“Yukon”, solo la pronunciación del nombre de este SUV, que invoca el territorio del mismo nombre al norte de Canadá, te puede adelantar que hablamos de algo de grandes dimensiones. El 2019 Yukon SLT, es un vehículo vasto y en la versión XL como la que probamos, aún más. El GMC Yukon 2019 combina las cualidades, mentalidad y capacidad de un SUV de la vieja escuela con algunos amaños de la era moderna, lo suficiente como para evitar que se sienta como una reliquia.

Desde afuera

El primer comentario que recibí de mi esposa cuando fui por ella a su trabajo no fue muy favorable. Ciertamente no hay mucho atractivo en las formas de este SUV masivo, largo y cuadrado que esquiva la aerodinámica desde cualquier ángulo. Aunque ciertamente no se avergüenza de sus formas cuadradas, algunas curvas le dan al Yukon un aspecto más elegante que su gemelo Chevy Tahoe, gracias a los faros inclinados y una parrilla grande y prominente. En la versión más lujosa Denali, agregan una buena cantidad de cromo al exterior y enormes ruedas cromadas de 22 pulgadas.

Por dentro

El interior del Yukon no carece de características, especialmente en los niveles de acabado superiores. El aspecto es lujoso, pero no al extremo, quedando algo por debajo de algunos competidores. El talante es un poco exagerado como la mayoría de los SUV de gran tamaño, algo que no se hecha mucho a ver. Optar por un modelo Denali, agrega una cantidad significativa de suntuosidad, que incluye detalles de madera sintética y diferentes tonos de cuero con superficies cosidas. El modelo SLE está disponible con un asiento adicional delantero, que aumenta su capacidad a nueve pasajeros. El acabado SLT de nivel medio como el de nuestra prueba, agrega cuero a los asientos que se pueden ordenar con sillas de capitán en la segunda fila. Descontando el acabado superior Denali, los materiales interiores y la calidad de construcción no están a la altura de las aspiraciones de lujo de GMC o del alto precio en su pegatina de la ventanilla. Llama la atención que, en un auto tan grande, la tercera fila es ajustada para todos menos para los niños. El piso alto en la tercera fila fuerza las rodillas hacia arriba, haciendo que la posición no sea cómoda. Si en sus planes está el mover altos volúmenes de carga con frecuencia, mejor opte por un XL, el más espacioso para estos menesteres con  39.3 pies cúbicos tras la tercera fila de asientos, espacio suficiente para unas cuantas maletas de gran tamaño.

Equipamiento y seguridad

El sistema de información y entretenimiento de GMC tiene prácticamente todas las funciones disponibles en el mercado y una interfaz fácil de usar. La pantalla táctil de 8.0 pulgadas equipada con navegación que probamos tenía gráficos grandes y fáciles de leer y zonas táctiles generosas, por lo que no se requerirá que los usuarios señalen un ícono pequeño mientras el vehículo está en movimiento. Es tan intuitivo como muchos teléfonos inteligentes, y respondió rápidamente a nuestras entradas. El interior tiene suficientes puertos USB y otras salidas para cargar un ejército de teléfonos inteligentes. Todos los modelos Yukon vienen de serie con bolsas de aire, control de estabilidad, control de tracción y frenos anti bloqueo, así como una elegante bolsa de aire montada en el centro diseñada para proteger a los ocupantes de los asientos delanteros de chocar entre sí durante un choque.

El frenado automático de emergencia a baja velocidad es opcional en SLE y estándar en SLT y Denali, y la versión de velocidad completa viene opcional en los modelos SLT y Denali junto con control de crucero adaptativo. Si desea un control de carril activo, faros delanteros automáticos y pedales ajustables, ahorre su dinero para un SLT o Denali.

