El nuevo gobierno del izquierdista avanza decidido a entregar la filial de Pequiven al régimen venezolano, incluso intercediendo ante EEUU. A cambio, tendrá descuentos en materias primas.

Como era de esperarse, el Gobierno de Gustavo Petro ya comienza a dar fuertes espaldarazos a su vecino, el dictador Nicolás Maduro, en el camino a restablecer las relaciones entre ambos países. Esta vez, Monómeros, la filial de Pequiven será devuelta al régimen chavista.

Es otra gran pérdida para Juan Guaidó y la legitimidad que alguna vez tuvo como presidente interino de Venezuela en 2019. La filial quedó bajo su supervisión, pero durante este tiempo se registraron numerosas irregularidades que no lo separaron de la corrupción con la cual la gestionó el chavismo. Es precisamente este motivo que usa el recientemente designado embajador colombiano, Armando Benedetti, para devolverla «a quien realmente le pertenece».

“Monómeros en manos de Guaidó fue un desastre, se desapareció. Miren lo que está pasando, pregúnteles a nuestros campesinos, pregúnteles a nuestros agricultores. No se está produciendo y estamos comprando a tres veces lo que se compraban los insumos. En eso somos muy institucionales y claro que tenemos una gran preocupación y es que no podemos seguir conversando con fantasmas que no existen”.

De manera que la decisión con la que avanza el Gobierno de Petro para la entrega de Monómeros no deja lugar a dudas de su simpatía con el chavismo. Sobre todo porque Benedetti aseguró que intercedió ante la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC), de Estados Unidos, para sacar a Monómeros no esté más en su lista de empresas sancionadas.

La ayuda de la Superintendencia

Benedetti, sobre quien pesa una investigación de la Corte Suprema de Justicia por el presunto delito de enriquecimiento ilícito, informó la novedad durante una evento sobre el Acuerdo de la Frontera, desarrollado por la Cámara Colombo Venezolana en Cúcuta.

Pero con sus declaraciones también dejó entrever qué va a ganar el Gobierno de Petro con la entrega de Monómeros: un descuento de 38 % de la úrea y entre 20 % y 25 % de los fertilizantes, replicó el portal La República. Para que finalmente se llegue a una resolución pasará algún tiempo según Benedetti, aunque no demasiado, dada la urgencia de Bogotá.

Otro dato, es que el embajador mencionó la ayuda que le está prestando el superintendente de Sociedades, Billy Escobar, no solo para anular la intervención, si no también para «buscar el buen suceso de las cosas, pues hay que hacer el cambio de Junta con base a que Colombia ya reconoció el Gobierno venezolano».

Fue esta misma instancia la que decidió someter a Monómeros a una supervisión el año pasado por el dudoso estado de sus cuentas. En julio pasado la exoneró del grado de «control», para enviarla al de «vigilancia».

Parecía que el escenario se estaba configurando para que el nuevo Gobierno de Petro tomara cartas en el asunto.

Por Oriana Rivas – Panampost.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.