Redacción BLesUn fotógrafo de Forks, Washington, visitó la costa esta semana con la intención de tomar fotografías del último eclipse lunar del año, sin embargo se encontró con un espectáculo que lo dejó mucho más impactado que el propio fenómeno astronómico por el que se encontraba allí. 

Cuando el fotógrafo profesional Mathew Nichols dispuso sus equipos para comenzar a inmortalizar lo que sería el último eclipse lunar del año, comenzó a visualizar sobre el terreno una extraña luz verde que parecía el escenario de una película de ciencia ficción, reportó Fox Weather

De un minuto a otro comenzaron a verse manchas de color verde fluorecente que parecían realmente producto de algún tipo de accidente nuclear, sin embargo luego se confirmó que se trataba de una especie de “hongo bioluminiscente”, conocido como “fuego de zorro”.

Nichols en otras ocasiones ha tomado fotografías de algas luminiscentes en el mar, sobre todo unas muy comunes que emiten un tenue brillo azul. 

“La bioluminiscencia es cuando los organismos vivos producen luz para que tengan la química dentro de sus células, sus cuerpos tienen una reacción química que implica la liberación de energía que sale como luz que podemos ver”, explicó Michael Latz, biólogo marino de la Institución Scripps de Oceanografía a través de la Universidad de California, San Diego.

Esa misma noche, como las nubes estaban entorpeciendo la posibilidad de tomar buenas imágenes de la luna, el fotógrafo comenzó a apuntar con su objetivo hacia el mar en busca de algún tipo de luminiscencia. 

Pero nunca se imaginó el espectáculo que finalmente le tocaría presenciar. 

“Me di cuenta de que las nubes no me iban a dar una vista (del eclipse)”, dijo Nichols a FOX Weather. “Entonces, apunté mi cámara hacia el océano, esperando que el pico del eclipse bloqueara la luz de la luna suficiente para ver si había bioluminiscencia en el agua”.

Finalmente el espectáculo comenzó, pero no fue ni en el cielo ni en lo profundo del mar, sino sobre la orilla y algunas manchas sobre el agua. 

“Al principio, pensé que alguien había dejado las linternas encendidas”, dijo. “Luego, después de una investigación más profunda, descubrí que era un hongo bioluminiscente que crecía por toda la madera flotante que había sido arrastrada por la tormenta”.

“Parecía algo sacado directamente de ‘Avatar'”, dijo Nichols. “Eran de un verde brillante brillante, extremadamente visibles a simple vista”.

Lo más curioso es que apenas finalizó el eclipse, las manchas comenzaron a apaciguarse hasta que finalmente desaparecieron en la oscuridad de la noche.

Nichols ha enviado una muestra de hongo a un micólogo para identificar y obtener más información sobre este fenómeno resplandeciente. 

Hasta el momento, lo que dicen los expertos es que este tipo de hongo, comúnmente crece en madera muerta en los bosques, particularmente donde el suelo está húmedo o mojado, aunque también puede llegar a crecer en otros hábitats como en las costas; este tipo de hongo predominan en los trópicos y en principio no parecen ser ofensivos para la fauna local.

Andrés Vacca – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.