CARACAS, VENEZUELA — Las papas fritas, un alimento común, de costo accesible en la mayor parte del mundo y por lo general bastante populares, se han convertido casi en un lujo para muchos en Venezuela.

Y es que si quiere comer papas fritas en suelo venezolano, deberá pagar 4,5 dólares, un precio que supera con mucho a los costos de este producto en países de la región como Brasil (3,35 dólares), Argentina (3 dólares), Ecuador (2,10 dólares), Colombia (2 dólares), Chile (1,83 dólares), Perú (1,50 dólares) y Paraguay (1,55 dólares).

Según una investigación realizada por la Voz de América su costo también es más alto que en al menos otros 11 países del mundo, como son China, Australia o Estados Unidos.

El hecho de que muy pocos en Venezuela puedan permitirse consumir papas fritas, tan popular entre los venezolanos, es uno de los muchos elementos que ponen una vez más en evidencia la crisis en todos los órdenes que ha provocado una catástrofe económica y alimentaria en la nación sudamericana.

Detalles como este revelan el impacto que ha tenido la hiperinflación para la población venezolana, pues su devaluación pasó de 2.616% en 2017 a 34.458% en 2018 y se ubica en 136.000 % en lo que va del 2019, según recientes informes presentados por la Asamblea Nacional que lidera el presidente encargado, Juan Guaidó.

Venezuela sigue siendo uno de los puntos débiles para la economía de América Latina, según los datos y perspectivas del último informe publicado por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Imagen de VOA
Imagen de VOA

Las inalcanzables papas fritas

El impacto es mayor aún si se tiene en cuenta los valores de los ingresos mínimos básicos mensuales en Venezuela, equivalentes a 150.000 bolívares soberanos (8 dólares), lo que convierte a las papas fritas un completo lujo en vez de una solución rápida a la rutina diaria.

Una pregunta salta a la vista: ¿Cuántos días de trabajo necesita un venezolano para poder comprar unas papas fritas?

La VOA realizó el ejercicio comparativo y descubrió que una persona que gana el ingreso mínimo mensual en Venezuela, tarda poco más de 15 días en reunir el dinero suficiente para poder costear el emblemático producto de McDonald’s.

En países como Perú solo se deben trabajar unas 4 horas para poder pagar por unas papas que equivalen a 1,50 dólares, mientras que en otros países como España un individuo necesitaría laborar poco más de 3 horas para poder adquirirlas.

Mientras que en países como Panamá o Emiratos Árabes, una persona con ingresos mínimos mensuales tardaría solo 50 minutos en reunir el dinero para comprar dicho producto.

Pero no solo las papas fritas se han convertido en un alimento prácticamente inalcanzable para los venezolanos.

Comprar un combo mediano de McDonald’s en Venezuela podría ser casi imposible de comprar para un trabajador promedio, pues se necesitarían 34 días, es decir más de un mes, para poder adquirir una hamburguesa, un refresco y unas papas fritas en la cadena de comida rápida más grande del mundo, por el valor de 210.000 bolívares, equivalentes a 11 dólares.

Fuente: Voz de América

[descarga nuestra APP para recibir nuestro contenido destacado]

Te puede interesar: Clinton-China: La verdadera colusión (Parte 1)

videoinfo__video2.bles.com||732de8603__

Categorías: América Venezuela

Querido Lector,

En BLes tenemos un sueño: revivir la honestidad y la verdad.

Actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva, y la gente del mundo está despertando ante la manipulación de la información, las censuras y las fake news.

Nuestros reportajes nunca son influenciados por el interés comercial o político. La prioridad de BLes ha sido siempre, desde de su fundación, reflexionar y reportar sobre política, economía, ciencia, salud y otros temas de actualidad siempre con honestidad y veracidad.

Así, BLes es parte de un cambio trascendental que atraviesa hoy la humanidad, emergiendo como una fuerza recta y virtuosa, guiada por los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El mundo está cambiando, los medios que no han hecho su trabajo profesionalmente e imparcialmente y se han dejado seducir por beneficios materiales o intereses personales, tendrán que desaparecer, porque el mundo ha despertado.

El periodismo tiene que volver a abrazar los valores, porque el mundo quiere la verdad.

Pronto podremos ver que el periodismo será respetado nuevamente. Se volverá creíble, reportará con veracidad y con rectitud. Somos uno de los pioneros de esta nueva manera de contar las noticias, con consciencia de un nuevo mundo basado en los valores.

Ayúdanos a hacerlo realidad. Apóyanos para continuar con esta misión.