Redacción BLes – El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ha venido intensificando su discurso contra el régimen chino tras haber afirmado tener evidencia confiable sobre el origen artificial del coronavirus o virus del PCCh (Partido Comunista chino) en un laboratorio chino.

Entre las posibles medidas a tomar, la administración Trump sugirió imponer nuevos aranceles a Beijing por un valor de hasta mil millones de dólares, sin embargo el presidente no reveló detalles sobre cuáles serían los próximos movimientos en la disputa actual con China.

Según habían indicado funcionarios estadounidenses la semana pasada, se estaban evaluando una variedad de opciones contra china. “Hay una discusión sobre cuán difícil es golpear a China y cómo calibrarlo adecuadamente”, anunció una de las fuentes contactadas por Reuters.

La semana pasada el presidente estadounidense también señaló que el tratado comercial de primera fase que había logrado EE.UU. con China ahora ha quedado en un plano secundario como consecuencia del impacto que ha generado en el mundo la pandemia por el virus del PCCh.

El acuerdo multimillonario entre los dos países, el cual fue firmado en enero, proponía que los Estados Unidos eliminaran algunos de los aranceles a los productos chinos a cambio de que China se comprometiera a comprar más productos agrícolas, energéticos y de manufactura estadounidense.

“Firmamos un acuerdo comercial donde se supone que deben comprar, y en realidad han estado comprando mucho. Pero eso ahora se vuelve secundario a lo que ocurrió con el virus”, expresó Trump ante los periodistas. “La situación del virus simplemente no es aceptable”.

Los comentarios del presidente se producen después de las declaraciones del secretario de Estado Mike Pompeo, quien respecto a las sospechas de que el coronavirus fue creado en un laboratorio chino recalcó que “hay una enorme cantidad de pruebas de que es allí donde comenzó”.

Según acotó el funcionario, China además “hizo todo lo posible para asegurarse de que el mundo no se enterara a tiempo” del COVID-19. “Fue un clásico esfuerzo de desinformación comunista”, agregó.

El secretario de Estado aseguró que ahora todo el mundo podía ver lo que había hecho China, y añadió: “Recuerde, China tiene un historial de infectar al mundo y tienen un historial de funcionamiento de laboratorios de calidad inferior”.

“Estas no son las primeras veces que tenemos un mundo expuesto a virus como resultado de fallas en un chino laboratorio”, afirmó Pompeo, acorde a lo informado por Express Uk.

Por otro lado, si bien se especuló que otra de las medidas a implementar contra China sería la cancelación de la masiva deuda comercial que tiene los Estados Unidos en el país asiático, el principal asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow, desestimó los rumores.

“La plena fe y el crédito de las obligaciones de la deuda de EE.UU. es sacrosanta. Punto final”, señaló el funcionario.

De acuerdo con Reuters, cuando se le preguntó a Trump si consideraba una suspensión en el pago de las obligaciones que tiene Estados Unidos en cuanto a la deuda como represalia hacia Beijing por su responsabilidad en medio de la pandemia, expresó:

“Bueno, puedo hacerlo de manera diferente. Puedo hacer lo mismo, pero incluso por más dinero, simplemente imponiendo aranceles. Por lo tanto, no tengo que hacer eso”.

Te puede interesar: Trump se enfrenta a China en comercio y derechos humanos

videoinfo__video2.bles.com||5bdca3a8f__

Ad will display in 09 seconds