y People’s Daily (todos los medios estatales). La mayoría de los reporteros no tienen acceso a noticias reales.

“La tarea principal de los 300 reporteros fue pintar la imagen de que la epidemia se ha ido y que ya no se detectan nuevos casos. Siguen repitiendo las mentiras hasta que el público las cree”.

“Cuando comenzó el brote, el PCCh intentó encubrirlo. Cuando ese esfuerzo falló, el PCCh actuó como si estuviera decidido a combatir la enfermedad. Se jactó de lo rápido que construyeron los hospitales de campaña o cuánto se preocupaban los funcionarios por la gente. Está tratando de cambiar el enfoque y la crítica de sí mismo a otras cosas”.

“Y aunque el PCCh está tratando de culpar a otros países por el brote y actúa como si hubiera salvado al mundo, realmente su intención es hacerse ver “grandioso y glorioso””.

“Aislaron a Wuhan y encerraron físicamente a las personas dentro de sus hogares y describieron esta violación total de los derechos humanos como el estándar de oro que otros países intentaron replicar. Le lavan el cerebro al pueblo chino para que crea que otros países estaban aprendiendo de ellos, lo que indirectamente dice que su sistema policial y totalitario es bueno”.

“Debido a que el PCCh controla la opinión pública, muchas personas creen que el brote no es grave y puede manejarse fácilmente. Por supuesto, siempre hay personas que saben la verdad pero se quedan en silencio por miedo. Uno de mis parientes es médico en un hospital en Wuhan. Simplemente dice que todo está bien“.

Separarse del PCCh para mantenerse a salvo

Zhang dijo que el PCCh ignora fundamentalmente la vida humana y ha sacrificado a incontables personas para mantener su poder autoritario. Si bien algunas personas pueden pensar que están a salvo por ahora, mientras el PCCh aún exista, extenderá sus tentáculos a todos y los dañará.

“Espero que más personas puedan entenderlo antes y mejor. Bajo la circunstancia especial actual, necesitamos que todos hagan un esfuerzo, para que nuestra sociedad sea más justa. Ya no deberíamos permitir que ocurra ninguna de estas tragedias en nuestro país”.

“Espero que la gente pueda ver el verdadero rostro del PCCh a través de la pandemia y realmente separarse del partido. Esto los ayudará a mantenerse a salvo y sobrevivir a este desastre”, dijo Zhang.

Fuente: Minghui

Le puede interesar: La estrategia del régimen chino para liderar la economía mundial en medio de la pandemia