En la carretera

Hay dos motores de V-8 de aspiración natural para el Yukon que hacen su trabajo con la elegancia de los motores de la vieja escuela. El más grande, producto del Corvette de 6.2 litros es un excelente compañero para este SUV pesado. Una transmisión automática de 10 velocidades disponible agrega buena dosis de modernidad y eficiencia de combustible. Esta combinación está disponible para los SLT y Denali. El tren motriz estándar del Yukon es un motor V-8 de 5.3 litros de 355 caballos, combinado con una transmisión automática de seis velocidades y tracción trasera. En el Yukon XL más grande y pesado, acelera suavemente, pero sin prisa. Cualquiera de los V-8 es relajado y silencioso en la carretera, y ambos se pueden pedir con un sistema de tracción total. Los modelos de tracción trasera pueden remolcar hasta 8500 libras, y las versiones de tracción total tienen una capacidad de hasta 8200 libras.

El alto, largo y pesado Yukon responde lentamente a las entradas de dirección, necesitas presionar con fuerza el acelerador para sentirlo vivo, pero el chasis reacciona con sorprendente rapidez a la conducción enérgica. La suspensión de la base de nuestro camión de prueba se desprendió de las imperfecciones del pavimento sin sentirse nervioso o inestable, y el Yukon demostró ser tan cómodo como un sedán de lujo cuando flotaba por la carretera. Los SUV de tamaño completo generalmente proporciona un viaje suave, aunque los baches medianos o grandes pueden sentirse con vigor. La suspensión adaptativa Magnetic Ride Control disponible ayuda mucho a solucionar esta pequeña incomodidad, si es que no la puede sobrellevar. Esta suspensión se adapta rápidamente a las condiciones cambiantes de la carretera, proporcionando un paseo refinado para los ocupantes. El balanceo del cuerpo es apreciable al tomar las curvas como es de esperar, mientras que los frenos son fuertes y responden de manera estable y lineal.

En la gasolinera

Con su motor base y tracción trasera, el Yukon rinde 15 mpg (millas por galón) en ciudad y 22 mpg en carretera. El modelo de mayor tamaño XL con tracción en las cuatro ruedas pierde 1 mpg. Los modelos con el motor más grande obtienen 14 mpg en la ciudad y 23 mpg en la carretera. Esas cifras quizás amedrenten a los ambientalistas, pero tranquilos, el Yukon es más eficiente que algunos de sus contrincantes.

Para escoger

GMC ofrece el Yukon en cuatro niveles de equipamiento: SLE, SLT Standard Edition, SLT y Denali, y todos están disponibles en una variante de distancia entre ejes larga llamada Yukon XL. Los modelos XL cuestan $ 2,700 adicionales y tienen las mismas características que los adornos regulares de Yukon, pero con 24.3 pies cúbicos más de capacidad.

El SLE base en los $49,500 está bien equipado y debe satisfacer a la mayoría de los compradores. También está disponible con algunas características de seguridad, pero si hay espacio en su presupuesto, considere subir algo la parada. El Yukon SLT sube a los $57,500. El tope de gama inicia en los $66,600 y entre otros beneficios, encontrará un excelente motor de 6.2 litros y suspensión adaptativa. Si aún no se le acaba el impulso, puede optar por algunos de los paquetes adicionales, como el de Graphite Edition o el Denali Ultimate.

El vecindario

Dentro de la propia familia hay competencia. El hermano menos vistoso Chevrolet Tahoe comparte atributos mecánicos por un precio más asequible. Ford Expedition, Lincoln Nevigator, Mercedes GLS o Nissan Armada le hacen compañía en la categoría.

En resumen

El 2018 GMC Yukon ocupa el poco espacio que hay entre el Chevrolet Tahoe de menos cache y el Cadillac Escalade. Aunque es menos premium que el Escalade, ofrece algunos lujos y características más que el Tahoe y como punto medio, encuentra suficiente tracción para seguir siendo apetecible. A pesar de ser uno de los pocos restantes de la vieja escuela, GM ha sabido actualizarlo para que no quede obsoleto.

Por: Roger Rivero para BLes.com

Categorías: Autos