Este 6 de junio, más de 93 millones de mexicanos están llamados a las urnas para renovar los 500 legisladores de la Cámara de Diputados, 15 de 32 gobernadores, 30 congresos locales y 1.923 ayuntamientos. La gran escala de los comicios generó un nivel de violencia sin precedentes.

Este domingo se celebraron las elecciones legislativas de medio término en México, donde el gobierno socialista de Andrés López Obrador se juega su mayoría parlamentaria frente a una oposición que buscó en bloque correrse a la centro-izquierda progresista para tratar de robarle votos al partido MORENA.

A pesar de que todavía se están contando los votos y no hay un resultado certero, la elección estuvo marcada por una fuerte violencia antes y durante los comicios.
Hubo al menos 91 políticos asesinados desde que se inició la campaña en septiembre, 36 de los cuales eran candidatos. Además, se han registrado más de 910 agresiones contra políticos y candidatos, superándose de largo la cifra récord de 774 agresiones de 2018, cuando hubo elecciones presidenciales. Estos conflictos están claramente vinculados con el narco en sus respectivas ciudades, y marcaron la antesala de lo que iba a ser una de las elecciones más violentas de la historia.
A la mañana, en la ciudad de Tijuana, en el Estado de Baja California, un hombre se acercó a la casilla 1.440, localizada en la calle Hacienda de las Palmeras, fraccionamiento Terrazas del Valle, y arrojó una cabeza humana decapitada a una mesa donde estaban las urnas, para después darse a la fuga.

El hallazgo provocó que se interrumpiera el proceso electoral en la casilla. Testigos aseguraron que el presunto responsable fue un sujeto que huyó a pie tras dejar los restos. Hasta el momento no se ha reportado ningún detenido ni se sabe de quién es la cabeza.

Dicho incidente ocurrió aproximadamente a las 9 a.m. Sin embargo, no iba a ser el único. Unos 40 minutos después en otra calle de esta ciudad, otra persona lanzó restos humanos (entre ellos una cabeza) dentro de dos bolsas a unos cien metros de distancia de otra mesa de votación.

Pasado el mediodía, otro suceso similar ocurrió en la colonia Mariano Matamoros, cuando se registró otro lanzamiento de una cabeza humana decapitada a la mesa de votación. Esta modalidad, parece tener una connotación política importante, y vincula al proceso de votación con las internas que existen de los políticos que iban a esta elección con grupos narcotraficantes.

También en Baja California, en la ciudad Mexicali, se registraron varios incidentes. A la madrugada, un grupo de hombres armados dispararon a las oficinas de MORENA, el partido oficialista de AMLO. De acuerdo a las autoridades locales, en el sitio se encontraron 32 cartuchos percutidos, así como daños materiales a paredes y ventanas del edificio de al menos dos pisos.

Luego, en las primeras horas de la votación, un grupo de desconocidos armados llegó al las casillas de votación para llevarse por la fuerza las urnas que contenían los primeros votos que depositaron los ciudadanos. Entre gritos y empujones se pudo constatar que no hubo quién detuviera a los infractores.

Más al sur, en la ciudad de Oaxaca, en el Estado homónimo, al mediodía se reportó que un grupo armado irrumpió en el módulo electoral instalado en la escuela primaria “Delfino Mijangos Rudo” en la colonia Progreso de Lagunas, donde tiraron al piso a las personas a punta de pistola, y procedieron a robarse todos los votos emitidos hasta el momento. A raíz de ello, la jornada electoral se suspendió y la ciudadanía lamentó la violencia generada.

Así fue el robo de urnas en Oaxaca.

Por su parte, cerca de la ciudad de México, desde una motocicleta, sujetos arrojaron una granada de fragmentación hacia la casilla 2895 ubicada en el fraccionamiento Paseos del Bosque en el municipio de Naucalpan, donde se reportaron personas heridas. Además, en la misma zona, otro grupo arrojó una bomba de humo a otro centro de votación.

Tanto en Oaxaca como en Chiapas y en México D.F. se registraron quema de urnas de boletas, bloqueos en las calles para que la gente no pueda ir a votar y violencia en las filas de los centros de votación.

A pesar de todo esto, no se registró la presencia de la Guardia Nacional para defender el proceso electoral en ningún momento de la jornada, y en todos los ataques armados los miembros de las fuerzas de seguridad fueron superados en armamento.

Quema de urnas en los comicios de México.

Por Derechadiario.com.ar

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.