Redacción BLes – En una coyuntura política y diplomática en la que la mayoría de los países europeos y Estados Unidos apoya al líder Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela, la intervención militar planea sobre el futuro del país sudamericano. 

Sin embargo, Nicolás Maduro parece conservar el apoyo de Rusia, China, Bolivia y Cuba y de sus fuerzas armadas. 

El ejército venezolano fiel a Maduro

Pese a los llamamientos de la oposición venezolana y la comunidad internacional para que el ejército retire el apoyo al régimen de Maduro, lo cierto es que la mayoría de los militares parece mantenerse fieles al líder bolivariano. 

Observadores señalan que el chavismo es desde su nacimiento un sistema político esencial y originalmente militar, según la BBC. 

De hecho, su fundador, Hugo Chávez era un comandante del ejército y en palabras de Cristina Marcano para El País, “el ejército no solo apoya al régimen, es un factor fundamental del régimen”.

Marcano describe un sistema en el que los militares ocuparon desde el principio los más altos cargos de la Administración y las empresas públicas. 

El almirante Craig Faller, jefe del Comando Sur del Ejército de Estados Unidos, aseguró ante un comité del Senado de su país que Venezuela cuenta con en torno a 2.000 generales, más que todos los países de la OTAN juntos.

Faller explicó que además “la mayoría están a sueldo de Maduro” y están implicados negocios ilícitos, entre los que se incluirían el tráfico de drogas y el contrabando de gasolina, con los que el líder bolivariano, según Faller, “compra su lealtad”.

Personal militar y milicias

Según datos del ministerio de Defensa, la Fuerza Armada Nacional Bolivariana cuenta con entre 95.000 y 150.000 soldados.

Además, están los miembros de la Milicia Nacional, un cuerpo paralelo de carácter paramilitar formado por voluntarios y que asumen diversas funciones dentro del Estado. 

Los milicianos reciben adiestramiento en manejo de armas y están armados con fusiles viejos descartados del ejército. 

Maduro dice que su fuerza militar puede hacer frente incluso a Estados Unidos.
Maduro dice que su fuerza militar puede hacer frente incluso a Estados Unidos.

Armamento

Desde los tiempos de Hugo Chávez, los principales proveedores de armas de Venezuela han sido China y Rusia. 

Rusia ha suministrado durante años aviones y helicópteros además de tanques y unidades de artillería, en especial los cazas Su-30Mk2, un aparato capaz de competir con los aviones de combate estadounidenses, según los expertos. 

De hecho, el pasado mes de diciembre desplazó a Venezuela dos modernos bombarderos con capacidad nuclear Tu-160 para entrenar conjuntamente con la aviación venezolana, lo que provocó la protesta del departamento de Estado de EE. UU. 

Además, los rusos han proporcionado sistemas antimisiles aéreos y China radares para la defensa aeroespacial.

Hace pocos días, en el medio de la tensión por la entrada de ayuda humanitaria al país, las Fuerzas Armadas venezolanas probaron un misil antibuque ruso.

Sin embargo, con este potencial Venezuela solo ocupa el puesto 46 en el ranking mundial de la web Global Firepower, mientras que Estados Unidos se mantiene fuerte en la primera posición. 

Capacidad real de combate 

A pesar de las últimas demostraciones de fuerza del régimen de Maduro con los numerosos actos con militares, los expertos creen que la operatividad del ejército está en un momento crítico. 

Fuentes que pidieron no ser identificadas revelaron a la BBC que “hay muchas dudas sobre la capacidad operativa real de los equipos por la falta de mantenimiento”, otra consecuencia de la severa crisis económica que atraviesa el país.

Escasez de repuestos y falta de pago a sus proveedores habituales, China y Rusia, están mermando la capacidad real de combate del ejército chavista. 

“En los últimos años han intentado que los rusos y los chinos se ocupen del mantenimiento, pero el problema que tienen es que ahora no pueden pagarle a nadie”, señaló el experto consultado.

“Los rusos apostaron mucho por Venezuela, pero se encontraron con que no cobraban”, añadió. 

Hay algunos especialistas que aseguran que Venezuela evitaría una confrontación militar abierta con los Estados Unidos, abrumadoramente superior. 

Una guerra de guerrillas, sin embargo, podría ser utilizada, sobre todo para recordar a Estados Unidos conflictos similares en los que su ejército sufrió muchas bajas, como en Vietnam o Irak. 

Sin embargo, de momento, la presión de Estados Unidos se está centrando en el ámbito diplomático y la ayuda humanitaria. 

Ir a la portada de BLes.

¿Te has suscrito ya a nuestro canal de Youtube BLes Mundo?

 

Video Destacados