CARACAS — El nuevo salario mínimo en Venezuela solo alcanza para comprarse un cartón de huevos.

El régimen de Nicolás Maduro aprobó un nuevo sueldo mínimo que se sitúa en 150.000 bolívares mensuales, sin contar con el bono alimentación que no tiene incidencia salarial y que equivale a 8 dólares aproximadamente, de acuerdo con la tasa de cambio en el mercado paralelo venezolano.

Venezuela padece, desde hace muchos años, una hiperinflación que ha impactado en el poder adquisitivo del pueblo venezolano.

La crisis económica en el país no da tregua y el Fondo Monetario Internacional proyecta que la inflación en Venezuela llegará a 200.000%, al finalizar este 2019. Venezuela se encuentra entre los 41 países con necesidades extremas alimentarias, según recientes informes de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés).

[“Maduro fuerza a los venezolanos a escoger entre comida y libertad”, afirma el secretario de Estado de EE. UU. Mike Pompeo]

La Voz de América visitó esta semana un supermercado, en el oeste de Caracas, para comprobar qué es lo que se puede adquirir por el precio del nuevo salario mínimo.

Un paquete de 400 gramos de leche en polvo, por mencionar un artículo indispensable y con mucha demanda en los hogares venezolanos, cuesta 100.000 bolívares.

En el recorrido, pudimos constatar otros precios de la canasta básica familiar: 4 latas de atún se sitúan en 149.000 bolívares. Un cartón de huevos tiene un precio de 130.000 bolívares. Un kilo de carne oscila entre 65 y 80 mil bolívares.

[Maduro adjudicará minas de oro a los estados para que financien sus presupuestos]

Siendo optimistas y con algo de suerte, cualquier familia venezolana que devenga este salario mensual puede, a duras penas, comprarle un paquete de pañales a su bebé, que cuestan entre 150 y 200 mil bolívares.

Comprar productos de higiene básicos se convierte en palabras mayores. Si un ciudadano quiere darse el lujo de comprar un champú, su costo sobrepasa los 140.000 bolívares. Incluso, al visitar una farmacia, se pudo verificar que un antialérgico genérico puede llegar a costar 120.000 bolívares.

Venezuela vive desde hace años una grave crisis que se refleja en una severa contracción económica. Según datos del propio Banco Central de Venezuela (BCV), el país ha perdido más de la mitad de su Producto Interno Bruto desde la llegada de Nicolás Maduro al poder, en 2013.

En septiembre, cuando el salario mínimo era de 40.000 bolívares (equivalente a 6 dólares) el valor de la canasta básica familiar era de 3,8 millones de bolívares (unos 178 dólares) según reportes del Centro de Documentación y Análisis para los trabajadores (CENDA). Es decir, la canasta básica familiar costaba 93 veces un salario mínimo.

Fuente: Voz de América

[descarga nuestra APP para recibir nuestro contenido destacado]

Sigue leyendo:

. “Maduro fuerza a los venezolanos a escoger entre comida y libertad”, afirma el secretario de Estado de EE. UU. Mike Pompeo.

. Maduro adjudicará minas de oro a los estados para que financien sus presupuestos.

. EE. UU. rechaza que “violadores masivos de derechos humanos” como el régimen de Maduro pueda jugar un papel en la ONU.

Te puede interesar: La maldad no tiene límites

videoinfo__video2.bles.com||6a9c45a50__

Categorías: América Venezuela

Querido Lector,

En BLes tenemos un sueño: revivir la honestidad y la verdad.

Actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva, y la gente del mundo está despertando ante la manipulación de la información, las censuras y las fake news.

Nuestros reportajes nunca son influenciados por el interés comercial o político. La prioridad de BLes ha sido siempre, desde de su fundación, reflexionar y reportar sobre política, economía, ciencia, salud y otros temas de actualidad siempre con honestidad y veracidad.

Así, BLes es parte de un cambio trascendental que atraviesa hoy la humanidad, emergiendo como una fuerza recta y virtuosa, guiada por los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El mundo está cambiando, los medios que no han hecho su trabajo profesionalmente e imparcialmente y se han dejado seducir por beneficios materiales o intereses personales, tendrán que desaparecer, porque el mundo ha despertado.

El periodismo tiene que volver a abrazar los valores, porque el mundo quiere la verdad.

Pronto podremos ver que el periodismo será respetado nuevamente. Se volverá creíble, reportará con veracidad y con rectitud. Somos uno de los pioneros de esta nueva manera de contar las noticias, con consciencia de un nuevo mundo basado en los valores.

Ayúdanos a hacerlo realidad. Apóyanos para continuar con esta misión.