En los coches más modernos, el cuadro de a bordo avisa al conductor de que queda poco combustible en el depósito.

Cómo y cuándo se llena el depósito de combustible es un gesto muy personal y cada conductor tiene sus manías. Hay algunos que no dejan que la aguja del combustible baje de un cuarto de depósito, otros prefieren apurar cada tanque hasta el final. 

Circular con el depósito de combustible en reserva siempre ha estado desaconsejado, ya que puede provocar un desgaste prematuro de algunos sistemas y piezas del coche, pero es cierto que estas consecuencias negativas las acusan más los vehículos más antiguos que los modelos más modernos.

Bien es cierto que, además del cuidado de la mecánica del coche, al circular en reserva se corre el riesgo de no calcular bien cuántos kilómetros podemos recorrer y acabar gastando el depósito antes de lo previsto, exponiéndonos incluso a multas de tráfico por esta razón.

¿Cuántos kilómetros se pueden recorrer con la reserva del coche? La respuesta no es exacta, ya que depende mucho del modelo del coche, del asfalto o la vía por la que se circule, del tipo de conducción… Los expertos de Mapfre hacen referencia a unos 45 kilómetros de media, pero existe modelos de coche con depósitos más grandes que permitirían recorrer hasta 120 kilómetros. Cada conductor conoce su vehículo y existen foros en los que se dan diferentes datos sobre la capacidad de recorrido de la reserva del coche.

El depósito de cada coche tiene una capacidad diferente para guardar el combustible y todos tienen la llamada reserva, que suele ser un octavo del total de la capacidad del depósito. Cuando el vehículo detecta que se ha llegado a este nivel de combustible, activa las alertas para que el conductor se dé cuenta de que debe repostar lo antes posible.

Estas alertas, en las que deberemos fijarnos para saber que circulamos con la reserva del depósito del coche y por lo tanto deberemos repostar a la mayor brevedad posible, son diferentes dependiendo del modelo de coche. El testigo puede estar en forma de aguja en el panel de control del coche (junto al velocímetro), encenderse una luz, dar un aviso sonoro… Se puede consultar el manual del coche para saber cómo funciona y si tiene diferentes niveles de alerta, conforme se vaya agotando el combustible.

Fuente: 20minutos.es

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.