Cada potencia se pronunció en contra de su adversario, argumentando difamación del trabajo chino y posible apropiación del satélite según indica Estados Unidos.

Los debates acalorados entre EE. UU y China siempre traen nuevos capítulos, esta vez es por la carrera espacial a la Luna. Este lunes la potencia asiática llamó tildó de “irresponsable” las palabras que dijo Bill Nelson, director de la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio de Estados Unidos (NASA), dijo dónde una entrevista en el diario Bild, afirmando que Pekín tiene intención de construir una base lunar en colaboración con Rusia, algo que valoró como un primer paso para “apoderarse” del satélite.

Nelson recalcó que, “Debemos estar muy preocupados de que China vaya a aterrizar en la Luna para decir: ahora es nuestra y tú quédate fuera”, luego respondió, tras ser preguntado por la presencia de ese país en el espacio, afirmó que “allí aprenden a destruir los satélites de otros”.

El administrador de la NASA, Bill Nelson, también manifestó que China lleva años investigando y realizando nuevas tecnologías para “atrapar” satélites con brazos robóticos o redes o hacer que se estrellen, una maquinaria que supuestamente emplearían para limpiar sus propios desechos espaciales, pero entre cuyos usos también podría contemplarse el de atacar con ella a otros países. Además, y al igual que ya ha hecho en otras ocasiones, también acusó a la Administración Espacial Nacional china de apropiarse de ideas ajenas para impulsar su propio programa, al que calificó de “programa espacial militar”. Resaltó nuevamente que “China es buena, pero China también es buena porque roba ideas y tecnología de otros”, aseveró para Europa Press.

De esta manera, China contraatacó, esta vez en palabras del portavoz del Ministerio de Exteriores, Zhao Lijiang, argumentando que “Algunos funcionarios estadounidenses están constantemente difamando las tareas normales y razonables de China en el espacio”, esté también fue más allá al explicar que “como jefe de la NASA, (Nelson) debería conocer bien la oscura historia del programa espacial estadounidense”.

Zhao indicó que Washington ha jugado un papel negativo con la creación de basura espacial, además de fomentar una “carrera armamentística” en el espacio y de socavar la “estabilidad estratégica global”.

Asimismo, el portavoz de Exteriores chino criticó que las acciones estadounidenses suponen “una gran amenaza”, para los usos pacíficos del espacio, y ha defendido que las actividades de exploración china tienen objetivos legítimos a nivel económico, social, científico, tecnológico y de seguridad, resaltó la cadena de televisión china CGTN.

En esta oportunidad la carrera lunar vuelve a ser un debate mundial, esta vez entre China y EE.UU, dónde está última, tiene previsto un viaje para el 2025, mientras que Pekín va más allá y espera tener una base lunar operativa en 2035. Uno de los mayores lugares de interés en cuanto a recursos se encuentra en el polo sur, donde la presencia de depósitos de agua podría utilizarse para la fabricación de combustible para cohetes.

Monica Munoz – miamidiario.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.