Solo el área de la “presidencia” de Guaidó usó desde julio de 2020 hasta septiembre de 2021 más de 2,5 millones de dólares provenientes del «Fondo de Liberación» en Estados Unidos

La oposición venezolana bajo la dirigencia de Juan Guaidó gastó hasta septiembre de este año más de 121 millones de dólares, provenientes del «Fondo de Liberación», dinero del Estado venezolano que se encuentra en la Reserva Federal de Estados Unidos. El balance de la junta ad hoc del Banco Central (BCV) detalló que desde julio del año pasado, la presidencia usó un poco más de 2,5 millones de dólares. Eso sin contar otros gastos por separado que incumben a la misma área como «soporte a las operaciones de la oficina del presidente interino».

El financiamiento de la oposición ha sido tema recurrente de debate. En abril de este año, la Asamblea Nacional (AN) electa en 2015 aprobó el retiro de unos 152 millones de dólares correspondientes a los activos que permanecen congelados en el exterior. Cómo se usaría ese dinero, fue otro tema que llamó la atención de la opinión pública. Después de todo son recursos del erario nacional, previamente golpeado por el robo histórico a manos del chavismo.
 
En aquel entonces, la AN aseguró que iba a destinar alrededor de 100 millones de dólares para comprar vacunas a través de la iniciativa Covax, programa de la Organización Mundial de la Salud (OMS). El resto sería repartido entre varias instancias, incluyendo el departamento de Relaciones Exteriores, la Contraloría Especial y las juntas directivas ad hoc. Para el llamado plan de «Defensa de la Democracia» se destinaron 23,4 millones de dólares.

Guaidó sigue accediendo a estos fondos porque aún es reconocido por EE. UU. como líder de Venezuela. Pero los días podrían estar contados para el otrora presidente interino por la pérdida de respaldo popular, internacional y dentro de sus propias filas. Al mismo tiempo a su gestión la empaña el dudoso manejo de Monómeros, la filial de Pequiven radicada en Colombia.

Bonos para la «Defensa de la Democracia»

El programa «Defensa de la Democracia» también está en el registro actual de gastos de la oposición. Alrededor de 11 pagos se hicieron desde julio de 2020. El más alto es de septiembre de este año por 11.623.760 dólares.

¿En qué consiste el programa? Consta de abonos de diferentes montos destinados a coordinadores, promotores, productores, entre otras personas. Tales fondos se distribuyen en los estados. La gestión para recibirlos está moderada por cuotas repartidas —en su mayoría— entre los partidos de la oposición.

El programa sirvió para transferir una bonificación de entre 50 y 300 dólares mensuales por tres meses a 16290 militantes de los partidos representados en el Parlamento, indicó en julio de este año el portal Crónica Uno. Sus tareas eran «actividades de formación, organización y apoyo al activismo ciudadano para restituir el orden constitucional».

Esto nos lleva a una acotación importante. En abril pasado, cuando se anunció la aprobación de los 152 millones de dólares, Guaidó también informó sobre una bonificación especial al personal de salud durante la pandemia. Maestros y jubilados acudieron a la Asamblea Nacional para pedir ser incluidos en ese plan o uno similar. Sin embargo, de acuerdo con este mismo portal, hasta julio seguían esperando respuesta.

A esto se suma que la Constitución venezolana prohíbe expresamente el financiamiento público a las organizaciones políticas. Por este motivo, genera suspicacia que la oposición haya podido usar dinero del Estado para promover sus actividades.

Venezuela sigue en crisis

Servicios jurídicos, atención humanitaria, cancillería, honorarios por servicios legales son otros tantos ítems dentro del listado de gastos de la oposición. Desde que el interinato inició el retiro progresivo de recursos del Fondo de Liberación en EE. UU., cuyo monto total ascendía a 342 millones de dólares, se han sustraído al menos 245 millones de dólares. Después de la última extracción hecha en abril, quedarían disponibles aproximadamente 97 millones de dólares, menos de un tercio de la cifra inicial.

Pero Venezuela sigue azotada por la crisis política y económica. Es un país que necesitará mucho más dinero para recuperarse. A pesar de ello, la oposición  tampoco ofrece un camino de salida. Parece que los millones de dólares se han esfumado entre las fracturas internas y en la participación de unas elecciones controladas por el chavismo.

Oriana Rivas – PanAm Post

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.